La lana del mes: Drops Paris

¡Hola a todas!

Con el buen tiempo que tenemos ya en este mes de mayo, la lana seleccionada no podría ser otra que la liviana, suave y versátil Drops Paris. Los días de sol, de primeros paseos por la playa y por jardines, las terracitas… todos estos días piden a gritos prendas tejidas con algodón 100% como el que viene en los ovillos de esta lana.

Descubrí la Drops Paris cuando empezaba a aprender a tejer, y al ser pleno verano, quería algo ligero para un turbante o bien un pequeño neceser.

Paris01

Viene en originales ovillos alargados de 50 gramos. Al mirarla, pienso mucho en la frase “el algodón que se cree lana”, dado que por lo general, los ovillos de algodón son todos iguales: redonditos y pequeños, y éste viene presentado exactamente igual que un ovillo de lana normal, pero en miniatura.

Su hebra también es diferente a las del resto de ovillos de algodón en general. Lo normal es que la hebra del algodón sea muy fina, para poder tejer con agujas pequeñas (aproximadamente del 2 o el 3) y que el acabado sea fino, sencillo y liviano para meses cálidos. Sin embargo, la Drops Paris es más gruesa que los demás ovillos similares, pero sin perder ni un ápice del refinamiento y suavidad de los que gozan los algodones 100%. Nuestra lana del mes puede tejerse con agujas del 5, o incluso un poco más, quedando igual de fina y sencilla que sus hermanas más delgadas. El hecho de ser más gruesa le da ventajas sobre las demás porque abre un mundo de posibilidades que las otras no tienen. Por ejemplo, no sólo sirve para tejer prendas de verano y entretiempo, sino también para elaborar prendas de invierno para niños, como por ejemplo este conjunto para una princesita, tejido con la Drops Paris en su tono 6 – rosado intenso. Lo tejí con agujas del 4½ para que quedara más compacto y protegiera más del frío y me quedó precioso.

Kit niña

Su particular hebra está formada por pequeñas hilaturas de algodón que son claramente visibles una vez tejidas y creo que esto le da un toque de lo más original a la prenda, haciéndola todavía más bonita si la miramos de cerca.

La gama de colores incluye la nada desdeñable cifra de 45 colores, que dan para mucho, dado que abarcan desde los tonos pastel más dulces para los niños y bebés, hasta los colores más vivos para jugar con ellos y lucirlos tanto en prendas como en accesorios, en todas las estaciones del año.

Al ser 100% algodón, la Drops Paris se puede lavar a máquina hasta una temperatura de 60º y siempre se recomienda secar en horizontal, para que no se deformen las prendas por el peso.

Pros de la Drops Paris:

  • Su relación calidad-precio. Francamente, su precio es inmejorable. Es de los algodones más económico que conozco, y no tiene nada que envidiarle a otras marcas y modelos.
  • Su gama de colores. Teniendo más de 40, se puede tejer con ella todo tipo de accesorios que conjunten con prácticamente cualquier prenda que tengamos. ¡Las combinaciones son casi infinitas!
  • Su grosor. Siendo más gorda que sus hermanas de algodón, tiene muchas más posibilidades, dado que puedes, por ejemplo, trabajarla con unas agujas grandes (del 8, por ejemplo) y tejer un sueter caladito para el verano. Y también hacer conjuntos calentitos para el invierno con agujas más finas.
  • Su suavidad. Está especialmente recomendada para personas con piel sensible, ya que su material es tan suave que no irrita.

Contras de la Drops Paris:

  • La composición de su hebra. Si bien visualmente es preciosa, a la hora de trabajar con ella, por ejemplo, cosiéndola, se deshace con relativa facilidad y hay que rematarla bien para que no empiece a deshilacharse y se vean los extremos.
  • Como todas las lanas Drops, es bastante inaccesible en cuanto a compra. Eso es algo que ya se ha comentado en otros posts de la Lana del Mes, aplicable a todas las lanas de esta marca.

Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.

¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: Katia Merino Aran

¡Hola a todas!

Aquí estamos otro mes más con la lana del mes, la primera del 2014. Para este mes tan frío he elegido otra variedad de Katia, la Merino Aran. Como veis, soy una loca de la variedad Merino (2 de 3 lanas del mes tienen que ver con esta lana), pero es tan suave, y deja tan buenos resultados, que es imposible no enamorarse de ella.

Di con la Merino Aran cuando estaba mirando una lana de la que hablé anteriormente, la Merino Tweed, y me gustó enseguida. Si bien no es merino 100%, su mezcla deja un efecto muy suave, que no pica ni da la impresión de ser agobiante al llevarla puesta.

Quise aprovecharla para utilizarla en lugar de otra lana que solía utilizar, de la marca Drops, que como sabéis, es más inaccesible, y no estaba muy segura del resultado que me iba a dar. Pero estoy realmente satisfecha. Si bien la Drops anterior era 100% merino y eso es (creedme) mucha suavidad, la Merino Aran tiene un 52% de lana virgen merino superwash (es un proceso que le da a la lana mejor calidad, suavidad, regularidad y acabado) y un 48% de acrílico, y puedo decir que no se queda atrás en lo que a tacto se refiere. En la foto podéis ver una imagen de ambas, apenas se aprecian diferencias. Digamos que la merino 100% es un poco más suave, y su hebra es más uniforme.

Su gama de colores me encanta, tiene 32 colores chulísimos y llenos de vida, con los que se me ocurren mil cosas que hacer.

Su hebra es doble y trenzada, lo que dota a la prenda tejida de una uniformidad mayor que las lanas de una sola hebra. El grosor es medio, y las agujas recomendadas por Katia son las del 4½ o 5. Precisamente con agujas del 5 hago los mitones con esta lana, y los cuellos con agujas del 6½, y salen estupendamente. Es resistente, elástica, calentita, y en definitiva, una gozada.

Debe lavarse a temperatura igual o inferior a 30º y se puede utilizar secadora.

Pros de la Merino Aran:

  • Su suavidad. Pese a no ser merino 100%, la suavidad no tiene nada que envidiarle a ese tipo de lanas. Además, no pica nada.
  • Su presentación. En ovillos de 100 gramos, muy útiles y económicos.
  • Su gama de colores. Nada menos que 32 colores, entre los que hay tonos muy suaves o muy vivos, para hacer prendas más o menos atrevidas, al gusto de todo el mundo.
  • Su sensación de calor. Pese a ser una lana fina, es ideal para el invierno, los mitones quedan muy calentitos, aún incluso llevando los deditos al aire.

Contras de la Merino Aran:

  • Podría decir que no tiene ninguno, pero por no dejar este espacio en blanco, podría decir que su aspecto lanoso es, según criterios, un punto en contra. No tiene la uniformidad de una lana 100% merino, tiene algunos pelillos, muy típicos en todas las lanas, y esto hace que pierda la homogeneidad que tienen las hebras de la merino 100%.
Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.
¡Hasta el próximo post!
Principio de página