La lana del mes: Drops Fabel Print

¡Hola a todas!

¡Por fin se asoma el fresquito! Después de tanto calor, y tanto que deseábamos que hiciera calor en junio, ¿os acordáis? Pues ahora, al menos yo, estoy deseando que haga un poquito de fresquito para poder estrenar algunas de las prendas que he estado tejiendo para mí.

Hoy os traigo como lana del mes a la preciosa Drops Fabel Print. La vemos como ovillo y llama la atención, pero cuando la vemos tejida… ¡Es una maravilla! Al igual que la lana del mes anterior, la descubrí gracias al kit que compré en Senshoku (que estoy a punto de terminar y enseñar en un post próximamente).

IMG_3237

Sus ovillos vienen presentados con una etiqueta negra y no muy ancha para no tapar ni distorsionar la belleza de su hebra multicolor. Es una lana muy fina, de las más finas con las que he trabajado, para la que se recomiendan unas agujas del 2½.

Su gama de colores se compone de 27 tonalidades, lo cual es mucho, teniendo en cuenta que cada una de ellas es un armonioso conjunto de varios colores que hacen que cada prenda tejida con la Fabel Print sea especial y única.

Es una lana de aspecto esponjoso y delicado. El fabricante la recomienda para calcetas y prendas de bebés, pero personalmente creo que es ligeramente áspera para la piel de un bebé. Su composición es de un 75% de lana y un 25% de poliamida, por lo que más bien yo la recomendaría para prendas de otoño e invierno. Para mi gusto, pica un poco, pero ya sabéis que yo soy bastante delicada y tiquismiquis.

Fabel

Como curiosidad os contaré que la Drops Fabel Print tiene muchas hermanas, y me gustaría probarlas todas, aunque básicamente son idénticas, cambiando sólo la composición del color de su hebra. La familia se compone concretamente de cinco hermanas:

  1. Drops Fabel Print: la lana de la que estamos hablando este mes.
  2. Drops Fabel Uni Colour: tiene el color uniforme, existiendo 17 tonos.
  3. Drops Fabel Long Print: tiene 8 variantes diferentes, cada una de las cuales tiene varios colores en su hebra, pero están combinados de forma mucho más suave y armoniosa.
  4. Drops Fabel Spray Print: con sólo tres modelos, las variaciones del color son casi imperceptibles, pero una vez tejida, da un efecto jaspeado a la prenda.
  5. Drops Fabel Mouline: cuatro variantes componen la gama de la Mouline, cuya característica principal es que su hebra se compone de hilaturas de dos colores diferentes.

Las prendas tejidas con la Fabel Print requieren ser lavadas con un ciclo delicado a una temperatura máxima de 40º, sin utilizar suavizante. Se recomienda, además, secar las prendas en horizontal para evitar deformaciones.

Pros de la Fabel Print:

  • Su gama de colores. Llama la atención que haya 27, una enorme oferta para una lana que es en sí misma una explosión de color.
  • Su aspecto una vez tejida. Según la prenda que estés tejiendo, el conjunto de colores de cada ovillo va haciendo formas muy chulas y originales a lo largo del tejido.
  • Su singularidad. Las variaciones de color de su hebra hacen que cada prenda tejida sea única y diferente, incluso en las prendas pares como guantes y calcetines.

Contras de la Fabel Print:

  • Como todas las lanas Drops, es bastante inaccesible en cuanto a compra. Eso es algo que ya se ha comentado en otros posts de la Lana del Mes, aplicable a todas las lanas de esta marca.

Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.

¡Hasta el próximo post!

Accesorios tejeriles que te enamorarán

¡Hola a todas!

Hoy os traigo un monísimo post para comentaros algunos de los preciosos accesorios que existen para las aficionadas al knitting como yo. Porque ponerse a tejer no siempre es coger unas agujas y un ovillo de lana, no… hay un gran mundo detrás de todo ello y merece la pena conocerlo. Lo mejor de todos los artículos que os quiero mostrar es que son artesanos en su mayoría, hechos a mano por personas que aman esta afición a la que dedican tanto mimo.

