Review de PicMonkey

¡Hola a todas!

Muchas veces me preguntáis cómo hago las imágenes tan chulis en la web o en las redes (la de portada de facebook, las de los sorteos, las de felicitación de cumpleaños…) y hoy os vengo a revelar el gran secreto: el editor de fotos online Y GRATUITO PicMonkey.

PInicial

Me encantaría colgarme la medallita de decir que lo descubrí por casualidad y que me he hecho una licenciada en el uso de PicMonkey de forma autodidacta… pero no. La verdad es que lo descubrí gracias a Blanca, de Personalización de Blogs y a su guía de uso, la cual recomiendo totalmente. Y, a partir de ella y de su manual, enseguida me enganché a trastearlo un poquito. Es súper sencillo y en una tarde lo tenéis dominado.

No voy a ponerme a explicar aquí cómo se usa cada cosa, porque Blanca hizo un trabajo muy bueno con su manual de PicMonkey y sería repetir las cosas que ella dice. Sin embargo, sí que me gustaría reflejar en este post unas directrices básicas y mis opiniones al respecto.

Lo primero que vemos en la página de inicio es la imagen superior, en la que se nos invita a comprar la versión Royale (de la que hablaré más adelante). Si os fijáis, en la parte de arriba está el inicio, según lo que queramos hacer: o bien editar una foto, retocarla, crear una nueva o hacer un collage. Una vez seleccionamos una de ellas, se nos pedirá una imagen (para editarla, retocarla o incluirla en un collage) o iniciará con un lienzo en blanco para empezar a trabajar.

PDesign

Tenemos que fijarnos en el menú de más a la izquierda, donde hay (según lo que hayamos elegido anteriormente) una serie de acciones. Yo voy a centrarme en enseñaros el que más utilizo, el que sale cuando seleccionamos Design:

  • Basic edits. Para hacer acciones sencillas: recortar, cambiar el tamaño, el color del lienzo (podemos incluso dejarlo transparente), perfilar, rotar…
  • Effects. Esta opción es muy parecida a Instagram. Sirve para aplicar filtros a nuestro diseño, por lo que es mejor utilizarla cuando tenemos una imagen en nuestro trabajo.
  • Touch up. Muy útil cuando hay fotos de personas en nuestro lienzo. Retoca aspectos como ojos rojos, blanquea los dientes, aplica un poco de rubor en las mejillas o labios, añade sombra a los ojos, incluso afina un poco las facciones. Un mini Photoshop muy sencillo y fácil de utilizar, aunque la mayoría de sus acciones sólo están disponibles en la versión Royale.
  • Text. Con esta acción insertamos un texto en nuestro diseño. Una gran opción dado que tiene tipografías muy chulas.
  • Overlays. Creo que esta es mi opción favorita. Añade una figura o forma a la imagen, bien sea de las que el propio programa te ofrece, que son muchas, o bien nuestras, siempre en .png (la extensión de archivo recomendada). Esto multiplica por infinito las posibilidades de nuestros diseños, puesto que a las que él te da, les puedes cambiar el tamaño y color, creando así imágenes únicas y personalizadas.
  • Frames. Para insertar un marco a nuestra imagen. También incluye recortarla con alguna forma: de estrella, de triángulo, de corazón…
  • Textures. Muy útil cuando queremos texturizar la imagen, darle un efecto de agua, de pared, o el cada vez más de moda Bokeh (disponible en la versión Royale).
  • Themes. Esta opción compila las anteriores por campos temáticos. Por ejemplo, hay un tema de Winter, en el que se compilan los fondos, tipos de letra, overlays, marcos, etc que guardan relación con el invierno.

Un dato curioso es que las opciones de Text y Overlays incluyen diferentes formas de insertarlo en nuestro diseño. Es decir, por ejemplo podemos insertar un texto sobre un diseño que tengamos hecho. Y podemos insertar el texto directamente sobre el fondo de nuestro diseño, en el color que hayamos seleccionado; o también insertarlo haciendo contraste con el color del fondo de nuestro diseño; o haciendo que oscurezca o aclare precisamente ese color… Y de este modo, conseguir efectos muy bonitos y originales. En la siguiente imagen podéis ver un ejemplo:

PicMonkey Collage

Se ha utilizado un mismo color para todos los efectos, un morado muy vivo con el código 797cff (el que se ve con el nombre Normal), sobre un fondo de corazones. Fijaos que, con cada efecto, el texto parece de un color o de otro, hace que se transparenten los corazones o no… Jugando con más colores para el texto u otros fondos, los efectos son chulísimos. Como hay algunos que no se ven demasiado bien, os los menciono tal como están de arriba a abajo: Normal, Add, Darken, Difference, Hardlight, Lighten, Multiply, Overlay, Screen y Subtract.

En este enlace encontraréis unos trucos muy útiles para retocar fotos con PicMonkey, aunque algunos de ellos requieran adquirir la versión Royale.

La versión Royale es el permiso, por así decirlo, de usar y aprovechar TODAS las opciones que tiene PicMonkey: todos los tipos de letra, fondos, patrones, formas… Es muy fácil identificar qué opciones están en la versión Royale porque tienen el icono de una corona. Para adquirirla, nos da dos opciones de pago: o bien mes a mes (pagando 4,99 dólares -unos 3,65€- al mes, y puedes renunciar cuando quieras) o bien, un permiso de un año de duración, cuyo precio es de 33 dólares (unos 24,15€). Según su página, lo que realmente añaden, entre otras cosas es un 40% más de opciones de efectos y un 50% más de overlays, y sólo por estos dos detalles, ya merece la pena. La forma de pago es sencillísima: o bien una pasarela de pago con tarjeta, o a través de PayPal.

Pros de PicMonkey:

  • Sus múltiples opciones. Puedes crear lo que sea. Y no hablo ya de retocar fotos, me refiero a crear. A hacer una imagen de la nada y convertirla en lo que tú quieras: en tu marca, en tu logo (y sí, así es como hice el mío, tras muchos intentos).
  • El botón “Your own”. Es algo que ningún otro editor de estas características tiene. Especialmente útil cuando insertamos formas (overlays) en una composición o imagen. Por ejemplo, para insertar un logo en las fotografías.
  • Guarda en distintos formatos. Y es que, cuando terminas el trabajo, te pregunta si lo quieres guardar en jpg (ofreciendo 3 tipos de calidad) o en png, por si son imágenes sin fondo.
  • Su modo de trabajo online. No es necesario instalar nada, aunque como veremos, esto también es un contra.
  • La opción “Collage”. Realmente buena, con múltiples opciones para crear un collage a base de fondos. Aunque para esto yo suelo utilizar otro editor, hacer un collage con PicMonkey es muy entretenido.

