II Jornadas de Artesanía y Diseño

¡Hola a todas!

Hoy os vengo a contar la experiencia de asistir como visitante a las II Jornadas de Artesanía y Diseño, organizadas por Qué Craft y celebradas en La Nau el pasado fin de semana. Tuve la oportunidad de ir el sábado y salí tan contenta que me encantaría poder participar el próximo año. ¡Espero estar a la altura!

Los expositores

Mucha variedad y originalidad por doquier. Lo que más me gustó fue poder conocer, por fin, a mis queridos amigos de Senshoku, a los que les compro las lanas Drops, y uno de los motivos por los que asistí a la feria. Nos hablaron de la posibilidad de hacer talleres, y la verdad es que nada me gustaría más.

Collage1

  • El puesto de Lokita Botones era una pasada. Tenía de todo: abalorios, trapillo, manualidades, patchwork… ¡era tan bonito que querías comprarte uno de cada! Además descubrí que tienen tienda en Ruzafa, cosa que no sabía, así que les haré una visita pronto.
  • Impresionante la exposición de joyas en plata y cristal soplado de Ana María, de FuseGlass. Con tienda física en Cullera (iré seguro), lo que allí tenía era tan bonito que era imposible no comprar nada. ¡Costaba mucho elegir!
  • Las ilustraciones son un mundo que prácticamente desconocía y cada vez me interesan más. En estas jornadas destacaron las de Les Femmes de Jul’s, hechas por el artista Julian Belenguer, increíblemente bonitas y decorativas. Pinta especialmente mujeres, todas muy coquetas, y cada una con su propio nombre e historia, lo cual me parece de lo más original. También me encantaron las de Aneta Tarmokas, que a parte de tener unas láminas preciosas, decoraba cojines con un gusto casi inmejorable.
  • Las chicas de Ganchilleando y punto eran auténticas artistas en la confección de amigurumis, aquéllo que tanto deseo aprender. No sólo tenían una preciosa exposición en un pequeño puesto, sino que además te daban la posibilidad de crear para ti el personaje o muñeco que tú quisieras. ¡Eso es arte!
  • Y precisamente esta posibilidad de personalizar también la daba Irene, la creadora de las Minimis, quien creaba personajes (no sólo famosos, ¡también podía crearte a ti!) con fieltro y otros materiales, para convertirlos en broches, colgantes y cuadros, entre otros formatos, que quedaban la mar de originales.

El lugar

Era una feria pequeñita en un lugar cuco y recogido, pero no tenía absolutamente nada que envidiar a ferias más grandes celebradas, por ejemplo, en Madrid. Los puestos, repartidos y decorados con gusto y originalidad, quedaban entre los muros del claustro de La Nau. Justo debajo de la parte techada del claustro, estaban la mayoría de los puestos artesanos, y en el centro del claustro, en la parte no techada, estaban los puestos de alimentación, entre los que estaban el deliciosamente oloroso puesto de Utopick Cacao (a los cuales recomendé como detalle de San Valentín) y el de Ingredients, que hacían un delicioso pan ecológico de muchos tipos.

También se impartían talleres y conferencias, con lo cual no sólo el lugar, sino también la organización, era de diez.

Las compras

Las compras fueron el fruto de estar constantemente conteniéndome para no comprarlo todo, porque francamente me habría dejado la nómina allí mismo.

  • Unos cuantos abalorios de Little Picknick. A esta chica la conocía ya del DiY Show, y cuando vi su puesto, los ojos me hacían chiribitas. Compré algunas cositas para decorar los mitones, que en breve subiré a la web para que podáis elegirlos. También una pequeña pieza de cerámica con forma de zorrito (que no sé bien para qué la utilizaré, pero tenía que comprarla) y unos botones de madera con forma felina (gato o tigre, no lo sé, ¡pero no los podía dejar allí!)
    Collage3
  • Dos pares de pendientes, de FuseGlass. Cogí los de la imagen y otros muy parecidos en azul claro, tras estar mucho rato en el puesto decidiendo. No es sólo que la calidad sea máxima y el material espectacular, es el precioso brillo de las piezas, el mimo con el que están hechos, la presentación del envoltorio y lo económico de su precio lo que realmente destaca de estas joyitas.
    Fuse