El primer accesorio que os quiero mostrar es uno que me tiene enamorada por completo. Desde Asturias y completamente de forma artesanal, Barruntando ofrece unos maravillosos cuencos hechos de cerámica, cucos a más no poder, que sirven para sostener el ovillo mientras estamos tejiendo. ¿No son una monería? Tiene varios modelos, todos ellos preciosos, y además hace muchas otras figuras de cerámica: platos y tazas, reposacucharas, portavelas, maceteros, colgantes, figuras de animales… La razón por la que no me he comprado uno de estos cuencos ya, es que uno de mis gatos es muy aficionado a tirar cosas al suelo y como me rompiera uno de estos cuencos tendría que matarle por semejante crimen…

Barruntando

Las iluminadas agujas de tejer de Needle Lite son súper originales. Están pensadas para tejer con poca luz, y francamente creo que son muy útiles, dado que yo tuve que poner un punto de luz junto al sofá en mi casa, con el fin de no quedarme ciega mientras tejía prácticamente a oscuras. Tienen de varios tamaños y también de crochet. Además, la luz es muy tenue pero suficiente, así que no dañan ni cansan la vista en la labor.

il_570xN.120097969

Las fundas y estuches da Kathleen Murphy son una gozada. Para las knitters ofrece un estuche para guardar las agujas, hecho a mano, que es la mar de cuco. Se puede elegir el color de las telas, la cinta, los bolsillos interiores… y tendrás una preciosa funda donde llevar a todas partes tus agujas, o donde tenerlas guardadas en casa.

Estuche

Las agujas mega gigantes de Loopy Mango son para tejer a lo grande. No puedo imaginar una hebra tan gruesa para tejer con estas agujas, pero se me ocurren mil ideas que llevar a cabo con ellas, porque siendo tan grandes se debe tejer una alfombra, por ejemplo, en menos de una hora (obviando lo que debe costar sostenerlas por su peso, claro). Para que os hagáis una idea, las agujas más grandes con las que he tenido el placer de trabajar son las del 15. Las de la imagen inferior, ¡son del 25!

il_570xN.312352187

It’s Vera ofrece una especie de anillo cuya función es mantener ordenada la hebra de lana mientras vas tejiendo. Los bordes están redondeados para no dañar las lanas y además está delicadamente estampado en relieve, haciéndolo todavía más bonito. Esta artesana canadiense además hace broches, colgantes, anillos y otro tipo de accesorios trabajados en plata.

il_570xN.308061443

El pequeño artilugio de Ewe Blue Bird puede falcarse a la mesa y sirve para recoger el ovillo cuando se ha desmadejado. Un artículo realmente útil, sobretodo para las tejedoras que tienen gatos que están esperando al mínimo descuido para lanzarse sobre el ovillo.

il_570xN.606056728_22x9

Y lo de los marcadores, es un tema aparte. Los marcadores (os estoy preparando un post muy chulo sobre ellos) son pequeñas piezas que se usan para ubicar un punto concreto en la labor que necesitas usar como referencia. En breve os explicaré más, pero viendo las imágenes a continuación, dan ganas de comprárselos todos aunque una no sepa muy bien cómo utilizarlos. He puesto únicamente seis imágenes, pero perfectamente podría haber puesto cien, porque hay millones y a cada cual más original y bonito.

Marcadores

 

Además, hay algunos accesorios que, si bien no son útiles para la acción propiamente dicha de tejer, te enamorarán igualmente. Y es que en este pequeño mundillo, hay prácticamente de todo.

Tania, de Girasol-sol hace unos preciosos broches que simulan las dos agujas con la labor a medias y su correspondiente ovillo de lana. ¡Me muero de amor!

il_570xN.615056906_k12i

Max’s World hace algo parecido a lo anterior, pero en más versiones: no sólo hace broches, sino también pendientes y colgantes con forma de ovillo y agujas… una auténtica cucada.

Maxworld

También hay infinidad de ilustraciones relacionadas, que pueden ser adquirida en formato lámina, funda de móvil, chapas…

Collage

Y lo mejor de todo, es que estas cosas tienen tanta vida y tanto movimiento, que van saliendo cada vez más y más. Espero hacer una segunda edición de este post en los próximos meses y traeros un montón de novedades.

¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: Katia Cotton Cord

¡Hola a todas!

Conforme llega el mes de marzo, empieza a mejorar el tiempo, las temperaturas son más suaves y dejamos de utilizar prendas de lana. Por eso, la lana elegida para este mes es la Katia Cotton Cord, fabricada en 100% algodón, pero con la particularidad de que es gruesa, algo no muy común entre los ovillos de este material. Siendo de algodón, es ideal para las prendas de entretiempo, porque quita el fresquito pero no te da calor ni agobia como lo haría una prenda de lana estos días.

Descubrí la Cotton Cord hace relativamente poco, cuando de cara al buen tiempo, empezaron a llegar éste y otros modelos a la tienda de lanas que queda cerca de mi casa. Lo primero que me enamoró de ella fueron sus alegres colores, especialmente para el verano. La vi, y en mi mente visualicé bolsos, neceseres y cestas (tengo que ponerme a aprender cómo se hacen) de colores muy vivos, ideales para los días de sol. Especialmente el lima, el amarillo y el coral… ¿pueden ser más bonitos? ¿no oís como dicen a gritos: “veraaaaanooooo, veraaaaanoooo…”? Además, y para las chicas más discretas, su gama de colores también incluye preciosos tonos arena, crema y gris, que conjuntan con casi todo y no pasan de moda. Le falta, sin embargo un lila o violeta, o el conocido radiant orchid, recientemente declarado el color de temporada. Para paliar esto, Katia tiene una versión de la Cotton Cord, llamada Cotton Cord Print, igualita que la original, pero con variaciones de color a lo largo de la hebra. El tono 104 cubre a la perfección la falta de violeta en su gama original, con una serie de matices preciosos.

Su hebra está compuesta por la unión trenzada de tres hebras de algodón normal, obviamente más finas. Esto hace que sea una lana fuerte, se pueden tejer con ella cestas que aguantan perfectamente de pie sin vencerse gracias a su consistencia. De hecho, en la web de Katia, proponen una serie de ideas chulísimas para usar la Cotton Cord:

CottonCord1

La Cotton Cord viene presentada en agradables y apetitosos ovillos de 100 gramos que invitan a las aficionadas al tricot a empezar cuanto antes a trabajarla. Al ser tan gruesa, las agujas recomendadas son del 8 o 9. Las prendas tejidas con ella se pueden planchar y son lavables a un máximo de 30º en ciclos cortos. No se pueden secar en secadora, y siempre se recomienda que se sequen en posición horizontal.

En mi caso particular la compré en mi idolatrado color lima para tejer un bonito neceser de tamaño pequeño para llevar en el bolso, utilizando el punto de arroz. Está sin terminar, quiero ponerle un forro de tela original por dentro y un botón, pero quiero que veáis lo bonita que es y lo bien que está quedando:

CottonCord2

Pros de la Cotton Cord:

  • Su originalidad. Un ovillo de algodón 100% con hebra gruesa es algo no muy abundante y eso la convierte en única.
  • Su gama de colores. ¡Me tienen enamorada!
  • Su versatilidad. No es la típica lana con la que haces prendas, accesorios y poco más. No, la Cotton Cord nos permite hacer bolsos, neceseres, cestas, manteles, tapas para cajas, fundas para macetas, artículos decorativos y un sinfín de cosas más, se presta a prácticamente cualquier idea que tengamos en mente.

Contras de la Cotton Cord:

  • Su “rigidez”. Y lo pongo entre comillas, porque es un contra ínfimo. A menudo, cuando estás trabajando con ella, se resienten un poco las muñecas al tener que hacer más fuerza para tejer. Pero, tras unos minutos de descanso, se puede continuar sin problemas.

 

Y… ¡SORPRESA! Desde hoy, y hasta la próxima edición de La lana del mes (aproximadamente el 15 de abril), TODOS los turbantes tejidos con la Cotton Cord y Cotton Cord Print se quedan a un precio de ¡DIEZ EUROS! ¡Aprovechad y pedid el vuestro en el color que queráis!

