La lana del mes: DMC Goa

¡Hola a todas!

Me alegra volver a publicar los posts de la lana del mes, es de mis secciones favoritas, y como flamante retorno no podía elegir cualquier lana, tenía que ser una muy especial, así que no lo dudé un momento: la afortunada fue la DMC Goa.

Os contaré de ella que fue una lana que me gustó en foto y me enamoró en vivo. La vi en la sección de rebajas hace ya algunos meses de una página web, y su imagen ya te daba una idea de lo esponjosa y suavecita que era. ¡Tenía que comprarla! Y aunque tardé bastante en darle uso, estoy contentísima con el resultado.

Los ovillos de la DMC Goa son, como os digo, esponjosos, suaves, ovalados y muy apetitosos. Una tejedora que se precie los mira y se muere por generar prendas con ellos. Con un peso de 50 gramos, lo que más llama la atención es su hebra, gruesa y desigual, lo que le da un toque de artesanía, de no ser lana industrial áspera y regular. Además, cada ovillo goza varias tonalidades a lo largo de su hebra, lo cual la hace todavía más especial, dando un toque precioso a todas las prendas tejidas con ella. De este modo, en mi ovillo de muestra, la la lana era beige, combinada con tonos blancos. Por eso cuando la tejí, el ribete blanco le quedó fenomenal.

Para trabajar con ella se necesitan agujas del 6 o del 7, lo mismo que para trabajarla con ganchillo. Con un gancho del 6½ pude tejer un chulísimo sombrero vintage (que subiré pronto a la tienda online, porque ya tengo hecho otro listo para su distribución), que fue la maravillosa creación que salió como resultado de este ovillo tan precioso.

IMG_2786

La DMC Goa está compuesta en un 60% de lana y en un 40% poliéster, lo cual le da una agradable sensación suave que no molesta en la piel y que conserva todo el calor, dejando fuera el frío del invierno. Para lavar esta lana, es necesario hacerlo a mano, a una temperatura máxima de 30 grados.

La parte mala de esta lana, es que parece que está en proceso de descatalogación. Ya no aparece en la página web de DMC y está disponible sólo en algunas tiendas.

Pros de la DMC Goa:

  • Su grosor. El hecho de que sea desigual es una de las cosas que más me gusta. Supongo que hay gente que prefiere una hebra homogénea, pero a mí este tipo de lanas, que parece tan artesanal, me chifla.
  • Los colores de su hebra. Otro de los pluses que va por gustos, pero a mí esto me encanta. Que se distingan varios colores da mucho juego.

Contras de la DMC Goa:

  • Su incipiente descatalogación. Parece ser que son los últimos ovillos que quedan de esta lana, así que ¡hay que aprovechar!

Puedes consultar última lana del mes publicada aquí.

¡Hasta el próximo post!

El retorno

¡Hola a todas!

¡¡Qué ganas tenía de decir esto!! Algo tan simple como “Hola a todas”, el inicio de casi todos mis posts. Y, ¿qué mejor día para hacerlo, que justo un año después? Un 14 de febrero cargado de sentimientos encontrados y de mucha ilusión.

Escribo esta entrada llena de emoción, después de haberme tomado un largo descanso (de la web, porque he seguido tejiendo y enviando pedidos a través de la tienda), después de preparar unos cuantos posts, después de arreglar todas las páginas, de reordenar los artículos de la tienda, de pensar y anotar grandes ideas y proyectos que me muero por llevar a cabo.

Sigo trabajando a tiempo completo y eso me deja muy poco tiempo para esta gran pasión. Pero con un poco de calma y organización, sé que puedo compaginarlo. Me gustaría, en primer lugar, responder a algunas preguntas que quedan en el aire.

¿Qué he hecho realmente durante todo este tiempo?

Como os decía, la tienda online ha seguido actualizada constantemente y activa, e incluso he recibido algunos pedidos personalizados por e-mail. Vamos, que no he parado de tejer y menos mal, porque es algo que me encanta, me distrae, me relaja y me entretiene. Y mientras tejía, me iban viniendo ideas para nuevos posts, nuevas secciones, nuevas campañas y mil cosas más que espero, poco a poco, poder llevar a cabo. Recientemente además, he estado adecuando algunas páginas de esta web, eliminando contenido y actualizando el existente para que tengáis el mejor de los servicios por mi parte.

He tejido tanto que he mejorado muchísimo mi técnica con el crochet. Cuando aparqué la web acababa de aprender a hacer amigurumis y ahora ya me lanzo a hacer todo tipo de cosas: gorros, accesorios, mantas y amigurumis de gran dificultad. ¡Me lanzo a la piscina con lo que sea!