Contras de PicMonkey:

  • Su modo de trabajo online. Y como os decía, esto es una pega, porque si nos equivocamos y pulsamos en el explorador “atrás”, se nos pierde TODO el trabajo realizado. Y es más fácil pinchar en ese botón de lo que parece, por la fuerza de la costumbre.
  • La versión Royale. Es inevitable que sea un punto en contra, porque aunque merece la pena pagarla, no todo el mundo puede o quiere hacerlo, por lo que ver todos esos efectos tan chulos con la barrera en forma de corona que impide utilizarlos, es un poquito frustrante.

En líneas generales, es una herramienta que me encanta, y que utilizo muchísimo, especialmente para diseñar imágenes nuevas, más que para retocarlas. Por ejemplo, mi famosa mascota, que aparece en casi todas mis imágenes (el “gatito macarra”, como le soléis llamar y me encanta), lo saqué de uno de los diseños de PicMonkey.

También utilizo otro editor online, BeFunky, que tiene algunas ventajas y desventajas respecto a PicMonkey. Pronto os haré una review para que comprobéis lo útil que es.

¡Hasta el próximo post!

Las mejores APPs para tejer (Apple)

¡Hola a todas!

Hoy os traigo una serie de recomendaciones en lo que a aplicaciones se refiere (para móvil y tablet) con el fin de que os puedan ayudar con vuestro aprendizaje, y también para echar una mano a las que ya sepan tejer, dado que nunca está de más una ayudita tecnológica. Son recomendaciones que hago porque son las apps que utilizo, y me vienen genial para diversos aspectos del knitting.

Como veréis, todas las aplicaciones son del mundo Apple porque lo que más utilizo para ayudarme con las labores es el móvil (tengo un iPhone) y para otro tipo de cosas relacionadas utilizo un iPad. No obstante, me gustaría hacer, en un futuro no muy lejano, este mismo post con aplicaciones recomendadas para el sistema operativo Android.

Cuando escribes “knit” en el buscador de la App Store, aparecen muchísimas aplicaciones, en su mayoría pertenecientes a revistas y libros relacionados, que contienen patrones, algunos gratuitos y otros no, suscripciones e información y tutoriales sobre cómo tejer o aprender nuevos tipos de punto. He decidido dejar este tipo de aplicaciones al margen porque hay tantas, que cualquiera de ellas puede ser buena, al gusto de cada consumidor. Así que, por el momento, aquí van mis apps para tejer más recomendadas (podéis pinchar en los títulos para acceder a la App Store y descargarlas):

Knit

Probablemente la aplicación más sencilla del mundo. Su simple slogan ya lo adelanta: “knitting counter for iOS“. Además es muy chula visualmente. La utilizo para contar, ya sea los puntos cuando los estás montando (cuando son 70, 80 o 100 puntos es fácil perder la cuenta) o bien para contar las vueltas de cualquier labor. Además, puedes guardar cada proyecto para saber por dónde ibas, y cuando tienes una repleta “caja de proyectos a medias”, esta aplicación es genial para no perderte.  La utilizo en el teléfono, que lo tengo más a mano, y lo llevo siempre encima, de forma que puedo seguir llevando la cuenta incluso cuando tejo fuera de casa (muy a menudo).

photo2

Está en inglés, aunque no es necesario dominar el idioma para poder utilizarla, por su sencillez.  Primero se crea un proyecto, dándole un nombre (en castellano, si quieres) y eligiendo un icono que te ayude a identificarlo (unos guantes, una bufanda…) y luego se empieza a editar. Puedes incluir fotos y notas si quieres, pero la verdad es que yo nunca lo hago, paso directamente al contador. Las primeras casillas a rellenar son las de Row (vueltas) y Stitch (puntos), en las que introduciremos el número total de puntos y filas que tiene nuestra labor. Y una vez hecho esto, se configuran las opciones azules de la derecha (dependiendo si quieres contar vueltas o puntos, y si lo quieres hacer de 1 en 1, de 2 en 2 o de 10 en 10), y ¡ya está! Cada vez que quieras contar un punto más o una vuelta más, hay que pulsar en el gato abrazado al ovillo rosa.

photo1 (1)

Sí, reconozco que el gato con el ovillo hizo que me decantara por elegir esta aplicación frente a otras, para contar puntos y vueltas hay muchas aplicaciones… ¡pero a mí me enamoró ésta!

Es una aplicación gratuita y por ello sale un banner con publicidad abajo, pero ni la publicidad molesta, ni la aplicación falla, hace su cometido de forma perfecta y por ello para mí es la mejor.

Knitamus

Descubrí hace relativamente poco esta aplicación y debo admitir que me encanta. Es increíblemente útil para labores que cambian de punto a menudo, como por ejemplo, la blusa que estoy tejiendo de We Are Knitters. La gran ventaja de esta app es que puedes grabar en ella el patrón vuelta por vuelta. Por ejemplo: las dos primeras vueltas son punto elástico doble. Las cuatro siguientes, punto jersey. Las ocho siguientes, punto de arroz. Así más o menos es el patrón que estoy haciendo (por fases), y ésta aplicación es genial, porque terminas una vuelta, marcas que has terminado y te dice qué punto va en la siguiente. Y lo mejor… ¡es gratuita!

Collage

Guarda cada proyecto para que también puedas tener proyectos a medias. Así, en la pantalla principal eliges el proyecto o bien te conectas a Ravelry (una página web de patrones SÚPER ÚTIL de la que tengo que hablar algún día) y puedes descargarlo directamente de allí. Después de configurar el patrón a mano (en este caso concreto), empiezas a tejer, y cada vez que terminas una vuelta, pulsas en el centro de la pantalla, y la aplicación te dice qué numero de vuelta es y qué tipo de punto toca tejer. Obviamente, y por los mismos motivos que la anterior, la llevo en el móvil, siempre conmigo.

También está en inglés, pero una vez te familiarizas con el vocabulario básico del knitting (row, pattern, stitch, etc) es muy fácil de manejar.

My Handicraft Shop

Realmente esta aplicación es útil cuando vendes los productos que tejes. Es muy sencilla, de modo que te permite inventariar las cosas que ya has terminado, y que, en mi caso, están disponibles en “productos en stock”. La llevo en el iPad, y así puedo consultar los accesorios que están disponibles, marcarlos como vendidos, o añadir nuevos según los voy terminando.

También está en inglés, aunque es muy sencilla y no requiere tampoco dominar el idioma. Simplemente das de alta los productos, indicas cuántos tienes, a qué categoría pertenecen, cuál es su precio. Se le pueden añadir fotos, pero no suelo hacerlo; como veis he puesto una como ejemplo. Cuando un producto se vende, se pincha en “New Sale” y desde el menú “My Shop” podéis ver cuánto habéis ganado hasta la fecha.