 

Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.

¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: Drops Big Merino

¡Hola a todas!

El pasado mes os hablaba de la suavidad de la Merino Aran, diciendo que era muy suave, pero su composición no era merino 100%, sino un 52%. Hoy os quiero hablar precisamente de ella, de la pura sangre merino 100%: la Drops Big Merino.

La descubrí hace mucho tiempo, cuando empecé a tejer y compraba lana por internet al desconocer un poco dónde comprar en Valencia (teniendo una tienda de lanas debajo de casa… en fin). En aquellos tiempos, no sabía mucho de lanas, y pensaba que esa lana era mejor que la de un bazar chino precisamente por eso… porque una era de marca y la otra de un bazar. Sabía tan poquito de lanas, que la compré pensando que era gruesa (por aquello de Big Merino), y cuando la recibí me llevé la sorpresa.

Con el tiempo, y conforme he ido aprendiendo, me he dado cuenta de que es de las mejores lanas con las que se puede trabajar. Su hebra compuesta por la hilatura de varias hebras más delgadas, es de las más uniformes que he visto tanto en lo que respecta a color, como a grosor. Una prenda tejida con la Big Merino es prácticamente tela.

BigMerino2

Además, no es lanosa, con lo cual, ni pica ni da la sensación de ser agobiante. Su grosor no es considerable, como puede sugerir su nombre, sino más bien fina. Está recomendada para agujas del 5, con las que suelo trabajarla.

BigMerino1

Las prendas tejidas con esta lana se pueden lavar a máquina en ciclos delicados con una temperatura máxima de 40º. Asimismo se recomienda que se sequen en posición horizontal para evitar deformaciones.

Como curiosidad os quiero contar que Big Merino también es un enorme cordero de 15 metros situado en la ciudad de Goulburn, en Australia. Tiene una tienda de regalos en la planta baja y un muestrario de lanas en la segunda. Y además de poderse visitar por dentro, se puede subir hasta la cabeza y ver las hermosas vistas desde los ojos del gran cordero, conocido como Rambo por los lugareños. En la imagen, vemos a Rambo siendo trasladado:

rambo-on-the-street

Pros de la Big Merino:

  • Su relación calidad-precio. Las lanas merino, por sus composiciones y calidades, suelen ser bastante caras. Sin embargo, el precio de la Big Merino en comparación con su calidad, es realmente bueno.
  • Su suavidad. Huelga decir que siendo 100% lana merino, es la mar de suave. Además, la hebra es muy muy uniforme, algo difícil de lograr en lana.
  • Su aspecto una vez tejida. Especialmente cuando se teje en punto jersey (como el del mitón verde en la foto superior), la imagen es tan ordenada, tan pulcra, que invita a que uses esa prenda.

Contras de la Big Merino:

  • Su gama de colores. Tiene 20 colores que, aunque son francamente útiles (porque combinan con todo y son ideales para el invierno), para mi gusto son muy apagados. Le falta un verde vivo, un mostaza, un fucsia, un azul eléctrico… una lana tan bonita no puede perderse tantos colores.
  • Como todas las lanas Drops, es bastante inaccesible en cuanto a compra. Eso es algo que ya se ha comentado en otros posts de la Lana del Mes, aplicable a todas las lanas de esta marca.
Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.
¡Hasta el próximo post!

El cuello de Desiré

¡Hola a todas!

Hoy quería hablaros de un encargo que recibí poco antes de Navidad. Desiré, una chica que oyó sobre mi pequeña afición gracias a mi amigo Adrián, me pidió un cuello para regalárselo a su novio.

Siempre os digo que mis pequeñas creaciones se pueden personalizar de mil maneras, que me contéis vuestras ideas, que me deis referencias, qué tipo de prenda, dónde habéis visto una parecida… y a mí me encanta este proceso, recibir vuestras ideas, fotos y sugerencias, y proponer algunas nuevas, hasta que en algún punto, las dos encontramos el proyecto ideal. Y así pasó con Desiré.