¿Cuáles son los motivos que me han hecho volver?

¿Es correcto decir que tenía un mono tremendo de volver a escribir? Sé que tengo poco tiempo, sé que llego a casa cansada, y que además ahora viajo mucho, pero constantemente se me han ido ocurriendo ideas que he tenido que ir deshechando por falta de tiempo. Ahora no quiero hacer eso, quiero ir anotándolas y preparando poco a poco su desarrollo.

Además, todo lo que he ido aprendiendo en cuanto al ganchillo me ha hecho querer tener la web y la tienda llenas de cosas bonitas.

¿Cuáles van a ser las novedades?

  • Aparecerán nuevas secciones: como adelanto os diré que ahora me he aficionado a los libros de patrones y me gustaría hablaros de ellos.
  • También habrá nuevos productos: tal y como mencionaba antes, he evolucionado mucho y habrá muchas más cositas. ¡Tenéis que estar pendientes!
  • Las redes sociales tendrán mayor movimiento: estarán actualizadas al minuto con todo lo nuevo que vaya teniendo.
  • ¡Y muchas más sorpresas! Códigos de descuento, sorteos, concursos… ¡Todo a su debido tiempo!

¿Cómo funcionará la web a partir de ahora?

Exactamente igual que antes, sólo que me tomaré las cosas con más calma. No quiero sentir la presión de tener que escribir, quiero hacerlo por pura pasión, que es lo que me mueve a tejer. Sigo atendiendo vuestras peticiones en el e-mail y sigo actualizando la tienda online, subiendo todo lo que voy haciendo, que recientemente es poco porque apenas me queda tiempo tras vuestros encargos que por cierto, me hacen tan feliz.

¿Qué necesito por vuestra parte?

No debería pedir nada, pero debo admitir que necesito paciencia. Esto me llena de ilusión, es inevitable, pero también quiero hacerlo libremente, sin sentirme obligada, porque ésa fue precisamente la sensación que me hizo aparcarlo por un tiempo. Tengo mil ideas en mente y quiero llevarlas todas a cabo, pausadamente, alegremente, a mi ritmo y al vuestro.

Y os dejo con otra frase que me moría por deciros:

¡Hasta el próximo post!

8 motivos por los que debes empezar a tejer

¡Hola a todas!

Hoy os traigo un post cargado de razones por las que deberíais empezar a dedicaros a un arte tan bello y útil, como relajante y desestresante. Y cuando digo tejer, también me refiero a hacer ganchillo, a lo que ya estoy completamente enganchada (valga la redundancia), porque tiene exactamente los mismos beneficios.

Realmente podría daros cien mil razones para coger las agujas y empezar a crear lo que sea, y más yo, que es una de mis pasiones, pero creo que os voy a dar las ocho más importantes. Así que, ¡allí voy!

  1. Porque relaja. Y ya sé que parece un tópico, pero es verdad. Llegas a casa de un día horrible en el trabajo, estás sola, y coges las agujas y el ovillo y poco a poco, pim pam… Se te pasan todos los males. Eres capaz de dejar la mente en blanco, o bien hacerlo mientras escuchas música o ves la tele, y cuando quieres darte cuenta, han pasado un par de horas… ¡como si hubieran sido 5 minutos!
  2. Porque ordena la mente. Sentarse a tejer no sólo relaja, y te da la opción de dejar la mente en blanco; también te da para concentrarte y pensar en cosas que te preocupan o te interesan y arreglarlas mentalmente, o hacer planes, o solucionar problemas, o generar ideas…
  3. Por el placer de crear. Terminar una labor y que de tus manos salgan cosas reales, cosas que te puedes poner, y que además ¡son bonitas! Es una maravilla. Es algo único, porque lo has hecho tú misma.
  4. Por el gusto de llevarlas puestas. Es todo un orgullo salir a la calle luciendo una de tus creaciones. Y lo mejor es cuando te preguntan: “¿dónde lo has comprado?” La satisfacción de contestar “Lo he hecho yo”, no tiene precio.
  5. Porque engancha. Por regla general, una vez empiezas y le coges el truco… ¡no puedes parar! Es un sinfín de buscar más y más patrones que te gusten y que puedas llevar a la realidad.
  6. Porque motiva. Porque de tus manos pueden salir cosas que impresionan a los demás, que pueden cambiar la decoración de tu casa, y todas esas razones te levantan el ánimo y te dan motivación.
  7. Porque también es una actividad social. Una vez entras en este pequeño mundo, ya no puedes salir. Siempre estrechas lazos sociales: bien con tu familia (madre, abuela…) que también teje y te puede enseñar, o puede recuperar su vieja afición. O bien porque encuentras a otras personas con las que compartir aficiones, trucos, tiendas…
  8. Porque siempre va a más. Aprendes a tejer a dos agujas: empiezas con el punto bobo, sigues con el punto jersey, y ya te lanzas al punto de arroz… Y cuando orgullosa ves la cantidad de técnicas que has aprendido, te tiras a la piscina y empiezas con las agujas circulares, ¡donde no hay que coser! Y este suma y sigue no tiene fin…