3

Es una aplicación gratuita, muy sencilla y altamente personalizable (rellenando todos los campos necesarios), por ello, a pesar de que está en inglés, es muy fácil de utilizar al introducir todos los datos en español. En cuanto termino de tejer una prenda, la doy de alta, le pongo un precio y la vendo si ha sido un encargo, o la dejo pendiente si se queda en stock.

Es muy buena para saber cómo van tus ventas, pero me encantaría poder mejorarla para notar encargos, o una especie de balance que me diga los beneficios obtenidos después de restarle los gastos en lanas y otros materiales.

Mind my Stash

Esta aplicación sirve para llevar un inventario de las lanas y otros utensilios que se utilizan para tejer. De esta forma, con un sólo vistazo puedes ver qué marcas, colores y modelos de lana tienes disponibles, y qué cantidad exacta hay de cada ovillo. Está genial, porque además puedes añadirle fotos, fechas y lugares de compra,  anotaciones, y tiene una opción que te dice si la lana está actualmente en uso (por aquéllo de los “proyectos a medias”). También puedes inventariar las agujas (ya sean rectas, circulares, de crochet…) y controlar en todo momento si están en uso o disponibles, de qué material están hechas, etc.

Me es de mucha ayuda, especialmente cuando me pedís una lana concreta, o un color concreto, y en un momento puedo saber si la tengo en casa o si necesito comprarla, o incluso si tengo alguna otra lana parecida que os pueda recomendar. Lo realmente importante en esta aplicación es mantenerla actualizada, y por ello, todos los domingos me guardo un hueco para hacer repaso de lo que he hecho durante la semana (si he tejido algo, o si he comprado algunos ovillos) y poder introducir los nuevos datos en la aplicación. Muchas veces, ¡lo difícil es encontrar la lana físicamente en casa!

Además, incluye un apartado de “Proyectos”, en el que puedes anotar los pedidos que tengas, o los proyectos a medias, pero siendo sincera, no es demasiado útil. Yo le añadiría más campos para no tener que escribirlo todo a mano en el apartado de “notas”.

4

El único pero que tiene esta aplicación es que no es gratuita, tiene un precio de 2,69€, lo cual no es mucho para la utilidad que tiene. Además, tuve un problema al principio con la aplicación, les envié un correo y me enviaron una respuesta muy amablemente al día siguiente interesándose por lo que había pasado y ofreciendo una rápida solución.

¿Y vosotras? ¿Utilizáis alguna aplicación?

¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: Katia Triana Lux

¡Hola a todas!

En plena explosión primaveral, he decidido escoger la lana de este mes en función de lo que me inspira la primavera. Y es que esta lana cayó en mis manos hace relativamente poco, seleccionándola del apartado de outlet mientras compraba por internet otro tipo de lanas que necesitaba. Y enseguida me llamó la atención por lo bonita, brillante y original que es: la Katia Triana Lux.

Oyendo su nombre lo primero que pensamos es que hay una “madre” de esta lana, una Katia Triana a secas, y efectivamente la hay… o  la había. Al igual que la propia Triana Lux… Ambas están descatalogadas por Katia. Desconozco las razones, pero he lamentado mucho saberlo, porque es realmente preciosa y muy original, y espero que esta decisión implique una sustitución por otra lana todavía más bonita, o al menos, similar.

Sin embargo, es relativamente sencillo encontrarla, especialmente en tiendas web extranjeras, donde parece que, o bien no se ha descatalogado allí, o bien siguen teniendo stock. Esto particularmente me tiraba para atrás para seleccionarla como lana del mes. ¿Cómo voy a enseñaros una lana que ya se acaba?

Pero, a pesar de esta mala noticia, me siento en la obligación de tratar de minimizarla hablando de lo original que es y de las posibilidades que ofrece.

Viene presentada en apetitosos, coloridos y vistosos ovillos de 100 gramos. Es una lana suave, de aspecto esponjoso, cuya composición recuerda al algodón por su ligereza y suavidad, pero está hecha de un 95% de acrílico y un 5% de poliester metalizado, lo que le da ese brillo tan infinitamente bonito que tiene. Y aquí viene lo mejor, ¿estáis listas?

TrianaLux1

Su hebra está hecha a su vez de varias hebras, como si esta lana ya estuviera tejida desde que se almacena en el ovillo. Esto a priori ya nos sorprende, pero lo hace todavía más cuando vemos maravillas como la imagen a continuación, tejidas de forma que no tejes con la hebra de la Triana Lux, sino a través de ella. De esta forma, se crean bufandas y foulares que, según el color y el patrón, son desenfadados y vivos, o bien elegantes y brillantes. Además, estos preciosos complementos pueden tejerse con sólo un ovillo de la Triana Lux, por lo que es una lana realmente económica.

Bufandas

La gama de colores que ofrece es muy bonita. Todos ellos ofrecen distintas tonalidades, siempre con esos destellos metálicos, a lo largo de toda la hebra. Los colores, al estar descatalogados, ya no están en la web de Katia, pero los he encontrado en la página web australiana Gerrys.com.

gerrys.com

Y como en esta página no se aprecian los destellos metalizados, he decidido enseñaros en primeros planos lo bonita que es, tanto en ovillo, como una vez tejida:

TrianaLux2

Para trabajar esta lana se recomiendan unas agujas del 7 o del 8, aunque francamente, y viendo las posibilidades que tiene, podría trabajarse con casi cualquier tamaño. Las prendas tejidas con esta lana pueden lavarse a máquina a una temperatura máxima de 30 grados, deben secarse en horizontal y pueden ser planchadas.

Pros de la Triana Lux:

  • Su originalidad. Pocas lanas se ven con una hebra tan chula y original, que nos abre un gran abanico de prendas para tejer. Y con esos preciosos destellos metálicos…
  • Cunde un montón. Y es que con un sólo ovillo podemos hacer una bufanda entera tranquilamente.
  • Su sensación al tacto. Suavecita y ligera, y si añadimos la posibilidad de tener prendas caladas, es perfectamente ideal.

Contras de la Triana Lux:

  • Es ruda. Con esto quiero decir que, si en lugar de tejer a través de ella, tejemos de forma normal (tomándola como una sola hebra de lana gruesa) se hace extremadamente complicado tejer con ella, porque constantemente estás atravesándola sin querer. Quizá esta lana no está pensada para tejerla de esta forma, porque desde luego es muy difícil.
  • ¡Está descatalogada! ¿Qué mayor contra puede haber?

Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.

¡Hasta el próximo post!

Feria Creativa Valencia

¡Hola a todas!

