La lana del mes: Katia Love Wool

¡Hola a todas!

En el momento en que empiezo a redactar este post (principios de marzo) tenemos en Valencia la fabulosa temperatura de 28 grados. Una temperatura ideal para fallas, para la antesala de la primavera, pero nada adecuada para ponerme a hablar de “la lana del mes”, y mucho menos para la lana que he seleccionado, que es gruesa, mullida, y tan cálida, que puedo sentir su calor sólo con hablar de ella: es la Katia Love Wool.

Descubrí la Love Wool a través de un post que leí en el blog de Katia y tuve el placer de conocerla en mi primera visita a la tienda Ifil de Barcelona. Cuando la tuve en mis manos no pude evitar enamorarme instantáneamente de ella, por su textura, su tacto, sus preciosos colores y su grosor. No puedo evitarlo, amo las lanas gruesas, y ésta es, junto a la WAK The Wool, una de las lanas más gruesas que he visto. Para trabajar con ella se recomiendan unas agujas del 12 o 15, que son las más grandes usadas comúnmente.

Sus esponjosos ovillos tienen un peso de 100 gramos que incluyen 50 metros de lana, algo que parece poco, pero se debe a su grosor. Llevan una moderna etiqueta que incluye un código QR y que no resta belleza a las hebras de la lana.

Su gama de colores comprende 19 tonos súper bonitos. Destacan para mi gusto un amarillo que queda a caballo entre el lima y el mostaza, absolutamente precioso. Y también sus mezclas de color: hay un azul claro con hebras blancas que queda espectacular.

LoveWool

Tejer con ella es un gustazo, porque es muy homogénea, suave y firme. No se deshace a menos que se la trate con dureza y no se quiebra ni se agujerea fácilmente con la punta de la aguja. Como resultado, las prendas tejidas con esta lana son muy calientes, suaves, elásticas y con un fabuloso aspecto esponjoso que llama la atención de todas las miradas.

La composición de la Love Wool es 85% lana virgen y 15% de alpaca, una mezcla perfecta para que sea cálida y no pique en la piel. Las prendas tejidas con esta lana pueden lavarse a mano, a máquina (con programa delicado) y también en seco. Se deben secar en horizontal (sin utilizar secadora en ningún caso) y se pueden planchar a una temperatura máxima de 110 grados.

Pros de la Love Wool:

  • Su tacto. A pesar de su grosor, y de su composición, el tacto de la Love Wool es ultrasuave. Además, nada más tocarla percibes su calidez: es de las mejores lanas que hay para los inviernos más fríos.
  • Su grosor. Ostenta con orgullo su posición entre las primeras lanas en cuanto a grosor. Hay realmente pocas que puedan tejerse con agujas grandes y ésta es una de ellas. Para las amantes de las lanas gruesas como yo, ¡ésta es ideal!
  • Su resistencia. Muchas otras lanas de grosores y composiciones parecidas son fácilmente rompibles o se deshacen enseguida. No es el caso de la Love Wool, que es firme y a prueba de tirones. Además, puede lavarse y plancharse casi de cualquier forma, sin requerir cuidados demasiado especiales.
  • Su gama de colores. La belleza de casi todos sus tonos es indiscutible. Originales, coloridos, mezclados… Pese a esto, su gama de colores, como veremos más adelante, es también un contra.

Contras de la Love Wool:

  • Su precio. Es una lana realmente cara, aunque su calidad es indiscutible. Sin embargo, se queda fuera de los humildes presupuestos de muchas tejedoras.
  • Su gama de colores. Para ser tan bonitos son, sin embargo, pocos. Se echa de menos un morado, un azul marino…

Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.

¡Hasta el próximo post!

Principio de página