La lana del mes: Drops Cotton Merino

¡Hola a todas!

Para la edición de Septiembre de La lana del mes, quiero que cerréis vuestros ojos y visualicéis de forma lo más aproximada posible las cualidades de esta lana.

Imaginadlo de la siguiente forma: la dulce y hermosa dama de Lana Merino conoce al apuesto y elegante Algodón. Se enamoran al instante, terminan casándose y teniendo un vástago que es el súmmum de la suavidad y la elegancia: ha nacido la Drops Cotton Merino.

Vais a perdonarme que sea tan melodramática, pero cuando esta lana cayó en mis manos gracias a un kit que compré en Senshoku, el flechazo fue instantáneo. Tomé el ovillo en mis manos y leí su nombre, y pensé: “No puede ser. Mis dos materiales preferidos en una sola lana… ¡tengo que probarla ya!”. Tejí un gorro (que todavía tengo que rematar) y era como si no pudiera dejar de tocarlo, ¡tan suave!

La composición de la Cotton Merino es casi a partes iguales (52% de lana merino y 48% de algodón) y enamora no solamente al tacto: también visualmente es una pasada. Sus ovillos son apetitosos a primera vista, puesto que muestran una hebra de un color intenso y también suave al mismo tiempo, trenzada a través de varios hilos de ambos materiales. Además, vienen presentados con una etiqueta pequeña que hace al ovillo más cuco y deja ver todavía más toda la belleza de su hebra.

Merino1

Su gama de colores abarca la nada despreciable cifra de 27 tonalidades, entre las que destacan, para mi gusto, el coral y el turquesa. Para tejerla, el fabricante recomienda unas agujas del 4. Además, DROPS asegura que las prendas tejidas con la Cotton Merino no irritan la piel, gracias al grosor de sus fibras que, con un diámetro de 19,5 micrones, está por debajo de los 23 establecidos como máximo para las lanas no irritantes. ¡Su suavidad está garantizada!

Su peculiar composición la convierte en un comodín indispensable en el almacén de lanas de cualquier tejedora que se precie. Con ella puedes tejer un cálido gorrito de invierno gracias a su lana merino y también, con agujas más grandes, una blusa calada para entretiempo, de colores vivos y veraniegos, liviana y suave. El eslógan de su pequeña etiqueta ya lo adelanta: “A superwash yarn for all seasons!” (¡Una lana superwash para todas las estaciones!) (Recordad que es un proceso que le da a la lana mejor calidad, suavidad, regularidad y acabado)

Una vez tejida, las prendas son muy uniformes, quedando muy vistosas por su hebra bicolor y dando una sensación de calidez y suavidad en la piel. Las prendas tejidas con esta lana pueden lavarse a un máximo de 40º con el programa de prendas delicadas, sin utilizar suavizante. Se recomienda que se sequen en horizontal para evitar deformaciones.

Merino2

Durante todo el mes de septiembre, en la mayoría de los distribuidores, la Cotton Merino está de oferta, con un 25% de descuento, así que siendo un momento perfecto para adquirirla, aprovecharé para recargar provisiones.

Pros de la Cotton Merino:

  • Su suavidad. Tanto desde que tomas en tus manos el ovillo, como cuando tocas una prenda tejida, sientes la suavidad de esta lana.
  • La composición de su hebra. Es visualmente preciosa, tanto cuando está en el ovillo, como cuando está tejida, lo cual dota a las prendas de un toque especial.
  • La vistosidad de su presentación. El ovillo te llama la atención nada más verlo, tan mono con su pequeña etiqueta.
  • Su versatilidad. Puede utilizarse tanto para prendas de invierno como de entretiempo.
  • Su relación calidad-precio. Es más cara que otros algodones pero más barata que otras lanas merino, y lo que se paga por cada ovillo se ajusta perfectamente a la calidad de su composición.

Contras de la Cotton Merino:

  • Como todas las lanas Drops, es bastante inaccesible en cuanto a compra. Eso es algo que ya se ha comentado en otros posts de la Lana del Mes, aplicable a todas las lanas de esta marca.

Puedes consultar la última edición de la lana del mes aquí.

¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: Drops Big Merino

¡Hola a todas!

El pasado mes os hablaba de la suavidad de la Merino Aran, diciendo que era muy suave, pero su composición no era merino 100%, sino un 52%. Hoy os quiero hablar precisamente de ella, de la pura sangre merino 100%: la Drops Big Merino.