La pasada semana tuve la oportunidad de visitar la Feria Creativa en mi ciudad… ¡Sí, por fin algún evento chulo en Valencia! Y os quería comentar en este post mis impresiones tras la visita. Tengo que decir en primer lugar, que me esperaba que fuera más pequeña y menos bonita que la de Madrid (por celebrarse en la Feria de Muestras, que es un lugar más frío, con todos esos enormes pabellones grises…) Pero para nada, no tenía nada que envidiarle al DiY Show de Madrid, estaba muy bien organizado y había un montonazo de cosas, ¡incluso una pasarela en la que mostrar las creaciones!

Fui el viernes 4 de abril por la tarde, y me encantó ver la increíble afluencia de gente que había, ¡de todas las edades!

Los expositores

Creativa2

Podría decir que los expositores de scrap eran los más numerosos, aunque también es verdad que se abarcan muchas posibilidades, desde papelería, materiales, herramientas, técnicas… En concreto me enamoré de la técnica llamada decoupage, de la que vi una preciosa demostración, en la que estaban decorando un gato gigante, a cargo de una artista de Pepa Hobby by Pepa Paper.

También había muchos puestos dedicados a la alimentación, tanto de productos artesanos, como de herramientas y utensilios para dedicarse a ello. Me llamaron la atención unos chorizos ¡de chocolate! de Sweet and Chocolate. Realmente eran de chocolate, no llevaban nada de chorizo, pero daban totalmente el pego…

Proliferaban los puestos de telas, súper coloridos y con un montón de ideas. Había también profesionales aplicando técnicas en directo, con máquinas de coser muy modernas (con pequeñas pantallas de LED incluso) que hacían maravillas. Me encantaron las colchas para cuna de La gallina Katerina, ¡la de los gatos es impresionante! Me encontré con una gran idea que propuso Artboton: la de hacer cuadros decorativos con botones (botones preciosos, por supuesto). ¡Hay que tomar nota de estas cosas! Son la mar de originales, para decorar una habitación de forma diferente.

Los de Nanoblock tenían artículos para los niños: como Legos en miniatura para hacer verdaderas mini-obras de arte… cualquier cosa imaginable podía hacerse.

¡¡Y qué decir del Yorkshire hecho con goma eva de Manos Maravillosas!! Todo el mundo que pasaba por delante se quedaba alucinado…

El lugar

El evento se celebraba durante nada menos que cuatro jornadas completas en el pabellón 5 de la Feria de Muestras de Valencia. Ya he comentado que me parece un sitio frío y gris, he trabajado en numerosas ocasiones como azafata allí y me parece tan enorme, gris y sombría, que no esperaba encontrarme con un ambiente tan acogedor como el que vi. Había cuatro pasillos diferenciados, con expositores a ambos lados, y al final de ellos, una zona para realizar los talleres y demostraciones, una cafetería y una pasarela en la que mostrar las creaciones de los distintos expositores.

Las compras

  • Un par de cintas de tela preciosas, de Km.29. Es una tienda francesa con una infinidad de cintas de tela de todos los colores, texturas y materiales posibles, a precios muy económicos. Costó mucho elegirlas, pero al final me llevé estas dos.
    Creativa5
  • Cuatro retales de tela, de Bessones. Fue extremadamente difícil elegir sólo cuatro. Quería llevarme muchos más, pero tengo que practicar primero para empezar a abrirme a este nuevo mundo. En mi cabeza hay unos neceseres de punto con forro interior de tela, muertos de ganas por materializarse.
    Creativa3
  • Un kit de trapillo de Trap-Art. Ya le tenía ganas desde que les conocí en el DiY Show, y eran uno de mis puestos obligados a visitar en esta Feria. En el kit vienen seis bobinas de trapillo, una aguja y un patrón, y fue igualmente complicadísimo elegir sólo seis. Cuando creías que ya las tenías, veías otra más chula, querías cogerla, pero no sabías a cuál renunciar… ¡Estoy deseando empezar a trastear el trapillo!
    Creativa4
  • Una perforadora, con forma de nota musical, de Pepa Hobby. ¡Fue difícil elegir sólo una! Pero tengo un tatuaje muy parecido en la espalda, y creo que puede darme mucho juego en las etiquetas, en las tarjetas…
    Creativa8
  • Un set de sellos, todos con formas de etiquetas o pequeños marcos, que me vendrán genial también para mis propias etiquetas y tarjetas. Son de la misma tienda, Pepa Hobby.
    Creativa7
  • En el sector de alimentación, no pude evitar llevarme un artilugio súper útil: el Crea Chips, que sirve para hacer papas (como las que vienen en bolsas de snack) con patatas naturales, sin aceite, sin frituras, sólo con microondas. Y tengo que cogerle todavía el truco, pero tiene muy buena pinta.
    Creativa6

La conclusión

La principal conclusión es que si pudiera visitar este tipo de eventos, al menos… ¡qué se yo! Una vez al mes, sería ¡¡tan feliz!! Es un sitio en el que te sientes disfrutando como una niña pequeña en un parque de atracciones…

La organización fue impecable, los expositores increíbles, había de casi cualquier cosa. Daban ganas de meterse en cada mundillo que descubrías: el del scrap, el de la pastelería creativa, el de la decoración con telas… Además, el recinto donde llevar a cabo los talleres, a la vista de todo el mundo (para generar interés y promover la participación) y lo de la pasarela me parecieron muy buenas ideas. También el detalle de que a la entrada hubiera una pequeña exposición de cuadros, pinturas, telas, mantas y otras prendas tejidas o cosidas, así como imágenes muy bonitas de todo tipo de artículos que se hacían o se podían hacer en la Feria. Por otro lado, el hecho de que dure cuatro días es fenomenal. Un sobresaliente en toda regla.

 

La próxima cita con el mundo de las manualidades es en Barcelona, en el Handmade Festival, del 25 al 27 de este mismo mes. Me encantaría poder ir, pero me temo que han estado unos y otros eventos demasiado seguidos… ¡Señores, el próximo año organícense y repártanse a lo largo del año! Si alguna de vosotras va, por favor contadme qué tal, porque a priori parece que va a ser una auténtica pasada…

¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: Katia Cotton Cord

¡Hola a todas!

Conforme llega el mes de marzo, empieza a mejorar el tiempo, las temperaturas son más suaves y dejamos de utilizar prendas de lana. Por eso, la lana elegida para este mes es la Katia Cotton Cord, fabricada en 100% algodón, pero con la particularidad de que es gruesa, algo no muy común entre los ovillos de este material. Siendo de algodón, es ideal para las prendas de entretiempo, porque quita el fresquito pero no te da calor ni agobia como lo haría una prenda de lana estos días.

