La lana del mes: Katia Artico

¡Hola a todas!

Vengo con mucha demora, el post debería haber sido publicado hace unos días, pero desde que empecé hace un mes y medio una nueva etapa profesional, apenas tengo tiempo de nada. En cuanto esté acomodada en mi nuevo puesto, espero que todo vuelva a la normalidad, en la medida de lo posible.

A lo que íbamos… ¡toca lana del mes! Y con el frío que está haciendo estos días, el cuerpo me pedía una lana gruesa, esponjosa y calentita… y los ojos se me fueron a la Katia Artico, ¡os encantará! ¡Y no está nada mal como broche final del año a las lanas del mes!

Lo primero que llama la atención de esta lana es el enoooooorme tamaño de sus ovillos. Comparados con ovillos de lanas gruesas normales, ¡son gigantes! Y si los comparamos con una moneda de euro… El euro parece un débil centimillo.

IMG_5353Y es que los ovillos de la Katia Artico contienen nada menos que 200 gramos de lana, repartidos en 100 metros de lana realmente gruesa. Para una tejedora, sostener y contemplar uno de estos ovillos es soñar pensando en la increíble cantidad de cosas que se pueden hacer con él: desde cuellos calidísimos hasta enormes mantas bajo las que guarecerse en el sofá.

Llegó a mis manos cuando iba buscando una lana extragruesa para tejer un cuello sin tener que recurrir a lanas buenas, pero más inaccesibles, como la WAK The Wool (pincha para leer su review). En la tienda de lanas del barrio me recomendaron sin dudar la Katia Artico y aluciné con su tamaño, su tacto, y sus posibilidades. Su aspecto es ligeramente trenzado, como si tras trenzar las hebras se hincharan y disimularan esta técnica, haciéndolas una sola.

Su composición es 100% acrílico, lo cual la sitúa en la frontera entre el amor y el odio de las que amamos la lana, y las que la odian porque les causa molestia en la piel. El acrílico no sólo no irrita, también es más fácil de lavar y es más ligero, y supongo que en ello pensaron sus creadores.

La gama de colores de la Katia Artico se compone de 23 tonos, lo cual no está nada mal si tenemos en cuenta que las lanas tan gruesas siempre salen al mercado con poca variedad de color. Incluye opciones para todos los gustos: cálidos y fríos, llamativos y suaves. ¡Todo el mundo contento en invierno!

Su grosor hace que para trabajar con ella se utilicen agujas del 10 o del 12, que aunque puedan ser un poco molestas por su tamaño y peso, la ligereza de esta lana hace que el trabajo sea muy fluido. Y su aspecto una vez tejida, no puede ser más cálido, esponjoso y apetecible, ¡no diga invierno, diga Katia Artico!

descarga

Las prendas tejidas con la Katia Artico pueden lavarse a máquina, a un máximo de 30 grados, e incluso se pueden planchar a baja temperatura.

Pros de la Katia Artico:

  • Su grosor. No es el típico ovillo de hebra gruesa, es de hebra ¡MUY GRUESA! Y eso es una pasada.
  • Su calidez. La capacidad de retener el calor de esta lana es indiscutible.
  • Su relación calidad-precio. Sin olvidar que es una lana acrílica, su precio es muy razonable: ronda los 7 euros, ¡por 200 gramos de lana!
  • Su gama de colores. Una gama de colores nada despreciable para una lana tan gruesa, cuya variedad tonal suele ser más bien escasa.
  • Su aspecto. Es una hebra trenzada, que sin embargo, parece una sola.

Contras de la Artico:

  • Su composición. Si bien su precio y su peso son muy buenos, no deja de ser una lana acrílica, muy amada por los alérgicos, pero de fabricación realmente económica.

Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.

¡Hasta el próximo post!

Principio de página