Ella había visto algunos cuellos en varias tiendas y ninguno le terminaba de cuadrar. Quería uno calentito y gordito, con lo cual enseguida le recomendé una lana gruesa. Me dijo que quería que fuera holgado, pero no de dos vueltas, que quedara como arrugado en el cuello, y que fuera en dos colores. Al principio entendí que quería cada mitad de un color, pero enseguida me aclaró que las quería mezcladas. Y de repente, vi la luz. Tejer un cuello de dos hebras de lana, simultáneamente.

Ya había tejido anteriormente con dos hebras, exactamente para hacer el bolso de algodón, que necesita dos hebras para ganar consistencia, sin perder el toque suave y veraniego que le da el algodón. Y para este proyecto, si lo tejía con dos hebras que ya de por sí son gruesas, tenía que usar unas agujas XXL y enseguida pensé en las del kit de We Are Knitters, que son del 15 e ideales para este proyecto. Así que hice una pequeña muestra con otros colores para ver cómo quedaba y se la envié.

Muestra

Nos gustó mucho a las dos, así que me puse manos a la obra. Lo quería en tonos marrones, uno más claro que otro, y en cuanto recibí la lana, empecé a probarlo, ¡no podía esperar! Y el resultado me encantó:

Cuello1

Le envié las fotos y tras tener su visto bueno, lo empaqueté para regalo y quedamos para conocernos y entregarle el pedido. Me comentó que le había gustado mucho a su novio, y la verdad es que a mí también me encantó… Así es tal cual queda puesto:

Cuello2

Así que ya sabéis, cuando tengáis una idea en mente de cualquier prenda, no hay más que comentármelo, llegar a un consenso, y hacerla realidad… ¡para mí es muy emocionante!

¡Hasta el próximo post!

 

La lana del mes: Katia Merino Aran

¡Hola a todas!

Aquí estamos otro mes más con la lana del mes, la primera del 2014. Para este mes tan frío he elegido otra variedad de Katia, la Merino Aran. Como veis, soy una loca de la variedad Merino (2 de 3 lanas del mes tienen que ver con esta lana), pero es tan suave, y deja tan buenos resultados, que es imposible no enamorarse de ella.

Di con la Merino Aran cuando estaba mirando una lana de la que hablé anteriormente, la Merino Tweed, y me gustó enseguida. Si bien no es merino 100%, su mezcla deja un efecto muy suave, que no pica ni da la impresión de ser agobiante al llevarla puesta.

Quise aprovecharla para utilizarla en lugar de otra lana que solía utilizar, de la marca Drops, que como sabéis, es más inaccesible, y no estaba muy segura del resultado que me iba a dar. Pero estoy realmente satisfecha. Si bien la Drops anterior era 100% merino y eso es (creedme) mucha suavidad, la Merino Aran tiene un 52% de lana virgen merino superwash (es un proceso que le da a la lana mejor calidad, suavidad, regularidad y acabado) y un 48% de acrílico, y puedo decir que no se queda atrás en lo que a tacto se refiere. En la foto podéis ver una imagen de ambas, apenas se aprecian diferencias. Digamos que la merino 100% es un poco más suave, y su hebra es más uniforme.

Su gama de colores me encanta, tiene 32 colores chulísimos y llenos de vida, con los que se me ocurren mil cosas que hacer.

Su hebra es doble y trenzada, lo que dota a la prenda tejida de una uniformidad mayor que las lanas de una sola hebra. El grosor es medio, y las agujas recomendadas por Katia son las del 4½ o 5. Precisamente con agujas del 5 hago los mitones con esta lana, y los cuellos con agujas del 6½, y salen estupendamente. Es resistente, elástica, calentita, y en definitiva, una gozada.

Debe lavarse a temperatura igual o inferior a 30º y se puede utilizar secadora.