Descubrí la Cotton Cord hace relativamente poco, cuando de cara al buen tiempo, empezaron a llegar éste y otros modelos a la tienda de lanas que queda cerca de mi casa. Lo primero que me enamoró de ella fueron sus alegres colores, especialmente para el verano. La vi, y en mi mente visualicé bolsos, neceseres y cestas (tengo que ponerme a aprender cómo se hacen) de colores muy vivos, ideales para los días de sol. Especialmente el lima, el amarillo y el coral… ¿pueden ser más bonitos? ¿no oís como dicen a gritos: “veraaaaanooooo, veraaaaanoooo…”? Además, y para las chicas más discretas, su gama de colores también incluye preciosos tonos arena, crema y gris, que conjuntan con casi todo y no pasan de moda. Le falta, sin embargo un lila o violeta, o el conocido radiant orchid, recientemente declarado el color de temporada. Para paliar esto, Katia tiene una versión de la Cotton Cord, llamada Cotton Cord Print, igualita que la original, pero con variaciones de color a lo largo de la hebra. El tono 104 cubre a la perfección la falta de violeta en su gama original, con una serie de matices preciosos.

Su hebra está compuesta por la unión trenzada de tres hebras de algodón normal, obviamente más finas. Esto hace que sea una lana fuerte, se pueden tejer con ella cestas que aguantan perfectamente de pie sin vencerse gracias a su consistencia. De hecho, en la web de Katia, proponen una serie de ideas chulísimas para usar la Cotton Cord:

CottonCord1

La Cotton Cord viene presentada en agradables y apetitosos ovillos de 100 gramos que invitan a las aficionadas al tricot a empezar cuanto antes a trabajarla. Al ser tan gruesa, las agujas recomendadas son del 8 o 9. Las prendas tejidas con ella se pueden planchar y son lavables a un máximo de 30º en ciclos cortos. No se pueden secar en secadora, y siempre se recomienda que se sequen en posición horizontal.

En mi caso particular la compré en mi idolatrado color lima para tejer un bonito neceser de tamaño pequeño para llevar en el bolso, utilizando el punto de arroz. Está sin terminar, quiero ponerle un forro de tela original por dentro y un botón, pero quiero que veáis lo bonita que es y lo bien que está quedando:

CottonCord2

Pros de la Cotton Cord:

  • Su originalidad. Un ovillo de algodón 100% con hebra gruesa es algo no muy abundante y eso la convierte en única.
  • Su gama de colores. ¡Me tienen enamorada!
  • Su versatilidad. No es la típica lana con la que haces prendas, accesorios y poco más. No, la Cotton Cord nos permite hacer bolsos, neceseres, cestas, manteles, tapas para cajas, fundas para macetas, artículos decorativos y un sinfín de cosas más, se presta a prácticamente cualquier idea que tengamos en mente.

Contras de la Cotton Cord:

  • Su “rigidez”. Y lo pongo entre comillas, porque es un contra ínfimo. A menudo, cuando estás trabajando con ella, se resienten un poco las muñecas al tener que hacer más fuerza para tejer. Pero, tras unos minutos de descanso, se puede continuar sin problemas.

 

Y… ¡SORPRESA! Desde hoy, y hasta la próxima edición de La lana del mes (aproximadamente el 15 de abril), TODOS los turbantes tejidos con la Cotton Cord y Cotton Cord Print se quedan a un precio de ¡DIEZ EUROS! ¡Aprovechad y pedid el vuestro en el color que queráis!

 

Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.

¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: Drops Big Merino

¡Hola a todas!

El pasado mes os hablaba de la suavidad de la Merino Aran, diciendo que era muy suave, pero su composición no era merino 100%, sino un 52%. Hoy os quiero hablar precisamente de ella, de la pura sangre merino 100%: la Drops Big Merino.

La descubrí hace mucho tiempo, cuando empecé a tejer y compraba lana por internet al desconocer un poco dónde comprar en Valencia (teniendo una tienda de lanas debajo de casa… en fin). En aquellos tiempos, no sabía mucho de lanas, y pensaba que esa lana era mejor que la de un bazar chino precisamente por eso… porque una era de marca y la otra de un bazar. Sabía tan poquito de lanas, que la compré pensando que era gruesa (por aquello de Big Merino), y cuando la recibí me llevé la sorpresa.

Con el tiempo, y conforme he ido aprendiendo, me he dado cuenta de que es de las mejores lanas con las que se puede trabajar. Su hebra compuesta por la hilatura de varias hebras más delgadas, es de las más uniformes que he visto tanto en lo que respecta a color, como a grosor. Una prenda tejida con la Big Merino es prácticamente tela.

BigMerino2

Además, no es lanosa, con lo cual, ni pica ni da la sensación de ser agobiante. Su grosor no es considerable, como puede sugerir su nombre, sino más bien fina. Está recomendada para agujas del 5, con las que suelo trabajarla.

BigMerino1

Las prendas tejidas con esta lana se pueden lavar a máquina en ciclos delicados con una temperatura máxima de 40º. Asimismo se recomienda que se sequen en posición horizontal para evitar deformaciones.

Como curiosidad os quiero contar que Big Merino también es un enorme cordero de 15 metros situado en la ciudad de Goulburn, en Australia. Tiene una tienda de regalos en la planta baja y un muestrario de lanas en la segunda. Y además de poderse visitar por dentro, se puede subir hasta la cabeza y ver las hermosas vistas desde los ojos del gran cordero, conocido como Rambo por los lugareños. En la imagen, vemos a Rambo siendo trasladado:

rambo-on-the-street

Pros de la Big Merino:

  • Su relación calidad-precio. Las lanas merino, por sus composiciones y calidades, suelen ser bastante caras. Sin embargo, el precio de la Big Merino en comparación con su calidad, es realmente bueno.
  • Su suavidad. Huelga decir que siendo 100% lana merino, es la mar de suave. Además, la hebra es muy muy uniforme, algo difícil de lograr en lana.
  • Su aspecto una vez tejida. Especialmente cuando se teje en punto jersey (como el del mitón verde en la foto superior), la imagen es tan ordenada, tan pulcra, que invita a que uses esa prenda.

Contras de la Big Merino:

  • Su gama de colores. Tiene 20 colores que, aunque son francamente útiles (porque combinan con todo y son ideales para el invierno), para mi gusto son muy apagados. Le falta un verde vivo, un mostaza, un fucsia, un azul eléctrico… una lana tan bonita no puede perderse tantos colores.
  • Como todas las lanas Drops, es bastante inaccesible en cuanto a compra. Eso es algo que ya se ha comentado en otros posts de la Lana del Mes, aplicable a todas las lanas de esta marca.
Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.
¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: Katia Merino Aran

¡Hola a todas!

