El artista de hoy: ChiliPhilly

¡Hola a todas!

Empiezo la vuelta al blog con una nueva sección, ¡ya os dije que habría novedades! Y ésta (como todas) me encanta. En esta nueva sección del blog os quiero hablar de los artistas, grandes y pequeños, porque este pequeño gran mundo lanero está plagado de genios de todos los tamaños. Y me gustaría que esta sección no sólo incluyera a genios del tricot, el crochet o la lana, sino que fueran más allá y abarcaran todos los sectores handmade. ¡Veremos si lo consigo!

En el día de hoy os traigo un interesante y divertido post con el que os quiero presentar al gran artista llamado Phil Ferguson, más conocido como ChiliPhilly.

Phil es un jovencísimo artista (tiene sólo 24 años) que nació en Perth, pero vive en Melbourne (Australia). No se sabe gran cosa sobre él, tan sólo que empezó hace más de dos años por diversión para conocer gente en su ciudad y ha terminado colaborando con grandes redes de comunicación como la BBC o el Huffington Post.

La inmensa mayoría de sus creaciones son sombreros, de mil formas diferentes, y a cada cual más original. Sus diseños se centran sobretodo en la comida, como veréis en las imágenes, pero también se lanza con otras siluetas como animales, logos, árboles de navidad, arco iris, y un sinfín de formas más.

BeFunky Collage

Fuente: Instagram de ChillyPhilly

En mi opinión, las caras que pone en las fotos que sube a las redes sociales son un gran añadido a su arte, ya que si bien sus sombreros son divertidísimos (además de llevar un largo trabajo detrás), su cara seria, o de circunstancias, hacen que cada sombrero gane personalidad y sea todavía mejor. Recientemente sube vídeos en modo boomerang, que son aún más divertidos, aunque aquí ya sonríe mucho más. Os recomiendo que le sigáis para que os arranque una sonrisa con cada publicación: podréis ver su Instagram pinchando aquí.

En su web hay una tienda online, pero no se venden sus diseños, todo parece apuntar que lo hará más adelante. Sería fenomenal que vendiera no sólo sus estupendos sombreros, sino también los patrones para poder realizarlos.

Y además, durante este mes estará exponiendo algunas de sus creaciones en el Centro de Diseño Australiano de Sydney. Ojalá poder visitarlo, ¿verdad? Encontraréis más información pinchando aquí.

Y hasta aquí la primera edición de la sección de los Artistas. ¡Espero que os haya gustado!

¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: DMC Goa

¡Hola a todas!

Me alegra volver a publicar los posts de la lana del mes, es de mis secciones favoritas, y como flamante retorno no podía elegir cualquier lana, tenía que ser una muy especial, así que no lo dudé un momento: la afortunada fue la DMC Goa.

Os contaré de ella que fue una lana que me gustó en foto y me enamoró en vivo. La vi en la sección de rebajas hace ya algunos meses de una página web, y su imagen ya te daba una idea de lo esponjosa y suavecita que era. ¡Tenía que comprarla! Y aunque tardé bastante en darle uso, estoy contentísima con el resultado.

Los ovillos de la DMC Goa son, como os digo, esponjosos, suaves, ovalados y muy apetitosos. Una tejedora que se precie los mira y se muere por generar prendas con ellos. Con un peso de 50 gramos, lo que más llama la atención es su hebra, gruesa y desigual, lo que le da un toque de artesanía, de no ser lana industrial áspera y regular. Además, cada ovillo goza varias tonalidades a lo largo de su hebra, lo cual la hace todavía más especial, dando un toque precioso a todas las prendas tejidas con ella. De este modo, en mi ovillo de muestra, la la lana era beige, combinada con tonos blancos. Por eso cuando la tejí, el ribete blanco le quedó fenomenal.

Para trabajar con ella se necesitan agujas del 6 o del 7, lo mismo que para trabajarla con ganchillo. Con un gancho del 6½ pude tejer un chulísimo sombrero vintage (que subiré pronto a la tienda online, porque ya tengo hecho otro listo para su distribución), que fue la maravillosa creación que salió como resultado de este ovillo tan precioso.

