Qué llevar en tu inseparable kit de tejer

¡Hola a todas!

No sé si alguna vez os he contado que en mi día a día tengo una inseparable amiga que siempre llevo encima. Es mi bolsita con mi kit de tejer. Y en este post os vengo a contar qué hay dentro, para animaros a hacer una checklist si decidís llevarla también con vosotras.

Yo suelo llevarlo todo en una tote bag (una bolsa de tela), que va casi siempre conmigo, incluso entre semana, la llevo al trabajo porque siempre tengo un huequito en la hora de comer.

No obstante, esta bolsa es especialmente útil para lo que yo llamo “emergencias”: metros o autobuses que se retrasan, momentos inesperados de aburrimiento, o largas esperas en la consulta del médico, por ejemplo.

En realidad, tengo varias bolsas de tela y un par de ellas tienen labores a medias, por lo que suelo ir alternando. Sin embargo, cuando llevo encima una tote con mi kit de tejer, siempre van las mismas cosas dentro. Son las siguientes:

  • La labor en sí. Primero y principal, lo que hay que llevar son las agujas con la labor empezada, eso es obviamente primordial.
  • Un pequeño neceser. Incluye lo necesario (valga la redundancia):
    • Unas tijeras: indispensables para terminar las labores.
    • Varias agujas de costura: porque a veces terminas la labor y aunque coser es lo que más odio, hay días que me vengo arriba y sale mi vena costurera y unas veces utilizo las de plástico y otras las más finas de metal, según necesidades.
    • Una cinta métrica: ocupa realmente poco espacio y es muy útil para un gran número de patrones que indican que tejas hasta cierta longitud.
    • Unos cuantos marcadores: perfectos para indicar las vueltas en crochet y en tejidos circulares.

Y a veces, suelo incluir también:

  • Un ganchillo y un poco de algodón, por si me da por innovar y hacer alguna cosilla.
  • Un ovillo de lana alternativo, por si el momento “emergencia” se alarga demasiado.

Esta bolsa, dependiendo del tamaño de las agujas, no suele ocupar mucho espacio, y al ser una tote bag, se lleva cómodamente colgada del hombro sin que moleste ni pese mucho. Además, como normalmente llevo a diario la comida al trabajo, no me cuesta nada incluirla en la bolsa. A veces incluso, me cabe dentro del bolso.

¿Hay algo que se me pasa, que vosotras añadiríais?

¡Hasta el próximo post!

Principio de página