Aquí estamos otro mes más con la lana del mes, la primera del 2014. Para este mes tan frío he elegido otra variedad de Katia, la Merino Aran. Como veis, soy una loca de la variedad Merino (2 de 3 lanas del mes tienen que ver con esta lana), pero es tan suave, y deja tan buenos resultados, que es imposible no enamorarse de ella.

Di con la Merino Aran cuando estaba mirando una lana de la que hablé anteriormente, la Merino Tweed, y me gustó enseguida. Si bien no es merino 100%, su mezcla deja un efecto muy suave, que no pica ni da la impresión de ser agobiante al llevarla puesta.

Quise aprovecharla para utilizarla en lugar de otra lana que solía utilizar, de la marca Drops, que como sabéis, es más inaccesible, y no estaba muy segura del resultado que me iba a dar. Pero estoy realmente satisfecha. Si bien la Drops anterior era 100% merino y eso es (creedme) mucha suavidad, la Merino Aran tiene un 52% de lana virgen merino superwash (es un proceso que le da a la lana mejor calidad, suavidad, regularidad y acabado) y un 48% de acrílico, y puedo decir que no se queda atrás en lo que a tacto se refiere. En la foto podéis ver una imagen de ambas, apenas se aprecian diferencias. Digamos que la merino 100% es un poco más suave, y su hebra es más uniforme.

Su gama de colores me encanta, tiene 32 colores chulísimos y llenos de vida, con los que se me ocurren mil cosas que hacer.

Su hebra es doble y trenzada, lo que dota a la prenda tejida de una uniformidad mayor que las lanas de una sola hebra. El grosor es medio, y las agujas recomendadas por Katia son las del 4½ o 5. Precisamente con agujas del 5 hago los mitones con esta lana, y los cuellos con agujas del 6½, y salen estupendamente. Es resistente, elástica, calentita, y en definitiva, una gozada.

Debe lavarse a temperatura igual o inferior a 30º y se puede utilizar secadora.

Pros de la Merino Aran:

  • Su suavidad. Pese a no ser merino 100%, la suavidad no tiene nada que envidiarle a ese tipo de lanas. Además, no pica nada.
  • Su presentación. En ovillos de 100 gramos, muy útiles y económicos.
  • Su gama de colores. Nada menos que 32 colores, entre los que hay tonos muy suaves o muy vivos, para hacer prendas más o menos atrevidas, al gusto de todo el mundo.
  • Su sensación de calor. Pese a ser una lana fina, es ideal para el invierno, los mitones quedan muy calentitos, aún incluso llevando los deditos al aire.

Contras de la Merino Aran:

  • Podría decir que no tiene ninguno, pero por no dejar este espacio en blanco, podría decir que su aspecto lanoso es, según criterios, un punto en contra. No tiene la uniformidad de una lana 100% merino, tiene algunos pelillos, muy típicos en todas las lanas, y esto hace que pierda la homogeneidad que tienen las hebras de la merino 100%.
Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.
¡Hasta el próximo post!

Review de Crafty Box

¡Hola a todas!

Hoy os quiero hablar de una idea súper original que conocí hace tiempo y que enseguida me enamoró: Crafty Box. Básicamente es una caja que trae todo lo necesario para hacer un proyecto completamente a mano: pulseras, marcos y álbumes de fotos, tazas, camisetas, miles de ideas de scrapbooking… Cuando descubrí su página enseguida me enamoré de su kit de carvado de sellos, ¡y me lo han traído los Reyes Magos!

Me ha hecho mucha gracia hablar de esto, porque a todas las personas que le contaba lo que me habían regalado para Reyes ponían cara de póker al escuchar “una cajita para hacer mis propios sellos”. Imagino que unos pensarían: “¿para qué?”, y otros: “¡pero cuánto tiempo te sobra, niña!”. En este post quiero mostraros lo chulo que es, y sí, es laborioso, pero muy interesante, al menos desde mi perspectiva.

El kit me encantó porque me gustan mucho los sellos para decorar las etiquetas cuando las pongo para regalo, e incluso mi tarjeta de visita (la cual hice yo misma y en breve tendré que modificar). Me parece de lo más original, no sólo el hecho de poner un sello, sino el de poder diseñarlo a tu gusto… si fuera realmente mañosa, me haría un sello con la forma de mi logo, pero por suerte, el kit trae una serie de plantillas para ayudarte un poco a darle forma a tus ideas. Pero empecemos por el principio…

La decoración de la caja no podría ser más bonita. Abres esto un día de Reyes, y la emoción es máxima. Es muy sencillo, ya veis que es cartón, un cordón y un bastón de caramelo… pero con tres elementos tan simples, creo que queda precioso. Y al abrirlo, todo viene muy bien colocado con el fin de que no se rompa nada en el transporte.

Trae exactamente todo lo que nos dicen en su web que incluye el kit: dos láminas de goma, en las que podremos crear los propios sellos; un estuche de gubias (herramientas con las que trabajar la goma); un par de láminas con formas y siluetas para tomar como modelo; una hoja de papel vegetal; cuatro piezas de madera en las que montar el propio sello; cuatro tampones de tinta (¡me encantan los colores que trae!); un lápiz, una herramienta de madera, una goma de borrar y una hoja con las instrucciones, si bien en la web hay muchas más indicaciones para realizar el sello correctamente.

En la caja también viene un pequeño detalle que me ha encantado, y es una tarjeta escrita del puño y letra de Pat, la creadora de Crafty Box.

Como trae cuatro bases de madera y cuatro colores, lo primero que una piensa es que puede hacer cuatro sellos, pero realmente las posibilidades son mucho mayores. Quise empezar haciendo un diseño sencillo, para coger algo de práctica y en un período de tiempo, llamémoslo X, poder hacer mi logo, o al menos su contorno.

Así que después de mirar durante 30 minutos del reloj todas las plantillas que trae, y de elegir una, y decir: “no, mejor ésta”, aproximadamente 140 veces, me decanté por el corazón. Llamadme original, porque es el que viene explicado en las instrucciones, pero creo que es sencillo y fácil de darle forma en la goma, y seguro que me hace un gran apaño como sello en las futuras tarjetas y etiquetas.

Así que siguiendo las instrucciones que nos proporciona Crafty Box, el primer paso, tras seleccionar un modelo, es repasar su contorno con un lápiz. Como a mí me daba mucha pena repasar el que te dan, le hice una fotocopia. En principio, recomiendan hacer la prueba con la goma de borrar, para acostumbrarte a la dureza y a la textura y así trabajar con la lámina de goma sin miedo. Pero yo he intentado ser valiente y he comenzado directamente con la goma grande. Tras repasar el contorno del corazón en la hoja (la cual he recortado para trabajar mejor con ella), lo pones boca abajo en la goma, y frotas el papel contra la goma con el acocador, la herramienta de madera. Y el dibujo se queda marcado en la goma.