IMG_2786

La DMC Goa está compuesta en un 60% de lana y en un 40% poliéster, lo cual le da una agradable sensación suave que no molesta en la piel y que conserva todo el calor, dejando fuera el frío del invierno. Para lavar esta lana, es necesario hacerlo a mano, a una temperatura máxima de 30 grados.

La parte mala de esta lana, es que parece que está en proceso de descatalogación. Ya no aparece en la página web de DMC y está disponible sólo en algunas tiendas.

Pros de la DMC Goa:

  • Su grosor. El hecho de que sea desigual es una de las cosas que más me gusta. Supongo que hay gente que prefiere una hebra homogénea, pero a mí este tipo de lanas, que parece tan artesanal, me chifla.
  • Los colores de su hebra. Otro de los pluses que va por gustos, pero a mí esto me encanta. Que se distingan varios colores da mucho juego.

Contras de la DMC Goa:

  • Su incipiente descatalogación. Parece ser que son los últimos ovillos que quedan de esta lana, así que ¡hay que aprovechar!

Puedes consultar última lana del mes publicada aquí.

¡Hasta el próximo post!

El retorno

¡Hola a todas!

¡¡Qué ganas tenía de decir esto!! Algo tan simple como “Hola a todas”, el inicio de casi todos mis posts. Y, ¿qué mejor día para hacerlo, que justo un año después? Un 14 de febrero cargado de sentimientos encontrados y de mucha ilusión.

Escribo esta entrada llena de emoción, después de haberme tomado un largo descanso (de la web, porque he seguido tejiendo y enviando pedidos a través de la tienda), después de preparar unos cuantos posts, después de arreglar todas las páginas, de reordenar los artículos de la tienda, de pensar y anotar grandes ideas y proyectos que me muero por llevar a cabo.

Sigo trabajando a tiempo completo y eso me deja muy poco tiempo para esta gran pasión. Pero con un poco de calma y organización, sé que puedo compaginarlo. Me gustaría, en primer lugar, responder a algunas preguntas que quedan en el aire.

¿Qué he hecho realmente durante todo este tiempo?

Como os decía, la tienda online ha seguido actualizada constantemente y activa, e incluso he recibido algunos pedidos personalizados por e-mail. Vamos, que no he parado de tejer y menos mal, porque es algo que me encanta, me distrae, me relaja y me entretiene. Y mientras tejía, me iban viniendo ideas para nuevos posts, nuevas secciones, nuevas campañas y mil cosas más que espero, poco a poco, poder llevar a cabo. Recientemente además, he estado adecuando algunas páginas de esta web, eliminando contenido y actualizando el existente para que tengáis el mejor de los servicios por mi parte.

He tejido tanto que he mejorado muchísimo mi técnica con el crochet. Cuando aparqué la web acababa de aprender a hacer amigurumis y ahora ya me lanzo a hacer todo tipo de cosas: gorros, accesorios, mantas y amigurumis de gran dificultad. ¡Me lanzo a la piscina con lo que sea!

¿Cuáles son los motivos que me han hecho volver?

¿Es correcto decir que tenía un mono tremendo de volver a escribir? Sé que tengo poco tiempo, sé que llego a casa cansada, y que además ahora viajo mucho, pero constantemente se me han ido ocurriendo ideas que he tenido que ir deshechando por falta de tiempo. Ahora no quiero hacer eso, quiero ir anotándolas y preparando poco a poco su desarrollo.

Además, todo lo que he ido aprendiendo en cuanto al ganchillo me ha hecho querer tener la web y la tienda llenas de cosas bonitas.

¿Cuáles van a ser las novedades?

  • Aparecerán nuevas secciones: como adelanto os diré que ahora me he aficionado a los libros de patrones y me gustaría hablaros de ellos.
  • También habrá nuevos productos: tal y como mencionaba antes, he evolucionado mucho y habrá muchas más cositas. ¡Tenéis que estar pendientes!
  • Las redes sociales tendrán mayor movimiento: estarán actualizadas al minuto con todo lo nuevo que vaya teniendo.
  • ¡Y muchas más sorpresas! Códigos de descuento, sorteos, concursos… ¡Todo a su debido tiempo!

¿Cómo funcionará la web a partir de ahora?

