Viajar con tu labor

¡Hola a todas!

Agosto es el mes de las vacaciones de casi todo el mundo (entre los que me incluyo, aunque personalmente prefiero Septiembre, pero ése es otro tema), y hoy os vengo a hablar en este post de algunos consejos para pasar las vacaciones y llevar con nosotras nuestra labor.

A priori, los principales consejos de forma general son dos:

  • Llevar la labor empezada, porque hace mucho más visual el hecho de que llevamos agujas, sí, y son puntiagudas, sí; pero las estamos usando para fines pacíficos.
  • Hacerlo natural, y con esto quiero decir que no lo hagamos ultra evidente y llevemos una bolsa en la mano que sólo lleve la labor y sobresalgan las agujas. Si llevamos un bolso, o una mochila, con la documentación, el móvil, lo necesario para viajar y la labor, será mucho más sencillo que pase desapercibido en cualquier tipo de control.

En avión

Como es comprensible, lo más delicado a la hora de viajar es el avión. ¡Cuánta gente ha tenido que dejar sus agujas en tierra! Lo mejor es facturarlas, pero si sólo llevamos un bulto o el viaje es tan largo que queremos practicar en el vuelo, hay una serie de trucos que nos ayudarán. Aunque en grandísima medida, todo depende del empleado del control de acceso: como habréis comprobado, algunos son más permisivos y otros te hacen quitarte hasta los calcetines. No obstante, lo mejor es buscar información en la página web de la línea aérea correspondiente para saber si es posible o no llevarlas encima y de qué manera.

Obviamente y como medida de precaución, es recomendable que no nos llevemos nuestras agujas más preciadas, sino algunas que nos sirvan igualmente pero que sean más económicas o comunes, por si se da la terrible circunstancia de tener que dejarlas en el control y perderlas así para siempre. En este momento imagino la casa de un empleado del control de acceso con una infinita variedad de agujas de todos los tamaños, tipos y colores… ¡y lo que no son agujas!

Lo más importante en estos casos es que las agujas no llamen la atención, por lo que no deben ser muy largas; así que lo recomendable es que sean agujas cortas, y para no fallar, que sean de doble punta o circulares, que son mucho más pequeñas y discretas. En cuanto a materiales, todas se ven por el detector… pero mejor si son de madera o plástico, las metálicas son más llamativas. La Maison Bisoux apunta a un gran truco que es introducirlas en estuches para que parezcan lápices (con más lápices y bolis, para darle más realismo) y pasen desapercibidas.

Las tijeras es mejor dejarlas en casa, porque es casi imposible que pasen el control, incluso teniendo punta redondeada. Algunas líneas aéreas permiten las tijeras medicinales para cortar las uñas de los bebés, y quizá ese tipo de tijeras nos sirvan, pero en momentos de extrema necesidad, seguro que cortamos la hebra con algún otro instrumento que tengamos en nuestro lugar de vacaciones.

Las agujas de ganchillo tienen una forma demasiado evidente para hacerlas pasar por lápices u otros utensilios, por lo que es más difícil que pasen un control. No obstante, quizá el mismo truco anterior para un ganchillo hecho de madera, quizá funcione.

Las agujas de coser también son consideradas pequeñas armas, incluso las de plástico, por lo que o bien las disimulamos en un estuche, o las escondemos bien entre la ropa donde pasen lo más desapercibidas posible. Podemos incluso colocarlas por dentro, entre la propia maleta y la cremallera. ¡Esto son técnicas superiores de camuflaje! Y, de ser descubiertas, disimular y decir que debieron caerse ahí.

En tren

El tren no suele tener controles, salvo en casos puntuales, y en la mayoría de los casos no se retiran las agujas de tejer ni de crochet; ni tampoco las tijeras. No obstante, es mejor seguir las recomendaciones estipuladas para viajar en avión, por lo que pueda pasar.

En barco

Viajar con tu labor en un barco o en un ferry no suele suponer ningún problema. En empresas como Balearia, se estipula que no se puede viajar con armas u objetos susceptibles de ser considerados como tal, pero ni siquiera se hace referencia a unas tijeras, por lo que es sencillo viajar con nuestras agujas.

En coche o autobús

El coche parece un método de transporte libre y realmente lo es, pero tejer mientras se viaja en él es peligroso al considerarse las agujas un objeto punzante potencialmente dañino en caso de accidente o colisión.

Es obvio que no tiene por qué pasar nada y que cada uno hace lo que quiere en su coche (siempre y cuando no esté conduciendo, claro), pero si la policía nos encuentra tejiendo o con las agujas en el habitáculo, nos recomendarán que las almacenemos en el maletero y en algunos casos, incluso es posible que nos multen.

Lo mismo ocurre si viajamos en autobús o autocar.

 

¿Tenéis alguna experiencia que compartir al respecto? ¿Os han retenido las agujas en un control?

 

Os recuerdo que durante el mes de Agosto no habrá más posts, pero la tienda seguirá activa y a pleno rendimiento, dado que iré subiendo todos los accesorios y amigurumis que vaya haciendo.

¡Nos vemos en Septiembre!

¡¡Que tengáis unas felices vacaciones!!

playa

¡Vacaciones!

¡¡Hola a todas!!

Estoy especialmente contenta porque…

¡¡me voy de vacaciones!!

Aunque ayer fue el último día de trabajo y no me marcho de Valencia hasta el lunes 4, tengo un montón de cosas que preparar, por lo que me declaro de vacaciones oficialmente hasta el próximo día 12 de agosto, cuando vuelvo y podré atender los pedidos, correos y comentarios que tenga pendientes.

Me voy una semanita a mi adorada Catalunya, visitando Montblanc, Figueres, Cadaqués, la Garrotxa, Besalú, Banyoles, Girona… Va a ser un mix de todo: ciudad, playa, montaña, piscina, lago… ¡¡no puedo esperar!! Y me llevaré la labor para tejer un poquito en mis ratos libres.

Tengo un montón de posts casi preparados que os mostraré a la vuelta, ¡creo que os van a encantar!

Pasadlo genial… ¡nos vemos a la vuelta!

Principio de página