Lo siguiente es cortar el contorno de la goma para trabajar mejor en una pieza más pequeña, y ojo con este paso, porque podéis rayar sin querer la superficie de la mesa en la que estéis trabajando. Intentad poner un cartón o algo que salve lo que tenéis debajo en caso de pequeños accidentes. A continuación hay que empezar a darle forma a la silueta elegida, con la más fina de las gubias, aunque pronto sabremos cuál utilizar en cada caso. Hecho esto, con una gubia más gordita se vacía el exterior de lo que va a ser el sello. Y también puedes cortar con la gubia número uno el contorno, si te ves con pulso, porque es una tarea delicada y realmente no necesaria, dado que una vez has vaciado el exterior, el sello es completamente útil.

Como podéis ver, y como se suele decir, yo tengo el pulso para robar panderetas, y así es como me ha quedado el sello por delante y por detrás: muy bien por delante, y una masa deforme por detrás. ¡Pero lo importante es que sirve!

Llegados a este paso, hay que hacer una prueba con tinta, para ver si hay alguna imperfección y pulirla. En el caso de que la haya, hay que repasar los bordes, con la gubia más fina, con el fin de que se quede lo más parecido posible a la figura de ejemplo. Será porque es mía, pero no le veo ninguna imperfección a mi pequeña creación… ;)

Y, para finalizar, pegamos el sello a la pieza de madera, no sin antes hacer una impresión del sello en la otra cara de la pieza, para que quede claro cuál es el sello que vas a estampar y cómo queda. Aquí viene lo difícil, intentar pegar el sello en la misma posición en la que lo has impreso, con tal de que cuando estampes el dibujo en el papel, no te salga un corazón al revés…

 

En resumen, es algo laborioso pero muy fácil, y realmente es una pasada. El hecho de poder personalizar tus propios sellos y hacer unas etiquetas, tarjetas, postales, o lo que se te ocurra, completamente a tu gusto, al menos para mí, no tiene precio. Estoy deseando tener un poco de tiempo y trastearlo todo lo que pueda, hacer mil sellos, incluso de otras siluetas de las que no vienen en las láminas de ejemplo… Además, desde el pasado día 7 y hasta el próximo día 31 de enero, Crafty Box está de rebajas, con descuentos que rondan el 20%.

Con el tiempo os enseñaré las ideas que he ido llevando a cabo gracias a los sellitos de goma :)

Pros de Crafty Box:

  • La caja trae TODO. Por decir una cosa que falte, le falta pegamento para pegar la goma a la pieza de madera. Pero, ¿quién no tiene pegamento en casa? Yo lo he pegado con una barra de pegamento de las del cole y me ha quedado genial.
  • Las explicaciones. Todas las instrucciones que trae la caja son clarísimas, y por si fuera poco, hay algo más de ayuda en su web. Y si esto fuera todavía poco, Pat imparte talleres, hizo uno el pasado diciembre en Zaragoza… y ésa es la pega, que me pilla lejos :(
  • La variedad de ideas que ofrece. Y con esto no me refiero sólo a la caja de carvado de sellos, sino a todo lo que hay en su web. Seguro que si la miráis, encontráis algo que os gustaría hacer.
  • La relación calidad-precio. Si bien es cierto que yo no he pagado la caja porque ha sido un regalo, sé lo que cuesta, y no es tanto si tenemos en cuenta la calidad de los materiales que trae (marcas de renombre, tanto en las gomas, como en las herramientas y en las tintas), y todo lo que podemos hacer con ella.

Contras de Crafty Box:

  • No es apto para las “no mañosas”. Y ojo, aquí no quiero faltar el respeto a nadie. Creo que soy MUY POCO mañosa, y a la vista está viendo cómo ha quedado la parte de atrás de mi sello, pero en mi caso, es que le pongo mucha ilusión. Pero si no tienes paciencia o estas cosas se te dan mal, o le pones ganas… o pierdes los nervios.

¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: Drops Big Delight

Hoy quiero hablar de una lana que compré hace ya tiempo pero que no he tenido tiempo de enseñar. Hasta ahora nadie me la ha pedido (quizá porque no la he presentado en sociedad…), pero quiero hacerme un turbante bien ancho con ella y bien calentito. Tal vez debería hablar de una lana que ya haya trabajado más, pero estoy tan enamorada de ésta en concreto, que deseaba hacer un post para tener la excusa de tejer con ella por primera vez.Tiene el nombre de Big Delight, dentro de la marca Drops, que como sabéis, es la que suelo utilizar en la mayoría de mis pequeñas creaciones. Y eso es en definitiva, una gran delicia, porque su fina hebra contrasta con su consistencia, y su mayor potencial es la gama de colores tan chulos que ofrece. Fui a la tienda y me los quería llevar todos, pero como mi presupuesto es limitado, elegí sólo dos:

La hebra, como os decía, es bastante fina, a pesar de lo que aparenta en su presentación como ovillo de 100 gramos; es ideal para trabajar con unas agujas de 5mm. No es tan consistente como otras lanas; no es que se deshilache o se quiebre pero es relativamente fácil atravesarla con la aguja mientras estás trabajando con ella de forma fluida. Su tacto con la aguja es suave y se teje bastante rápido, siempre estando pendiente de terminar bien el punto, evitando atravesar la hebra sin querer.

Su composición es 100% lana, con una textura suavecita y esponjosa. Como podéis ver, la hebra va cambiando no sólo de color, sino de grosor, aunque sea ligeramente. Este detalle me parece la mar de original, puedes ir jugando con tejidos más compactos o más holgados (según el tamaño de la aguja que se use al tejer) y la combinación de colores cambiará su forma y posición. ¡Una pasada!

Este cambio de color a lo largo de la hebra es mucho más repartido que en otras lanas multicolores. Es decir, otras lanas que combinan varios tonos a lo largo de una misma hebra, lo hacen en tramos cortos, de forma que al ir tejiendo, enseguida se ven las variaciones. Esto no ocurre en la Big Delight, el reparto de color es muy muy paulatino. Para que lo veáis en un ejemplo, en la confección de mi anchísimo y calentísimo turbante, he montado 24 puntos en unas agujas de 6mm. Normalmente, en cualquier otra lana ya apreciaríamos la variación de color tras un par de vueltas. Sin embargo, la Big Delight nos empieza a enseñar su cambio a partir de la vuelta 10 aproximadamente:

Y así es como va quedando a medida que vas tejiendo:

Me encantaría poner el resultado final, pero tengo semejante cantidad de pedidos para Navidad, que me es imposible dedicarme a éste… Después de fiestas lo terminaré y subiré la foto a Facebook. ¡Estoy deseando ponérmelo!