La descubrí hace mucho tiempo, cuando empecé a tejer y compraba lana por internet al desconocer un poco dónde comprar en Valencia (teniendo una tienda de lanas debajo de casa… en fin). En aquellos tiempos, no sabía mucho de lanas, y pensaba que esa lana era mejor que la de un bazar chino precisamente por eso… porque una era de marca y la otra de un bazar. Sabía tan poquito de lanas, que la compré pensando que era gruesa (por aquello de Big Merino), y cuando la recibí me llevé la sorpresa.

Con el tiempo, y conforme he ido aprendiendo, me he dado cuenta de que es de las mejores lanas con las que se puede trabajar. Su hebra compuesta por la hilatura de varias hebras más delgadas, es de las más uniformes que he visto tanto en lo que respecta a color, como a grosor. Una prenda tejida con la Big Merino es prácticamente tela.

BigMerino2

Además, no es lanosa, con lo cual, ni pica ni da la sensación de ser agobiante. Su grosor no es considerable, como puede sugerir su nombre, sino más bien fina. Está recomendada para agujas del 5, con las que suelo trabajarla.

BigMerino1

Las prendas tejidas con esta lana se pueden lavar a máquina en ciclos delicados con una temperatura máxima de 40º. Asimismo se recomienda que se sequen en posición horizontal para evitar deformaciones.

Como curiosidad os quiero contar que Big Merino también es un enorme cordero de 15 metros situado en la ciudad de Goulburn, en Australia. Tiene una tienda de regalos en la planta baja y un muestrario de lanas en la segunda. Y además de poderse visitar por dentro, se puede subir hasta la cabeza y ver las hermosas vistas desde los ojos del gran cordero, conocido como Rambo por los lugareños. En la imagen, vemos a Rambo siendo trasladado:

rambo-on-the-street

Pros de la Big Merino:

  • Su relación calidad-precio. Las lanas merino, por sus composiciones y calidades, suelen ser bastante caras. Sin embargo, el precio de la Big Merino en comparación con su calidad, es realmente bueno.
  • Su suavidad. Huelga decir que siendo 100% lana merino, es la mar de suave. Además, la hebra es muy muy uniforme, algo difícil de lograr en lana.
  • Su aspecto una vez tejida. Especialmente cuando se teje en punto jersey (como el del mitón verde en la foto superior), la imagen es tan ordenada, tan pulcra, que invita a que uses esa prenda.

Contras de la Big Merino:

  • Su gama de colores. Tiene 20 colores que, aunque son francamente útiles (porque combinan con todo y son ideales para el invierno), para mi gusto son muy apagados. Le falta un verde vivo, un mostaza, un fucsia, un azul eléctrico… una lana tan bonita no puede perderse tantos colores.
  • Como todas las lanas Drops, es bastante inaccesible en cuanto a compra. Eso es algo que ya se ha comentado en otros posts de la Lana del Mes, aplicable a todas las lanas de esta marca.
Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.
¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: Katia Merino Aran

¡Hola a todas!

Aquí estamos otro mes más con la lana del mes, la primera del 2014. Para este mes tan frío he elegido otra variedad de Katia, la Merino Aran. Como veis, soy una loca de la variedad Merino (2 de 3 lanas del mes tienen que ver con esta lana), pero es tan suave, y deja tan buenos resultados, que es imposible no enamorarse de ella.

Di con la Merino Aran cuando estaba mirando una lana de la que hablé anteriormente, la Merino Tweed, y me gustó enseguida. Si bien no es merino 100%, su mezcla deja un efecto muy suave, que no pica ni da la impresión de ser agobiante al llevarla puesta.

Quise aprovecharla para utilizarla en lugar de otra lana que solía utilizar, de la marca Drops, que como sabéis, es más inaccesible, y no estaba muy segura del resultado que me iba a dar. Pero estoy realmente satisfecha. Si bien la Drops anterior era 100% merino y eso es (creedme) mucha suavidad, la Merino Aran tiene un 52% de lana virgen merino superwash (es un proceso que le da a la lana mejor calidad, suavidad, regularidad y acabado) y un 48% de acrílico, y puedo decir que no se queda atrás en lo que a tacto se refiere. En la foto podéis ver una imagen de ambas, apenas se aprecian diferencias. Digamos que la merino 100% es un poco más suave, y su hebra es más uniforme.

Su gama de colores me encanta, tiene 32 colores chulísimos y llenos de vida, con los que se me ocurren mil cosas que hacer.

Su hebra es doble y trenzada, lo que dota a la prenda tejida de una uniformidad mayor que las lanas de una sola hebra. El grosor es medio, y las agujas recomendadas por Katia son las del 4½ o 5. Precisamente con agujas del 5 hago los mitones con esta lana, y los cuellos con agujas del 6½, y salen estupendamente. Es resistente, elástica, calentita, y en definitiva, una gozada.