La conclusión

Creo que a pesar de su reducido tamaño, el evento fue estupendo. Y realmente no era tan pequeña, era perfecta. Más puestos hubiera significado tener que estar más rato o dedicar menos minutos a la visita de cada uno de ellos, y hubiera sido una pena. El ambiente era genial, como muy familiar, había complicidad entre los diferentes puestos y también con los visitantes. La duración también fue perfecta, de un día y medio, para que todo el mundo tuviese tiempo de asistir un día u otro, y que los expositores no acabaran muy cansados en largas jornadas de varios días. Además, el hecho de que se impartiesen conferencias y talleres (aunque lamentablemente me los perdí) fue todo un puntazo.

Como decía al principio, espero poder asistir el año que viene y ser partícipe de un evento tan familiar, temático y completo.

¡Hasta el próximo post!

Un libro de firmas DIY

¡Hola a todas!

Hoy os quiero traer la experiencia de haber hecho un pequeño libro de firmas totalmente recortado, troquelado, decorado y armado a mano. La idea surgió cuando una compañera de trabajo abandonó la empresa y queríamos algo especial para alguien especial, y barajamos varias posibilidades: el típico collage de fotos, una postal gigante, un marco de fotos, una lámina con algún mensaje especial… Y apareció la idea del libro de firmas, algo muy sencillo pero muy motivador. El resto de compañeras pensamos que sería un detalle genial para darle como despedida. Así que me puse a trabajar en ello.

Al principio, no tenía mucha idea sobre cómo hacerlo. Estaba muy emocionada porque el mundillo del scrap me llama mogollón y casi nunca tengo tiempo de dedicarle unas horas. Tenía los materiales que había comprado en el DiY Show (cartulinas, papel decorado), y bastantes herramientas, así que empecé un poco haciendo pruebas… y el resultado me acabó encantando. Os pongo los pasos que seguí a continuación.

En primer lugar hice las tapas de lo que iba a ser el libro. Elegí unas cartulinas de colores con lunares, una en tono fucsia y otra en gris, ambas con los lunares unos tonos más claros. No estaba muy segura de cuál de las dos iba a ser la portada, así que decidí usar mi recién adquirida máquina para texturizar de Sizzix (os tengo que hacer un post sobre ella). En un principio pensé que la portada iba a ser la cartulina gris, por lo que la texturicé entera, pero luego pensé que sería una gran idea texturizar una cartulina pequeñita y pegarla sobre la portada fucsia. Le añadí un poco de washi tape, y ¡voilà! El resultado me encantó.

Firmas1

Después corté unos folios de grosor medio a la medida de las cartulinas, marcando las medidas con un lápiz y ayudándome con la cizalla, para hacer las hojas interiores. Imprimí etiquetas transparentes con el nombre de todos los compañeros, para que cada uno pudiera firmar en la hoja correspondiente. Pensé en hacer este último paso a mano, pero no siempre me gusta el resultado de mi letra, y para tener que repetir las hojas mil veces, creí mejor elegir una tipografía bonita y pegarla de forma sutil en cada hoja con las etiquetas transparentes. Posteriormente, tenía que hacer unos agujeros en las hojas para pasar una cinta a través de ellas y de esta forma, “editar” el libro, así que troquelé las hojas, midiéndolas una por una, para hacerles la forma de unas estrellitas. Y hecho esto, repartí las hojas sueltas para que las firmara todo el mundo. Siempre es mejor firmarlas antes de enlazarlas con la cinta para que no se estropee el pequeño y frágil troquelado en forma de estrella.

Firmas2

Así que lo único que quedaba era elegir una cinta para unir las hojas y añadir los últimos retoques: unos cuantos corazones hechos con los sellos que realicé gracias al kit de carvado de sellos de Crafty Box (he de admitir que puse un sello sólo en las hojas donde quedaba espacio, porque algunas notas eran tan largas y emotivas que lo ocuparon todo). También añadí un pequeño mensaje en la portada, un deseo de buena suerte, recortado con tijeras troqueladoras y escrito a mano con la mejor intención del mundo.

