Cómo hacer mis propios marcadores

¡Hola a todas!

Después de una semana intensísima preparando una fiesta que me encantó (tanto el organizarla, como el disfrutarla después), y de unas súper vacaciones en las que me lo he pasado genial; por fin puedo volver a la normalidad y recuperar el hilo de los posts.

Hoy os quiero hablar de los marcadores, los que se usan a menudo mientras tejemos, especialmente cuando usamos agujas circulares, para saber dónde empieza y termina la vuelta.

Un marcador es una pieza hecha por lo general de plástico o metal, adornada o no, con forma circular, que se introduce en la aguja para ubicar un punto concreto que necesitemos tener localizado por alguna razón en nuestra labor. Como os decía, con las agujas circulares es muy útil para saber dónde está el principio y el fin de cada vuelta. Pero también sirven para marcar el aumento o disminución de puntos, o las variaciones de patrón cuando estás trabajando con un gráfico (por ejemplo, haciendo las típicas trenzas o rombos en lana).

Los marcadores se pueden comprar en casi cualquier tienda especializada de lanas. Hay una infinita variedad. Los más comunes son unas pequeñas piezas de plástico, con una forma parecida a la arroba (@), lo cual hace muy fácil trabajar con ellos porque los puedes sacar de la labor no sólo desde lo largo de las propias agujas, sino en cualquier momento, porque no están completamente cerrados.

Marcador1

Sin embargo, también hay marcadores mucho más elaborados y adornados, que hacen que trabajar en tu labor sea un proceso mucho más bonito y pintoresco. En La Maison Bisoux tienen un término que me encanta, los marcadores gourmet. Son aquellos que van más allá de un práctico trozo de plástico, están hechos de metal, madera, abalorios, cintas… algunos incluso parecen pequeñas joyas.

Por lo bonitos que son, por los precios que tienen y por la similitud de materiales con los que están hechos, pensé en cómo hacer mis propios marcadores. Teniendo los materiales parecidos para la elaboración de los anillos, me dije: ¿Por qué no? Y me puse manos a la obra.

¿Qué necesitamos?IMG_3648

  • Un poco de alambre (del grosor y color que prefiráis)
  • Abalorios al gusto
  • Unos alicates para cortar
  • Unos alicates para modelar (esto es opcional, puesto que puede hacerse con los dedos de forma relativamente fácil)
  • Una pequeña lima (también opcional)

En primer lugar, empecé cortando el alambre que iba a utilizar, más largo de lo normal, para no quedarme corta. Lo hice en dos tipos de grosor, para comprobar cómo quedaban unos y otros, y también por el tamaño del orificio de los abalorios. Una vez hecho esto, se unen los dos extremos del trozo de alambre que hemos cortado muy juntos, lo más igualados posible, para introducirlo a través del agujero del abalorio elegido. Como veis, en uno de los modelos introduje más de un abalorio para hacer el marcador más chulo.

Pasos

A continuación hice un pequeño nudo con el alambre que pudiera esconderse fácilmente en el orificio del abalorio, y después corté los extremos. De esta forma, no sólo la pieza queda mejor, sino que además conseguimos que los extremos cortantes se enganchen en la lana cuando estemos usando el marcador. Si no se pueden esconder con facilidad, es muy útil trabajar los extremos con una lima, con el fin de suavizarlos y que no nos estropeen la labor.

¿Os animáis a haceros uno vosotras mismas? Como veis, es súper fácil.

¡Hasta el próximo post!

Accesorios tejeriles que te enamorarán

¡Hola a todas!

Hoy os traigo un monísimo post para comentaros algunos de los preciosos accesorios que existen para las aficionadas al knitting como yo. Porque ponerse a tejer no siempre es coger unas agujas y un ovillo de lana, no… hay un gran mundo detrás de todo ello y merece la pena conocerlo. Lo mejor de todos los artículos que os quiero mostrar es que son artesanos en su mayoría, hechos a mano por personas que aman esta afición a la que dedican tanto mimo.