Mi principal motivo (como ya os conté en el post cómo aprendí a tejer) fue el dominar una técnica que parecía interesante pero que no era capaz de aprender por mucho que mi pobre abuela se esforzara. En aquél momento me llamaba la atención, porque parecía realmente sencillo, pero se me hacía un poco cuesta arriba. Y entonces no sabía todos los beneficios que me aportaría, no sólo por mi pequeño negocio, sino por lo más importante, por los beneficios personales que me aporta, por equilibrar mi salud mental, por mantenerme entretenida, y por engancharme a una afición que no pienso soltar nunca.

¡Espero que os haya gustado! Y que comentéis también los motivos por los que vosotras empezasteis vuestra afición, sea la que sea.

¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: SMC Tweed Deluxe

¡Hola a todas!

¿Recordáis cuando anteriormente sólo os traía lana del mes de las marcas Katia y Drops? Me enorgullece que cada vez más, voy ampliando mis horizontes laneros y os traigo diferentes marcas y modelos.

De este modo, la primera lana del mes de 2016 viene en esta nueva línea de nuevas marcas y modelos listos para descubrir. Y un gran ejemplo de ello es la SMC Tweed Deluxe, una preciosa y original lana perfecta para los complementos de invierno.

Pertenece a la marca Schachenmayr, de quien ya habíamos hablado anteriormente en otras lanas del mes.

La SMC Tweed Deluxe llegó a mis manos a través de una súper oferta lanzada por las chicas de Sweet Sixteen Craft Store, y me atreví a realizar un pedido lleno de lanas nuevas para probarlas todas. Mientras navegaba por su web, una de las lanas que más me llamó la atención fue ésta, por la originalidad que desprendía incluso desde una sencilla foto en una página web.

Y es que sus ovillos vienen presentados en vistosas madejas que dejan ver su preciosa hebra multicolor, con un peso de 50 gramos y unos 80 metros de lana. Su curiosa hebra consta de una hilatura de un color, que queda como cubierta por otras hilaturas de un color diferente, como una larga red que va cubriéndola a lo largo de toda su longitud. Y da lugar a maravillas como ésta:

IMG_8320

Está compuesta de una heterogénea combinación de lana (32%), alpaca (54%) y poliamida (14%), lo que explica su tacto ligeramente áspero, capaz de irritar a las pieles más sensibles, aunque fácilmente tolerable para la inmensa mayoría.

La gama de colores de la Tweed Deluxe se compone de un precioso abanico de 12 tonos o combinaciones de colores para todos los gustos. Aunque algunos en mi opinión son un poco raros, habría que verlos en una prenda para corroborar su belleza y armonía.

Su aspecto tejida es una maraña de color y pelo que inspira calidez y rememora agradables inviernos. Y las prendas que se tejen con esta lana deben lavarse a un máximo de 30 grados, preferiblemente a mano, y secar en horizontal.

Las agujas recomendadas para trabajar la Tweed Deluxe son las del 6, aunque su original hebra permite un tejido fácil con las de 5 o 7mm.

Pros de la Tweed Deluxe:

  • Su aspecto. Es preciosa, tanto en el propio ovillo, como una vez tejida. Inspira calidez y agradables pensamientos invernales.
  • Su originalidad. No conozco otra lana tan original, con una hebra cubierta por otra de un color diferente.

Contras de la Tweed Deluxe:

  • Su escasa fluidez. Es un poco áspera al trabajar con ella, y también un poco peluda, y eso hace que tejer con ella sea ligeramente complicado
  • Su precio. A pesar de lo bonita que es, de su calidad y de su composición, no se justifican los casi 6 euros que cuesta cada ovillo.
  • Su inaccesibilidad. Al ser una lana extranjera, es relativamente difícil encontrarla en tiendas españolas (físicas y online).

Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.

¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: Katia Artico

¡Hola a todas!

Vengo con mucha demora, el post debería haber sido publicado hace unos días, pero desde que empecé hace un mes y medio una nueva etapa profesional, apenas tengo tiempo de nada. En cuanto esté acomodada en mi nuevo puesto, espero que todo vuelva a la normalidad, en la medida de lo posible.