Firmas3

El resultado, como veis, fue un pequeño libro, único para una gran compañera, lleno de buenos deseos y de emotivos recuerdos. Creo que le gustó mucho y además, es una gran idea para eventos como éste y para muchos más: para los asistentes de una boda, para un nacimiento, para la inauguración de un negocio…

Lo bueno de este tipo de manualidades es que puedes dejar volar la imaginación hasta donde llegue, haciéndolo más grande o pequeño, en otros colores, editarlo con anillas de colores en lugar de utilizar cintas, usar otras formas de relieve o no usar ninguna, añadir fotos o imágenes a las hojas interiores… Y en cualquier combinación de posibilidades, siempre ofreces un detalle único y especial, y sobretodo, y más importante que lo bonito que pueda ser, es que viene lleno de buenos mensajes positivos y cargados de emociones.

¿Os animáis a regalar uno?

¡Hasta el próximo post!

Feria Creativa Valencia

¡Hola a todas!

La pasada semana tuve la oportunidad de visitar la Feria Creativa en mi ciudad… ¡Sí, por fin algún evento chulo en Valencia! Y os quería comentar en este post mis impresiones tras la visita. Tengo que decir en primer lugar, que me esperaba que fuera más pequeña y menos bonita que la de Madrid (por celebrarse en la Feria de Muestras, que es un lugar más frío, con todos esos enormes pabellones grises…) Pero para nada, no tenía nada que envidiarle al DiY Show de Madrid, estaba muy bien organizado y había un montonazo de cosas, ¡incluso una pasarela en la que mostrar las creaciones!

Fui el viernes 4 de abril por la tarde, y me encantó ver la increíble afluencia de gente que había, ¡de todas las edades!

Los expositores

Creativa2

Podría decir que los expositores de scrap eran los más numerosos, aunque también es verdad que se abarcan muchas posibilidades, desde papelería, materiales, herramientas, técnicas… En concreto me enamoré de la técnica llamada decoupage, de la que vi una preciosa demostración, en la que estaban decorando un gato gigante, a cargo de una artista de Pepa Hobby by Pepa Paper.

También había muchos puestos dedicados a la alimentación, tanto de productos artesanos, como de herramientas y utensilios para dedicarse a ello. Me llamaron la atención unos chorizos ¡de chocolate! de Sweet and Chocolate. Realmente eran de chocolate, no llevaban nada de chorizo, pero daban totalmente el pego…

Proliferaban los puestos de telas, súper coloridos y con un montón de ideas. Había también profesionales aplicando técnicas en directo, con máquinas de coser muy modernas (con pequeñas pantallas de LED incluso) que hacían maravillas. Me encantaron las colchas para cuna de La gallina Katerina, ¡la de los gatos es impresionante! Me encontré con una gran idea que propuso Artboton: la de hacer cuadros decorativos con botones (botones preciosos, por supuesto). ¡Hay que tomar nota de estas cosas! Son la mar de originales, para decorar una habitación de forma diferente.

Los de Nanoblock tenían artículos para los niños: como Legos en miniatura para hacer verdaderas mini-obras de arte… cualquier cosa imaginable podía hacerse.

¡¡Y qué decir del Yorkshire hecho con goma eva de Manos Maravillosas!! Todo el mundo que pasaba por delante se quedaba alucinado…

El lugar

El evento se celebraba durante nada menos que cuatro jornadas completas en el pabellón 5 de la Feria de Muestras de Valencia. Ya he comentado que me parece un sitio frío y gris, he trabajado en numerosas ocasiones como azafata allí y me parece tan enorme, gris y sombría, que no esperaba encontrarme con un ambiente tan acogedor como el que vi. Había cuatro pasillos diferenciados, con expositores a ambos lados, y al final de ellos, una zona para realizar los talleres y demostraciones, una cafetería y una pasarela en la que mostrar las creaciones de los distintos expositores.