El primer accesorio que os quiero mostrar es uno que me tiene enamorada por completo. Desde Asturias y completamente de forma artesanal, Barruntando ofrece unos maravillosos cuencos hechos de cerámica, cucos a más no poder, que sirven para sostener el ovillo mientras estamos tejiendo. ¿No son una monería? Tiene varios modelos, todos ellos preciosos, y además hace muchas otras figuras de cerámica: platos y tazas, reposacucharas, portavelas, maceteros, colgantes, figuras de animales… La razón por la que no me he comprado uno de estos cuencos ya, es que uno de mis gatos es muy aficionado a tirar cosas al suelo y como me rompiera uno de estos cuencos tendría que matarle por semejante crimen…

Barruntando

Las iluminadas agujas de tejer de Needle Lite son súper originales. Están pensadas para tejer con poca luz, y francamente creo que son muy útiles, dado que yo tuve que poner un punto de luz junto al sofá en mi casa, con el fin de no quedarme ciega mientras tejía prácticamente a oscuras. Tienen de varios tamaños y también de crochet. Además, la luz es muy tenue pero suficiente, así que no dañan ni cansan la vista en la labor.

il_570xN.120097969

Las fundas y estuches da Kathleen Murphy son una gozada. Para las knitters ofrece un estuche para guardar las agujas, hecho a mano, que es la mar de cuco. Se puede elegir el color de las telas, la cinta, los bolsillos interiores… y tendrás una preciosa funda donde llevar a todas partes tus agujas, o donde tenerlas guardadas en casa.

Estuche

Las agujas mega gigantes de Loopy Mango son para tejer a lo grande. No puedo imaginar una hebra tan gruesa para tejer con estas agujas, pero se me ocurren mil ideas que llevar a cabo con ellas, porque siendo tan grandes se debe tejer una alfombra, por ejemplo, en menos de una hora (obviando lo que debe costar sostenerlas por su peso, claro). Para que os hagáis una idea, las agujas más grandes con las que he tenido el placer de trabajar son las del 15. Las de la imagen inferior, ¡son del 25!

il_570xN.312352187

It’s Vera ofrece una especie de anillo cuya función es mantener ordenada la hebra de lana mientras vas tejiendo. Los bordes están redondeados para no dañar las lanas y además está delicadamente estampado en relieve, haciéndolo todavía más bonito. Esta artesana canadiense además hace broches, colgantes, anillos y otro tipo de accesorios trabajados en plata.

il_570xN.308061443

El pequeño artilugio de Ewe Blue Bird puede falcarse a la mesa y sirve para recoger el ovillo cuando se ha desmadejado. Un artículo realmente útil, sobretodo para las tejedoras que tienen gatos que están esperando al mínimo descuido para lanzarse sobre el ovillo.

il_570xN.606056728_22x9

Y lo de los marcadores, es un tema aparte. Los marcadores (os estoy preparando un post muy chulo sobre ellos) son pequeñas piezas que se usan para ubicar un punto concreto en la labor que necesitas usar como referencia. En breve os explicaré más, pero viendo las imágenes a continuación, dan ganas de comprárselos todos aunque una no sepa muy bien cómo utilizarlos. He puesto únicamente seis imágenes, pero perfectamente podría haber puesto cien, porque hay millones y a cada cual más original y bonito.

Marcadores

 

Además, hay algunos accesorios que, si bien no son útiles para la acción propiamente dicha de tejer, te enamorarán igualmente. Y es que en este pequeño mundillo, hay prácticamente de todo.

Tania, de Girasol-sol hace unos preciosos broches que simulan las dos agujas con la labor a medias y su correspondiente ovillo de lana. ¡Me muero de amor!

il_570xN.615056906_k12i

Max’s World hace algo parecido a lo anterior, pero en más versiones: no sólo hace broches, sino también pendientes y colgantes con forma de ovillo y agujas… una auténtica cucada.

Maxworld

También hay infinidad de ilustraciones relacionadas, que pueden ser adquirida en formato lámina, funda de móvil, chapas…

Collage

Y lo mejor de todo, es que estas cosas tienen tanta vida y tanto movimiento, que van saliendo cada vez más y más. Espero hacer una segunda edición de este post en los próximos meses y traeros un montón de novedades.

¡Hasta el próximo post!

Principio de página