Exactamente igual que antes, sólo que me tomaré las cosas con más calma. No quiero sentir la presión de tener que escribir, quiero hacerlo por pura pasión, que es lo que me mueve a tejer. Sigo atendiendo vuestras peticiones en el e-mail y sigo actualizando la tienda online, subiendo todo lo que voy haciendo, que recientemente es poco porque apenas me queda tiempo tras vuestros encargos que por cierto, me hacen tan feliz.

¿Qué necesito por vuestra parte?

No debería pedir nada, pero debo admitir que necesito paciencia. Esto me llena de ilusión, es inevitable, pero también quiero hacerlo libremente, sin sentirme obligada, porque ésa fue precisamente la sensación que me hizo aparcarlo por un tiempo. Tengo mil ideas en mente y quiero llevarlas todas a cabo, pausadamente, alegremente, a mi ritmo y al vuestro.

Y os dejo con otra frase que me moría por deciros:

¡Hasta el próximo post!

Wishlist de febrero

¡Hola a todas!

Esta edición de la wishlist llega tarde, pero llega… ¡la tardanza no le quita ni pizca de originalidad!

¿Os había dicho ya que Febrero es mi mes favorito del año?  ¿Por San Valentín? ¡Noooo! La razón es que Febrero es el mes más especial del año, con sus especiales 28 días, con sus especiales años bisiestos (como éste) y con su especial día 21… ¡El día que nací yo! :)

Así con el amor y la emoción que me inspira el mejor mes del año, hoy os traigo una edición de la Wishlist llena de monerías que espero que os gusten y os evoquen esas mismas emociones de amor.

Y ya que hablamos de amor, os vais a quedar prendadas del precioso ramo de flores de fieltro de Goldenafternoonmade. ¡Es tan bonito! El que veis en la imagen, concretamente es ideal para las bodas en otoño. ¿Por qué llevar en un día tan especial un ramo de flores perecedero? Es perfecto, no sólo para lucirlo en ese gran día, sino también para regalarlo a una hermana o amiga especial y conservarlo así para siempre. Su precio varía dependiendo del tamaño del ramo (desde 92 hasta 184 euros) y no es demasiado elevado si lo comparamos con su alto potencial emotivo (y con el precio de un ramo de flores de verdad). Estos artistas no sólo hacen ramos de novia, también arreglos florales para el pelo, decoraciones para tartas nupciales, y otros detalles decorativos similares. Venden desde Estados Unidos a todo el mundo.

il_570xN.804805880_n6os

Fuente: Tienda Etsy de GoldenAfternoonMade

La originalidad del anillo de GeschmeideUnterTeck (ahí es nada) radica en lo ideal que puede ser para las grandes amantes del esquí. Me parece una pieza delicada y hermosa, y un estupendo regalo que hará las delicias de las más deportistas. Su precio (85 euros) quizá sea un poco elevado, pero sin duda es un regalo único. Envía a todo el mundo desde Alemania.

il_570xN.832054702_i5e1

Fuente: Tienda Etsy de GeschmeideUnterTeck

En mi mes favorito del año no podían faltar los artículos relacionados con gatos. Y aquí os traigo la enésima monería gatuna: unas pegatinas de vinilo para el ordenador, de LeTanuki, perfectas no sólo por lo bonitas que son, sino porque se pueden personalizar al gusto: hay dos tamaños y también se pueden elegir los colores (hasta 9 diferentes). Las veo ideales para el ordenador, como se ve en la foto, pero además para decorar otras cosas, como estanterías, interruptores, o el propio coche. Su precio varía en función del tamaño (entre 3,50 y 6 euros), lo cual no está nada mal si tenemos en cuenta que son 15 gatitos. No dejéis de visitar su tienda, está llena de artículos parecidos y ¡muy gatunos!Se venden desde Francia a casi todo el mundo.

il_570xN.913682969_6661

Fuente: Tienda Etsy de LeTanuki

No sé si os he contado que en unos meses seré tía por primera vez y en la familia estamos todos locos con la noticia. Es por ello que todo lo relacionado con el mundo de los bebés ha entrado como un huracán en nuestras vidas y no paramos de ver cosas tan preciosas como el patrón para un arrullo de bebé hecho a crochet inspirado en un búho, de ShiFio. ¿No es precioso? La única pega es tener tiempo para hacerlo… ¡debería venir incluido en el patrón! Su precio ronda los 5 euros y es una descarga inmediata en formato pdf para tejerlo cuando quieras. ¡Queda apuntado en mi lista!

il_570xN.758500859_dra4

Fuente: Tienda Etsy de ShiFio

Podéis consultar la wishlist del mes pasado pinchando aquí.