Las compras

  • Un par de cintas de tela preciosas, de Km.29. Es una tienda francesa con una infinidad de cintas de tela de todos los colores, texturas y materiales posibles, a precios muy económicos. Costó mucho elegirlas, pero al final me llevé estas dos.
    Creativa5
  • Cuatro retales de tela, de Bessones. Fue extremadamente difícil elegir sólo cuatro. Quería llevarme muchos más, pero tengo que practicar primero para empezar a abrirme a este nuevo mundo. En mi cabeza hay unos neceseres de punto con forro interior de tela, muertos de ganas por materializarse.
    Creativa3
  • Un kit de trapillo de Trap-Art. Ya le tenía ganas desde que les conocí en el DiY Show, y eran uno de mis puestos obligados a visitar en esta Feria. En el kit vienen seis bobinas de trapillo, una aguja y un patrón, y fue igualmente complicadísimo elegir sólo seis. Cuando creías que ya las tenías, veías otra más chula, querías cogerla, pero no sabías a cuál renunciar… ¡Estoy deseando empezar a trastear el trapillo!
    Creativa4
  • Una perforadora, con forma de nota musical, de Pepa Hobby. ¡Fue difícil elegir sólo una! Pero tengo un tatuaje muy parecido en la espalda, y creo que puede darme mucho juego en las etiquetas, en las tarjetas…
    Creativa8
  • Un set de sellos, todos con formas de etiquetas o pequeños marcos, que me vendrán genial también para mis propias etiquetas y tarjetas. Son de la misma tienda, Pepa Hobby.
    Creativa7
  • En el sector de alimentación, no pude evitar llevarme un artilugio súper útil: el Crea Chips, que sirve para hacer papas (como las que vienen en bolsas de snack) con patatas naturales, sin aceite, sin frituras, sólo con microondas. Y tengo que cogerle todavía el truco, pero tiene muy buena pinta.
    Creativa6

La conclusión

La principal conclusión es que si pudiera visitar este tipo de eventos, al menos… ¡qué se yo! Una vez al mes, sería ¡¡tan feliz!! Es un sitio en el que te sientes disfrutando como una niña pequeña en un parque de atracciones…

La organización fue impecable, los expositores increíbles, había de casi cualquier cosa. Daban ganas de meterse en cada mundillo que descubrías: el del scrap, el de la pastelería creativa, el de la decoración con telas… Además, el recinto donde llevar a cabo los talleres, a la vista de todo el mundo (para generar interés y promover la participación) y lo de la pasarela me parecieron muy buenas ideas. También el detalle de que a la entrada hubiera una pequeña exposición de cuadros, pinturas, telas, mantas y otras prendas tejidas o cosidas, así como imágenes muy bonitas de todo tipo de artículos que se hacían o se podían hacer en la Feria. Por otro lado, el hecho de que dure cuatro días es fenomenal. Un sobresaliente en toda regla.

 

La próxima cita con el mundo de las manualidades es en Barcelona, en el Handmade Festival, del 25 al 27 de este mismo mes. Me encantaría poder ir, pero me temo que han estado unos y otros eventos demasiado seguidos… ¡Señores, el próximo año organícense y repártanse a lo largo del año! Si alguna de vosotras va, por favor contadme qué tal, porque a priori parece que va a ser una auténtica pasada…

¡Hasta el próximo post!

DiY Show

¡Hola a todas!

Bueno, os escribo mientras me recupero de un fin de semana agotador… ¡Qué bien me lo he pasado! ¡Cuantísimo he disfrutado! Y os quiero contar en este post todo lo que he visto en el Do it Yourself Show, que se celebró en Madrid el pasado fin de semana, desde el Viernes 21 hasta el Domingo 23.

Yo en concreto fui el sábado por la mañana, y lo primero que me sorprendió fue la gran afluencia de gente. No es que me esperara que fueran cuatro gatos, pero no imaginaba que tuviera tanto alcance, y me alegré un montón de verlo tan lleno. Lo siguiente que me impactó fue lo grande que era, y lo chulísimo que era todo. Había miles, millones de ideas. Al principio pensaba: “uy, ¡qué grande es esto!”, pero luego deseaba que no se acabara nunca.

Los expositores

Una auténtica pasada. Había de todo. Desde infinidad de tiendas de scrap (quienes, además de vender la materia prima, ofrecían muchísimas ideas para hacer), hasta pastelería creativa, joyería y abalorios, cervezas y quesos artesanales, kits para montar tu propio huertecito, carvado de sellos, organización de eventos, cuadros la mar de originales en punto de cruz, trabajos en madera, jabón, lana, trapillo, papel, cartón, fimo, goma eva y cualquier otro material imaginable. Todos muy profesionales y con stands súper originales y llenos de coloridos productos.