Pros de la Merino Aran:

  • Su suavidad. Pese a no ser merino 100%, la suavidad no tiene nada que envidiarle a ese tipo de lanas. Además, no pica nada.
  • Su presentación. En ovillos de 100 gramos, muy útiles y económicos.
  • Su gama de colores. Nada menos que 32 colores, entre los que hay tonos muy suaves o muy vivos, para hacer prendas más o menos atrevidas, al gusto de todo el mundo.
  • Su sensación de calor. Pese a ser una lana fina, es ideal para el invierno, los mitones quedan muy calentitos, aún incluso llevando los deditos al aire.

Contras de la Merino Aran:

  • Podría decir que no tiene ninguno, pero por no dejar este espacio en blanco, podría decir que su aspecto lanoso es, según criterios, un punto en contra. No tiene la uniformidad de una lana 100% merino, tiene algunos pelillos, muy típicos en todas las lanas, y esto hace que pierda la homogeneidad que tienen las hebras de la merino 100%.
Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.
¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: Katia Merino Tweed

¡Hola a todas!

¡Hace un montón que no escribo!

Pero la verdad es que tengo un montón de pedidos y estoy a tope con ellos. Además, el próximo viernes tengo previsto un pequeño showroom en el que enseñaré mis productos en petit comité y no puedo estar más contenta. Espero hacer un post muy completo de cómo va la velada, y qué conclusiones saco de ella.

Poro otro lado, he decidido que voy a publicar un post de forma mensual, alabando (o criticando) las cualidades de una lana determinada a la que llamaré “la lana del mes”. Este post será publicado hacia mediados de mes, y en algunas ocasiones, las prendas solicitadas con esta lana tendrán algún tipo de promoción o descuento. ¡Tenéis que estar pendientes!

La primera de las lanas de las que os quiero hablar es de la marca Katia, en concreto la Merino Tweed. No podría inaugurar esta sección con otra lana. ¡Es la reina indiscutible! Cada vez que tengo que enseñar las cosas que hago para mi pequeño grupo de clientas (cada vez más grande, ¡yupi!), en cuanto saco una prenda hecha con la Merino Tweed, sus caras se iluminan: “¡pero qué bonita es ésta!”

Y realmente lo es. El único color con el que he trabajado es el catalogado como 300 en su gama de colores, un gris muy claro, prácticamente blanco, con unas pequeñas motitas en colores negro, marrón y gris oscuro. Sin embargo, los demás colores incluidos en este modelo de lana son una pasada. Los podéis consultar en este enlace. Personalmente, me encantan los tonos azules y verdes. ¡No tardaré en probarlos!

Su hebra es fina y bastante uniforme en cuanto a grosor se refiere, está indicada para unas agujas de 5mm, pero se trabaja muy bien con ella con agujas de 6½mm, especialmente para hacer cuellos o prendas más grandes. Su composición es de un 51% de lana merino, 43% de acrílico y 6% de viscosa. Las prendas tejidas con esta lana pueden lavarse a máquina, a una temperatura máxima de 30º, sin utilizar lejía ni secadora. También se pueden planchar, a una temperatura máxima de 110º, pero por lo general no es necesario plancharla.

Se teje increíblemente bien con ella. Es muy suave, por lo que se desliza de forma fantástica por las agujas, y el proceso de tejido es muy cómodo y fluido. La hebra es bastante consistente, así que es difícil atravesarla con la aguja sin querer, o que se deshilache o se deshaga. Los tejidos quedan muy bonitos y originales, y conjuntan con casi todo gracias a su color y al de sus motitas. Supongo que con cualquier tono de la gama Merino Tweed pasará lo mismo.

Pros de la Merino Tweed:
  • ¿Puedo decir aquí TODOS los pros del mundo? Su increíble suavidad, su facilidad para trabajar, su relación calidad-precio, la accesibilidad para comprarla (se adquiere en casi cualquier tienda de lanas), su belleza, y el gran efecto que deja en las prendas que se tejen con ella.
Contras de la Merino Tweed:
  • Por decir alguna cosa en contra, aunque apenas sin importancia, en ocasiones alguna de las motitas sobresale demasiado, dejando un efecto parecido a cuando se salta un punto, pero escondiendo esta motita en la holgura del propio tejido, se disimula muy bien.

¡Hasta la próxima entrega!

Principio de página