A lo que íbamos… ¡toca lana del mes! Y con el frío que está haciendo estos días, el cuerpo me pedía una lana gruesa, esponjosa y calentita… y los ojos se me fueron a la Katia Artico, ¡os encantará! ¡Y no está nada mal como broche final del año a las lanas del mes!

Lo primero que llama la atención de esta lana es el enoooooorme tamaño de sus ovillos. Comparados con ovillos de lanas gruesas normales, ¡son gigantes! Y si los comparamos con una moneda de euro… El euro parece un débil centimillo.

IMG_5353Y es que los ovillos de la Katia Artico contienen nada menos que 200 gramos de lana, repartidos en 100 metros de lana realmente gruesa. Para una tejedora, sostener y contemplar uno de estos ovillos es soñar pensando en la increíble cantidad de cosas que se pueden hacer con él: desde cuellos calidísimos hasta enormes mantas bajo las que guarecerse en el sofá.

Llegó a mis manos cuando iba buscando una lana extragruesa para tejer un cuello sin tener que recurrir a lanas buenas, pero más inaccesibles, como la WAK The Wool (pincha para leer su review). En la tienda de lanas del barrio me recomendaron sin dudar la Katia Artico y aluciné con su tamaño, su tacto, y sus posibilidades. Su aspecto es ligeramente trenzado, como si tras trenzar las hebras se hincharan y disimularan esta técnica, haciéndolas una sola.

Su composición es 100% acrílico, lo cual la sitúa en la frontera entre el amor y el odio de las que amamos la lana, y las que la odian porque les causa molestia en la piel. El acrílico no sólo no irrita, también es más fácil de lavar y es más ligero, y supongo que en ello pensaron sus creadores.

La gama de colores de la Katia Artico se compone de 23 tonos, lo cual no está nada mal si tenemos en cuenta que las lanas tan gruesas siempre salen al mercado con poca variedad de color. Incluye opciones para todos los gustos: cálidos y fríos, llamativos y suaves. ¡Todo el mundo contento en invierno!

Su grosor hace que para trabajar con ella se utilicen agujas del 10 o del 12, que aunque puedan ser un poco molestas por su tamaño y peso, la ligereza de esta lana hace que el trabajo sea muy fluido. Y su aspecto una vez tejida, no puede ser más cálido, esponjoso y apetecible, ¡no diga invierno, diga Katia Artico!

descarga

Las prendas tejidas con la Katia Artico pueden lavarse a máquina, a un máximo de 30 grados, e incluso se pueden planchar a baja temperatura.

Pros de la Katia Artico:

  • Su grosor. No es el típico ovillo de hebra gruesa, es de hebra ¡MUY GRUESA! Y eso es una pasada.
  • Su calidez. La capacidad de retener el calor de esta lana es indiscutible.
  • Su relación calidad-precio. Sin olvidar que es una lana acrílica, su precio es muy razonable: ronda los 7 euros, ¡por 200 gramos de lana!
  • Su gama de colores. Una gama de colores nada despreciable para una lana tan gruesa, cuya variedad tonal suele ser más bien escasa.
  • Su aspecto. Es una hebra trenzada, que sin embargo, parece una sola.

Contras de la Artico:

  • Su composición. Si bien su precio y su peso son muy buenos, no deja de ser una lana acrílica, muy amada por los alérgicos, pero de fabricación realmente económica.

Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.

¡Hasta el próximo post!

Viajar con tu labor

¡Hola a todas!

Agosto es el mes de las vacaciones de casi todo el mundo (entre los que me incluyo, aunque personalmente prefiero Septiembre, pero ése es otro tema), y hoy os vengo a hablar en este post de algunos consejos para pasar las vacaciones y llevar con nosotras nuestra labor.

A priori, los principales consejos de forma general son dos:

  • Llevar la labor empezada, porque hace mucho más visual el hecho de que llevamos agujas, sí, y son puntiagudas, sí; pero las estamos usando para fines pacíficos.
  • Hacerlo natural, y con esto quiero decir que no lo hagamos ultra evidente y llevemos una bolsa en la mano que sólo lleve la labor y sobresalgan las agujas. Si llevamos un bolso, o una mochila, con la documentación, el móvil, lo necesario para viajar y la labor, será mucho más sencillo que pase desapercibido en cualquier tipo de control.

En avión

Como es comprensible, lo más delicado a la hora de viajar es el avión. ¡Cuánta gente ha tenido que dejar sus agujas en tierra! Lo mejor es facturarlas, pero si sólo llevamos un bulto o el viaje es tan largo que queremos practicar en el vuelo, hay una serie de trucos que nos ayudarán. Aunque en grandísima medida, todo depende del empleado del control de acceso: como habréis comprobado, algunos son más permisivos y otros te hacen quitarte hasta los calcetines. No obstante, lo mejor es buscar información en la página web de la línea aérea correspondiente para saber si es posible o no llevarlas encima y de qué manera.