Expositores

El lugar

El evento se celebró en el Palacio Neptuno de Madrid. No había estado nunca y me quedé encantada. Un sitio superbonito, de varias plantas, con una preciosa y llamativa cristalera en el techo, que daba destellos de color al hueco central. Tengo que decir, además, que la organización del local era muy buena, permitía ver todos los puestos con sólo un par de vueltas, sin sensación de agobio y con servicios y aseos muy a mano.

Lugar

Las compras

Creedme si os digo que era una locura. Intentaba controlarme, especialmente al principio, pero era todo tan chulo, y se me ocurrían tantas cosas que podía hacer, que era muy difícil resistir las tentaciones. Finalmente me compré algunas cosillas, más de las que mi apretado presupuesto me permite, pero espero sacar un gran partido de ellas y mejorar mis pequeñas creaciones.

  • Un par de metros de una cinta preciosa de tela, de Sweet Sixteen. Me encantó por los mensajes tan positivos que lleva: “sigue tu pasión”, “ama lo que hagas”… Esto fue lo primero que compré, lo recuerdo bien porque estaba tratando de resistirme y me dije: “venga, no he venido aquí para no comprar nada… un detallito”. Luego ya perdí la cuenta…
    DiY02
  • Un montón de abalorios plateados (y unos pocos dorados), de Little Picknick. Tengo intención de colocarlos como decoración en los mitones, pero también los veo para posibles pulseras, o incluso algunos pendientes (mi otra asignatura pendiente, ¡valga la redundancia!). Os muestro aquí algunas de ellas, pronto haré un pequeño inventario para que sepáis todas las opciones que hay para decorar vuestras prendas y accesorios.
    DiY04
  • Varios kits de papel scrap, de Zona Craft. Esto es un verdadero vicio. Un peligro para las locas de las manualidades y del material de papelería como yo. Compré tres, pero a puntito estuve de llevarme la tienda entera (no sólo los papeles: también washi tape, pegatinas, perforadoras…), porque todos eran muy originales y para todos tenía un uso concreto en la cabeza. Luego soy de las que le da pena utilizarlo (sólo porque me da pena que se terminen), pero espero darle buen uso y subir un post para mostrarlo.
    DiY03
  • Una preciosa lámina, de Lady Desidia, quienes también diseñaron la imagen oficial de la Feria DiY Show. Tenían láminas y varios artículos más, entre ellos unas preciosas lámparas de papel hechas con estas mismas imágenes. Cómo no, elegí la del gato (aunque no se parece al mío, este está demasiado delgado), pero todas ellas eran realmente bonitas. El marco es de Ikea, comprado al día siguiente de la feria, en otro ataque compulsivo del finde… La he puesto en el escritorio, junto al ordenador, para llenarme de inspiración cuando escribo los posts.
    IMG_2805

La conclusión

Tengo que admitir que uno de los motivos por los que fui a visitar el evento fue la intención de participar en él como expositora en futuras ediciones. Pero honestamente debo admitir que, al menos de momento, no estoy lista para un evento tan grande, ¡y tan profesional! Reconocerlo me da mucha energía para seguir trabajando muy duro y poder estar presente en este tipo de eventos que son muy divertidos e interesantes para darse a conocer como artesana.

Otro de los motivos era para conocer de primera mano cómo son este tipo de ferias. Había estado solamente en la que organizó la SVPAP en la navidad de 2012 (como expositora), y era pequeñita, por lo que quería saber cómo era una grande. Y la experiencia no ha podido ser mejor, estoy deseando poder visitar otra. El ambiente era muy cercano y familiar, el trato de las artesanas (eran casi todo mujeres) era muy agradable, amables y serviciales en todo momento a pesar de la gran afluencia de gente. Había talleres colectivos organizados por la propia Feria, y además en muchos puestos, estaban haciendo demostraciones de herramientas, técnicas y proyectos para que los visitantes pudieran ver de primera mano cómo se hacía.

En líneas generales, una experiencia muy positiva, sin duda repetiré en años venideros, aunque no pueda ser exponiendo, como visitante. Me quedo con el eslogan: “La feria donde lo bueno sale de ti mismo”.

¡Hasta el próximo post!

Principio de página