Las prendas tejidas con esta lana deben lavarse a mano, según instrucciones del fabricante, a una temperatura máxima de 30 grados y además, deben secarse en posición horizontal para evitar deformaciones.

Pros de la Big Delight:
  • Su originalidad, en todas sus tonalidades.
  • Su presentación en ovillos de 100 gramos, por lo general mucho más útiles que los ovillos de 50 (aunque esto depende mucho de lo que vayas a hacer… yo suelo preferir más cantidad)
  • Su relación calidad-precio, puesto que, aunque parece cara, no debemos olvidar que son 100 gramos y no 50 lo que viene en cada ovillo.
Contras de la Big Delight:
  • Como todos los ovillos de la marca Drops, su inaccesibilidad. Los distribuidores de la marca son limitados y tienes que desplazarte a tiendas que están lejos de tu lugar de residencia o bien, comprar por internet y asumir, lógicamente, los gastos de envío.
  • La “fragilidad” de su hebra durante el proceso de tejido.
 
Puedes visitar el post de la lana del mes anterior aquí.
 
¡Hasta la próxima entrega!

Pidiendo en We Are Knitters

Hola a todas!

Hoy os quiero hablar de la página web de We Are Knitters y contaros un poco cómo ha sido mi experiencia con ellos. Hace algún tiempo les hice un pedido, en concreto el Forrest Bag, el cual me gusta mucho por las muchas opciones de personalización que ofrece (flecos, abalorios, botones…) y por tejerse en algodón, que es más suave y vistoso para los accesorios que la propia lana. De hecho, este bolso está incluido en mi pequeño repertorio de productos. En aquel momento no tenía el blog tan avanzado, y por eso ahora, que he hecho un nuevo pedido, os quería dar un pequeño review de sus productos y de su forma de trabajar.

Su método consiste, de forma resumida, en ofrecer al usuario la oportunidad de tejer partiendo de un kit que trae todo lo necesario (agujas, lana, patrón y accesorios), aunque también venden lanas o agujas de forma independiente. Recientemente, además, han añadido la opción de crochet, o lo que es lo mismo, ganchillo (¡estoy deseando aprender!). Cada kit tiene una dificultad diferente, lo cual facilita mucho las cosas a la hora de saber si te puedes enfrentar a un jersey o si tienes que empezar necesariamente con una sencilla bufanda. Divididos en cuatro niveles de dificultad, los kits incluyen la propia lana (o algodón) en el color que previamente hayamos elegido, el patrón, las agujas, una agujita lanera y la etiqueta de WAK, para que la podamos coser en la prenda tejida.

El pedido que he hecho recientemente no es un kit propiamente dicho, sino una especie de pack de principiantes, que incluye 400g de lana (en dos madejas), las agujas de 15mm, un set de pegatinas (muy chulas, aunque no previstas en el pedido – entiendo que esto es por las fechas navideñas) y nada menos que 3 patrones (de dos gorritos y un cuello en forma de 8). Estoy deseando empezarlo, ¡por fin voy a poder incluir gorros entre mis cosas tejidas!

El kit llega por mensajero, aproximadamente 2 o 3 días hábiles después de haberlo pedido, en un atractivo embalaje de cartón, bien resguardado en una caja.

Dentro encontramos todo lo que incluye:

Las agujas son de madera. En este caso son muy grandes, de 15mm, para tejer lanas de hebras muy gruesas, pero también tienen agujas más finas en stock.

La lana es impresionante. Tiene una gran calidad, y muy probablemente la incluya próximamente en algún post de La lana del mes. La cogí azul marino, porque tengo la intención de hacerme un gorro y un gran cuello en ese color, que no tengo ninguno y me combina con unas botas estupendas.

Los patrones son muy sencillos. Sin florituras, sin complicaciones, con las explicaciones clarísimas. Como debe ser un buen patrón. Y siempre ofreciendo soporte en caso de necesitarlo.

Y éste es un gran punto a favor, ya que tienen un canal de Youtube, en el que enseñan los tipos de punto, técnicas y trucos, además de presentar sus kits para que veas cómo son cuando ya están terminados.

La gran contra de We Are Knitters es su elevadísimo precio. Tengo que decir que en las dos ocasiones que he hecho pedido, ha sido con algún descuento (y esto es una baza a su favor, hacen campañas de descuento muy, muy a menudo). Es verdad que la lana es de una gran calidad, pero hay bufandas que cuestan 81€ (¡bufandas!). Y comprando los ovillos de lana gruesa de forma independiente, cada uno cuesta la friolera de 18€ (aunque son 200g de lana, que de normal los ovillos traen 50g o 100g). No sé si realmente son tan buenos como para valer tanto, pero es indiscutible su superioridad respecto a otras lanas. He de decir, sin embargo, que esta superioridad no es patente en el algodón. Cuando tejí el bolso en el anterior pedido, el algodón es bueno, pero no más bueno que el de otras marcas muchísimo más económicas. En cuanto a los gastos de envío, son gratuitos a partir de 70 euros de compra. Si no, son 5€, que tampoco es mucho, en comparación con lo que están pidiendo otras páginas de venta por internet.

A modo de pequeño resumen, éstos son los puntos fuertes y débiles de comprar en We Are Knitters:

Pros de We Are Knitters:

  • Los kits traen todo lo necesario, puedes empezar completamente desde cero a tejer.
  • Tienen un gran soporte en internet cuando tienes dudas, ya sea en su canal de Youtube o en la propia web.
  • Las lanas son de gran calidad, por lo que aprender a tejer con ellas es un lujo: se deslizan genial por las agujas, no se quiebran ni deshilachan.
  • Tienen campañas de descuento muy a menudo, incitando al usuario a una compra a buen precio.
  • A su favor también tienen la presentación: tanto el propio kit en su conjunto, como cada una de las cosas que incluye, tienen una presentación cuidada, limpia y muy atractiva.
  • Van añadiendo nuevos diseños en su web de forma periódica, con lo cual incentivan también que el usuario haga otra compra, buscando un diseño diferente y novedoso.
  • Gastos de envío económicos.

Contras de We Are Knitters:

  • El precio de cada kit, si bien los precios de los productos por separado son tan elevados que convierten al kit en una gran oportunidad.

 

Como valoración general y a modo de conclusión, creo que merece la pena hacer, al menos, una compra. Eso sí, siempre con algún descuento que aplaque un poco el susto del precio de sus productos. Las calidades de lo que estás comprando son buenas y te están ofreciendo soporte formativo a través de sus vídeos en su web y en su canal de Youtube, así que, al fin y al cabo, el precio no es tan alto cuando te están ofreciendo tanto.

¡Hasta la próxima entrada!

Principio de página