Obviamente y como medida de precaución, es recomendable que no nos llevemos nuestras agujas más preciadas, sino algunas que nos sirvan igualmente pero que sean más económicas o comunes, por si se da la terrible circunstancia de tener que dejarlas en el control y perderlas así para siempre. En este momento imagino la casa de un empleado del control de acceso con una infinita variedad de agujas de todos los tamaños, tipos y colores… ¡y lo que no son agujas!

Lo más importante en estos casos es que las agujas no llamen la atención, por lo que no deben ser muy largas; así que lo recomendable es que sean agujas cortas, y para no fallar, que sean de doble punta o circulares, que son mucho más pequeñas y discretas. En cuanto a materiales, todas se ven por el detector… pero mejor si son de madera o plástico, las metálicas son más llamativas. La Maison Bisoux apunta a un gran truco que es introducirlas en estuches para que parezcan lápices (con más lápices y bolis, para darle más realismo) y pasen desapercibidas.

Las tijeras es mejor dejarlas en casa, porque es casi imposible que pasen el control, incluso teniendo punta redondeada. Algunas líneas aéreas permiten las tijeras medicinales para cortar las uñas de los bebés, y quizá ese tipo de tijeras nos sirvan, pero en momentos de extrema necesidad, seguro que cortamos la hebra con algún otro instrumento que tengamos en nuestro lugar de vacaciones.

Las agujas de ganchillo tienen una forma demasiado evidente para hacerlas pasar por lápices u otros utensilios, por lo que es más difícil que pasen un control. No obstante, quizá el mismo truco anterior para un ganchillo hecho de madera, quizá funcione.

Las agujas de coser también son consideradas pequeñas armas, incluso las de plástico, por lo que o bien las disimulamos en un estuche, o las escondemos bien entre la ropa donde pasen lo más desapercibidas posible. Podemos incluso colocarlas por dentro, entre la propia maleta y la cremallera. ¡Esto son técnicas superiores de camuflaje! Y, de ser descubiertas, disimular y decir que debieron caerse ahí.

En tren

El tren no suele tener controles, salvo en casos puntuales, y en la mayoría de los casos no se retiran las agujas de tejer ni de crochet; ni tampoco las tijeras. No obstante, es mejor seguir las recomendaciones estipuladas para viajar en avión, por lo que pueda pasar.

En barco

Viajar con tu labor en un barco o en un ferry no suele suponer ningún problema. En empresas como Balearia, se estipula que no se puede viajar con armas u objetos susceptibles de ser considerados como tal, pero ni siquiera se hace referencia a unas tijeras, por lo que es sencillo viajar con nuestras agujas.

En coche o autobús

El coche parece un método de transporte libre y realmente lo es, pero tejer mientras se viaja en él es peligroso al considerarse las agujas un objeto punzante potencialmente dañino en caso de accidente o colisión.

Es obvio que no tiene por qué pasar nada y que cada uno hace lo que quiere en su coche (siempre y cuando no esté conduciendo, claro), pero si la policía nos encuentra tejiendo o con las agujas en el habitáculo, nos recomendarán que las almacenemos en el maletero y en algunos casos, incluso es posible que nos multen.

Lo mismo ocurre si viajamos en autobús o autocar.

 

¿Tenéis alguna experiencia que compartir al respecto? ¿Os han retenido las agujas en un control?

 

Os recuerdo que durante el mes de Agosto no habrá más posts, pero la tienda seguirá activa y a pleno rendimiento, dado que iré subiendo todos los accesorios y amigurumis que vaya haciendo.

¡Nos vemos en Septiembre!

¡¡Que tengáis unas felices vacaciones!!

playa

Qué llevar en tu inseparable kit de tejer

¡Hola a todas!

No sé si alguna vez os he contado que en mi día a día tengo una inseparable amiga que siempre llevo encima. Es mi bolsita con mi kit de tejer. Y en este post os vengo a contar qué hay dentro, para animaros a hacer una checklist si decidís llevarla también con vosotras.

Yo suelo llevarlo todo en una tote bag (una bolsa de tela), que va casi siempre conmigo, incluso entre semana, la llevo al trabajo porque siempre tengo un huequito en la hora de comer.

No obstante, esta bolsa es especialmente útil para lo que yo llamo “emergencias”: metros o autobuses que se retrasan, momentos inesperados de aburrimiento, o largas esperas en la consulta del médico, por ejemplo.