Debe lavarse a temperatura igual o inferior a 30º y se puede utilizar secadora.

Pros de la Merino Aran:

  • Su suavidad. Pese a no ser merino 100%, la suavidad no tiene nada que envidiarle a ese tipo de lanas. Además, no pica nada.
  • Su presentación. En ovillos de 100 gramos, muy útiles y económicos.
  • Su gama de colores. Nada menos que 32 colores, entre los que hay tonos muy suaves o muy vivos, para hacer prendas más o menos atrevidas, al gusto de todo el mundo.
  • Su sensación de calor. Pese a ser una lana fina, es ideal para el invierno, los mitones quedan muy calentitos, aún incluso llevando los deditos al aire.

Contras de la Merino Aran:

  • Podría decir que no tiene ninguno, pero por no dejar este espacio en blanco, podría decir que su aspecto lanoso es, según criterios, un punto en contra. No tiene la uniformidad de una lana 100% merino, tiene algunos pelillos, muy típicos en todas las lanas, y esto hace que pierda la homogeneidad que tienen las hebras de la merino 100%.
Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.
¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: Katia Merino Tweed

¡Hola a todas!

¡Hace un montón que no escribo!

Pero la verdad es que tengo un montón de pedidos y estoy a tope con ellos. Además, el próximo viernes tengo previsto un pequeño showroom en el que enseñaré mis productos en petit comité y no puedo estar más contenta. Espero hacer un post muy completo de cómo va la velada, y qué conclusiones saco de ella.

Poro otro lado, he decidido que voy a publicar un post de forma mensual, alabando (o criticando) las cualidades de una lana determinada a la que llamaré “la lana del mes”. Este post será publicado hacia mediados de mes, y en algunas ocasiones, las prendas solicitadas con esta lana tendrán algún tipo de promoción o descuento. ¡Tenéis que estar pendientes!

La primera de las lanas de las que os quiero hablar es de la marca Katia, en concreto la Merino Tweed. No podría inaugurar esta sección con otra lana. ¡Es la reina indiscutible! Cada vez que tengo que enseñar las cosas que hago para mi pequeño grupo de clientas (cada vez más grande, ¡yupi!), en cuanto saco una prenda hecha con la Merino Tweed, sus caras se iluminan: “¡pero qué bonita es ésta!”

Y realmente lo es. El único color con el que he trabajado es el catalogado como 300 en su gama de colores, un gris muy claro, prácticamente blanco, con unas pequeñas motitas en colores negro, marrón y gris oscuro. Sin embargo, los demás colores incluidos en este modelo de lana son una pasada. Los podéis consultar en este enlace. Personalmente, me encantan los tonos azules y verdes. ¡No tardaré en probarlos!

Su hebra es fina y bastante uniforme en cuanto a grosor se refiere, está indicada para unas agujas de 5mm, pero se trabaja muy bien con ella con agujas de 6½mm, especialmente para hacer cuellos o prendas más grandes. Su composición es de un 51% de lana merino, 43% de acrílico y 6% de viscosa. Las prendas tejidas con esta lana pueden lavarse a máquina, a una temperatura máxima de 30º, sin utilizar lejía ni secadora. También se pueden planchar, a una temperatura máxima de 110º, pero por lo general no es necesario plancharla.

Se teje increíblemente bien con ella. Es muy suave, por lo que se desliza de forma fantástica por las agujas, y el proceso de tejido es muy cómodo y fluido. La hebra es bastante consistente, así que es difícil atravesarla con la aguja sin querer, o que se deshilache o se deshaga. Los tejidos quedan muy bonitos y originales, y conjuntan con casi todo gracias a su color y al de sus motitas. Supongo que con cualquier tono de la gama Merino Tweed pasará lo mismo.

Pros de la Merino Tweed:
  • ¿Puedo decir aquí TODOS los pros del mundo? Su increíble suavidad, su facilidad para trabajar, su relación calidad-precio, la accesibilidad para comprarla (se adquiere en casi cualquier tienda de lanas), su belleza, y el gran efecto que deja en las prendas que se tejen con ella.
Contras de la Merino Tweed:
  • Por decir alguna cosa en contra, aunque apenas sin importancia, en ocasiones alguna de las motitas sobresale demasiado, dejando un efecto parecido a cuando se salta un punto, pero escondiendo esta motita en la holgura del propio tejido, se disimula muy bien.

¡Hasta la próxima entrega!

Principio de página