En realidad, tengo varias bolsas de tela y un par de ellas tienen labores a medias, por lo que suelo ir alternando. Sin embargo, cuando llevo encima una tote con mi kit de tejer, siempre van las mismas cosas dentro. Son las siguientes:

  • La labor en sí. Primero y principal, lo que hay que llevar son las agujas con la labor empezada, eso es obviamente primordial.
  • Un pequeño neceser. Incluye lo necesario (valga la redundancia):
    • Unas tijeras: indispensables para terminar las labores.
    • Varias agujas de costura: porque a veces terminas la labor y aunque coser es lo que más odio, hay días que me vengo arriba y sale mi vena costurera y unas veces utilizo las de plástico y otras las más finas de metal, según necesidades.
    • Una cinta métrica: ocupa realmente poco espacio y es muy útil para un gran número de patrones que indican que tejas hasta cierta longitud.
    • Unos cuantos marcadores: perfectos para indicar las vueltas en crochet y en tejidos circulares.

Y a veces, suelo incluir también:

  • Un ganchillo y un poco de algodón, por si me da por innovar y hacer alguna cosilla.
  • Un ovillo de lana alternativo, por si el momento “emergencia” se alarga demasiado.

Esta bolsa, dependiendo del tamaño de las agujas, no suele ocupar mucho espacio, y al ser una tote bag, se lleva cómodamente colgada del hombro sin que moleste ni pese mucho. Además, como normalmente llevo a diario la comida al trabajo, no me cuesta nada incluirla en la bolsa. A veces incluso, me cabe dentro del bolso.

¿Hay algo que se me pasa, que vosotras añadiríais?

¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: DMC Natura Just Cotton XL

¡Hola a todas!

Ya hacía mucho tiempo que tenía muchas ganas de trabajar con la hermana mayor de la Natura Just Cotton. ¿Os acordais que fue la lana del mes hace justo un año? Lo lógico era que en el aniversario de su presentación, la lana del mes fuera su familiar más directa: la DMC Natura Just Cotton XL.

Sus ovillos son como una versión aumentada de su hermana menor, casi idénticos salvando el tamaño. Vienen presentados con la misma etiqueta equivalente y con un peso de 100 gramos, que incluye aproximadamente 75 metros de lana, o algodón, en este caso.

A grandes rasgos, como os digo, es prácticamente igual que su homóloga menor, con la obvia diferencia de que es más grande. Compuesta de varias hilaturas más pequeñas que conforman su gigante hebra, el aspecto que tiene es el de un ovillito de algodón aumentado. Y una vez tejida, es exactamente igual: como una variante inmensa de una prenda tejida con algodón fino. Tan original como bonita. Con la Natura Just Cotton XL he tejido una pera de amigurumi que además de ser preciosa, tiene el puntazo de ser casi a tamaño real (y digo casi, porque es un poco grande, pero yo he visto peras así de grandes). ¿Veis el resultado? Una auténtica monería.

JustCottonXL1

Os adelanto que esta pera estará disponible muy pronto en la shop online en una nueva sección de Amigurumis :)

La Natura Just Cotton XL está compuesta de 100% algodón, como su propio nombre indica. Su aspecto es mate, lo que dota de originalidad a las prendas, y también muy suave, demostrando la calidad de sus materiales. Tejer con ella es una gozada en cuanto a solidez (su hebra rara vez se deshilacha o se descompone mientras la trabajas) y en cuanto a fluidez, es increíblemente rápida sobre las agujas, a pesar de ser tan gruesa.

Las agujas recomendadas para trabajar con ella son las del 6, y para ganchillo, del 6 o 7, aunque yo tejí la pera sin ningún problema con un ganchillo del 5. ¿Veis la novedad? A partir de ahora, las lanas del mes también incluirán sus medidas recomendadas de ganchillo.

JustCottonXL2

Su gama de colores se compone de 30 tonos que comprenden prácticamente todo el abanico de gustos de cualquier tejedora: colores vivos, apagados, alegres y pasteles. A estos 30 tonos hay que sumarles los recientes 8 colores de la colección Yummy, que como su propio nombre propone, son increíblemente apetecibles.

Las prendas tejidas con la Natura Just Cotton XL deben lavarse a 30 grados y se pueden planchar a un máximo de 110 grados.

Pros de la Natura Just Cotton XL:

  • Su gama de colores. Aunque 30 no son muchos para un ovillo de algodón (suelen tener más), no está nada mal porque incluye colores para todos los gustos… ¡y además los Yummy!
  • Es compacta. Con otros ovillos compuestos por hilaturas más finas, es muy normal atravesarlos sin querer con las agujas. Esto no suele ocurrir con la Natura Just Cotton XL.
  • Su originalidad. Rara vez se ve un ovillo de algodón tan grande y tan parecido a los pequeños.

Contras de la Natura Just Cotton XL:

  • Su relación calidad-precio. Es algodón muy bueno y de calidad. Pero quizá su precio (unos 7-8 euros) es demasiado elevado y poco asequible para muchas tejedoras.

Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.

Por cierto, os quería comentar que el próximo mes estaré de vacaciones, y aunque la web seguirá operativa y podréis seguir haciendo pedidos, no habrá post de la lana del mes. ¡No os perdáis el de septiembre!

¡Hasta el próximo post!

Lanas recicladas

¡Hola a todas!

Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra hoy, os invito a que leáis este interesante post que habla sobre lanas recicladas. Pero un momento… ¿las lanas se pueden reciclar? ¿de qué manera?

Cuando uno piensa en reciclar lana, a priori se imagina deshaciendo una prenda tejida para reutilizar la lana en otra prenda. Esto en sí es reciclar, pero esta lana puede estar tan utilizada que no merece la pena volver a usarla. Hay procesos caseros, que consisten en deshilachar, lavar con cuidado, dejar secar a la sombra y ovillar, que pueden mantener en cierto modo la calidad de la lana usada en una vieja prenda para hacer una nueva. Sin embargo, la lana resultante suele ser ruda, débil y áspera y no es recomendable usarla para prendas que uno se vaya a poner, porque irritan la piel.

El proceso correcto de reciclaje consiste en aprovechar los restos que se generan en el proceso de transformar las fibras en ovillos. En general estos restos son deshechados, pero pueden conservarse con el fin de convertirlos en un nuevo ovillo. Obviamente estos restos son hebras débiles y cortas que necesitan pasar de nuevo por la cardadora y en ocasiones, requieren de hebras adicionales que ayuden a mantener la resistencia y firmeza de la lana. Por lo general, se le suele añadir algodón, nylon o lanas nuevas, que contribuyen a restar fragilidad a la lana cuando es tejida.

Posteriormente se tiñen y se ovillan, obteniendo como resultado una lana reciclada, eco-friendly y que contribuye al ahorro económico y al mantenimiento del medio ambiente.

Existe la creencia de que una lana reciclada nunca será tan suave, resistente y duradera como una lana nueva, pero con los avances y técnicas que se aplican actualmente, las diferencias son bien pocas y responden muy bien a los procesos de tejido.

Algunos modelos de lanas recicladas son los siguientes:

  • Drops ♥ You #5. Un modelo de lana no permanente, de carácter temporal, cuyos ovillos de 50 gramos se componen de 100% algodón proveniente de restos reciclados de otras lanas. Tiene un fabuloso precio aproximado de 1 euro por ovillo, y una preciosa gama de colores que incluye 18 tonos.
  • Schoppel Wolle Relikt. Presentada en ovillos de 50 gramos, esta lana se compone de un 70% lana virgen y 30% nylon. Procede de restos de otro de sus modelos (la Zauberball), a los que se le añade nylon para dotar de más resistencia a la lana. Está disponible en 9 colores.
  • Ellie’s Reclaimed Cashmere. Compuesta de 100% cashmere, esta lana proviene de prendas de ropa utilizadas que se han deshilado y sometido a un ecológico proceso en el que se han lavado con un jabón especial y se han vuelto a hilar asociando colores, dando lugar a originales ovillos con preciosos reflejos y tonos y haciendo que cada uno de esos ovillos sea único.

Sin embargo, hay otro modo de reciclar lanas, mucho más casero, que consiste en utilizar todos los cabos sobrantes para realizar algo nuevo. Ése es uno de mis proyectos pendientes, utilizar los pequeños trozos sobrantes de lana, los que no te dan para hacer ninguna pieza completa, y hacer con ellos pequeños cuadrados con el fin de montar una manta y utilizarla, por ejemplo, para habilitar una camita para mis gatos. ¡Espero conseguirlo este verano, con más tiempo libre!

¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: Boston Spot Color

¡Hola a todas!

En primer lugar tengo que pedir disculpas, porque tengo la página abandonada, y también el facebook. Entre las vacaciones y una situación personal delicada, no he tenido tiempo, aunque no hay excusa que valga. ¡Tengo que retomarlo!

Abril es el último mes en el que realmente podemos ponernos prendas de invierno (al menos así es en la mayor parte de España). Así que como despedida de las temperaturas frías hasta la próxima temporada, este mes he seleccionado la Boston Spot Color. Quería haber seleccionado una más liviana o de algodón, pero todavía no es el momento. ¡Estad pendientes para ello!

Lo primero que llama la atención es que ¡¡no es Katia ni Drops!! ¡¡Ni DMC!! ¡Otra nueva!

tumblr_mdgpp3kmFj1riiw1do1_400

Y eso es raro en mí, ¿verdad? Una tiene que abrir su mente y probar nuevas marcas de lana, que siempre viene muy bien. En realidad pertenece a la marca (¡allí voy!) Schachenmayr, un fabricante alemán en cuyo repertorio hay verdaderas joyitas que me muero por descubrir. Parece ser que es un modelo descatalogado, porque cuando busco información sobre ella, hay muy pocos resultados. En su página web ni siquiera aparece, aunque sí lo hacen sus allegadas hermanas Boston (a secas), Boston Mix, Boston Style y Boston Sun. Pero, de momento, centrémonos en la que nos importa.

La Boston Spot Color cayó en mis manos gracias a un súper descuento del que disfruté en la página web de Mummycrafts. No conocía esa lana ni esa marca, pero a ese precio tenía que probarla. Además, se parecía muchísimo a un jersey que me acababa de comprar en H&M y enseguida se me encendió la bombillita de hacerme algo a juego.

BostonSpotColor

Cuando la recibí, en primera instancia te enamoras de su variedad cromática. Ya hemos hablado de otras lanas multicolor, pero esta es especial porque no es que el color varíe de forma más o menos uniforme a lo largo de la hebra, sino que tiene como puntitos que marcan la diferencia de color. Es como si un artista hubiese soltado pinceladas al aire y las gotas de color hubiesen caído sobre el ovillo de forma aleatoria. ¡Puro arte!

Los ovillos de la Boston Spot Color son mullidos, de divertido aspecto multicolor pero con una hebra muy bien ordenada, que da pena deshacer. Traen 110 metros de lana en compactos ovillos de 100 gramos de peso. En su etiqueta se la imagen de un apetitoso gorro cuyo patrón se puede descargar gratuitamente en la página web.

Su tacto es muy suave y da la sensación de ser muy esponjosa. Al trabajar con ella, destaca su resistencia, especialmente porque hice un gorro con ella y al tejer en circular y reducir puntos al final hay que tensar un poco la labor y respondió fenomenal. Su composición es de un 70% acrílico y un 30% lana virgen, así que su roce con la piel no pica ni molesta. Se recomiendan unas agujas del 7 u 8 para trabajar con ella, de modo que su grosor es medio, adaptándose a todo tipo de gustos. Las prendas tejidas con esta lana deben lavarse a un máximo de 30º con un programa corto o delicado.

Su gama de colores es difícil de encontrar al no haber referencias en su página web. Sin embargo, en la tienda Celticove, de Reino Unido, he encontrado las siguientes opciones, que son bastantes para una lana multicolor, donde las variaciones se reducen mucho.

Fuente: Celticove

Fuente: Celticove

Una vez tejida, el aspecto de la Boston Spot Color es como una explosión de color sobre un lienzo blanco. Personalmente me inspira la sensación de un día de nieve, donde una prenda hecha con esta lana pondría la nota de color con cualquier equipación invernal. ¡Aunque, como veis, también conjunta a la perfección con los paisajes de Venecia!

BostonSpotCollage

Como os decía al principio del post, la familia Boston se compone de 4 hermanas:

  • Boston: La más sencilla de todas,  unicolor.
  • Boston Mix: La hebra varía de color, dando lugar a originales patrones que varían según la prenda y el punto utilizado.
  • Boston Sun: Muy parecida a la Boston, con la diferencia de que sus colores son más vivos, para las más atrevidas.
  • Boston Style: Tiene una hebra de poliester de un color diferente enrollada con la hebra de lana, dando un original efecto a las prendas tejidas.

Pros de la Spot Color:

  • Su tacto. A pesar de su composición, en gran medida acrílica, la sensación al tacto es suave, mullida y cálida.
  • Su resistencia. Incluso al tensarla para reducir puntos, rematar o coser, resiste como ninguna.
  • Su originalidad. Su variación de color a lo largo de la hebra no es la típica por fases, sino como gotas de color aleatorias.

Contras de la Spot Color:

  • Su precio. Dependiendo de la página web en la que lo mires, su precio ronda entre los 7,50€ y los 9€, un precio elevadísimo teniendo en cuenta el peso y la composición de esta lana.
  • Su gama de colores. No es que sean pocos colores, es que son extremadamente parecidos y en realidad podrían haberse hecho más variaciones. Excepto dos verdes (que no son demasiado bonitos), vienen a ser todos más o menos iguales.

Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.

¡Hasta el próximo post!

Principio de página