¡Hasta el próximo post!

8 motivos por los que debes empezar a tejer

¡Hola a todas!

Hoy os traigo un post cargado de razones por las que deberíais empezar a dedicaros a un arte tan bello y útil, como relajante y desestresante. Y cuando digo tejer, también me refiero a hacer ganchillo, a lo que ya estoy completamente enganchada (valga la redundancia), porque tiene exactamente los mismos beneficios.

Realmente podría daros cien mil razones para coger las agujas y empezar a crear lo que sea, y más yo, que es una de mis pasiones, pero creo que os voy a dar las ocho más importantes. Así que, ¡allí voy!

  1. Porque relaja. Y ya sé que parece un tópico, pero es verdad. Llegas a casa de un día horrible en el trabajo, estás sola, y coges las agujas y el ovillo y poco a poco, pim pam… Se te pasan todos los males. Eres capaz de dejar la mente en blanco, o bien hacerlo mientras escuchas música o ves la tele, y cuando quieres darte cuenta, han pasado un par de horas… ¡como si hubieran sido 5 minutos!
  2. Porque ordena la mente. Sentarse a tejer no sólo relaja, y te da la opción de dejar la mente en blanco; también te da para concentrarte y pensar en cosas que te preocupan o te interesan y arreglarlas mentalmente, o hacer planes, o solucionar problemas, o generar ideas…
  3. Por el placer de crear. Terminar una labor y que de tus manos salgan cosas reales, cosas que te puedes poner, y que además ¡son bonitas! Es una maravilla. Es algo único, porque lo has hecho tú misma.
  4. Por el gusto de llevarlas puestas. Es todo un orgullo salir a la calle luciendo una de tus creaciones. Y lo mejor es cuando te preguntan: “¿dónde lo has comprado?” La satisfacción de contestar “Lo he hecho yo”, no tiene precio.
  5. Porque engancha. Por regla general, una vez empiezas y le coges el truco… ¡no puedes parar! Es un sinfín de buscar más y más patrones que te gusten y que puedas llevar a la realidad.
  6. Porque motiva. Porque de tus manos pueden salir cosas que impresionan a los demás, que pueden cambiar la decoración de tu casa, y todas esas razones te levantan el ánimo y te dan motivación.
  7. Porque también es una actividad social. Una vez entras en este pequeño mundo, ya no puedes salir. Siempre estrechas lazos sociales: bien con tu familia (madre, abuela…) que también teje y te puede enseñar, o puede recuperar su vieja afición. O bien porque encuentras a otras personas con las que compartir aficiones, trucos, tiendas…
  8. Porque siempre va a más. Aprendes a tejer a dos agujas: empiezas con el punto bobo, sigues con el punto jersey, y ya te lanzas al punto de arroz… Y cuando orgullosa ves la cantidad de técnicas que has aprendido, te tiras a la piscina y empiezas con las agujas circulares, ¡donde no hay que coser! Y este suma y sigue no tiene fin…

Mi principal motivo (como ya os conté en el post cómo aprendí a tejer) fue el dominar una técnica que parecía interesante pero que no era capaz de aprender por mucho que mi pobre abuela se esforzara. En aquél momento me llamaba la atención, porque parecía realmente sencillo, pero se me hacía un poco cuesta arriba. Y entonces no sabía todos los beneficios que me aportaría, no sólo por mi pequeño negocio, sino por lo más importante, por los beneficios personales que me aporta, por equilibrar mi salud mental, por mantenerme entretenida, y por engancharme a una afición que no pienso soltar nunca.

¡Espero que os haya gustado! Y que comentéis también los motivos por los que vosotras empezasteis vuestra afición, sea la que sea.

¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: DMC Natura Just Cotton XL

¡Hola a todas!

Ya hacía mucho tiempo que tenía muchas ganas de trabajar con la hermana mayor de la Natura Just Cotton. ¿Os acordais que fue la lana del mes hace justo un año? Lo lógico era que en el aniversario de su presentación, la lana del mes fuera su familiar más directa: la DMC Natura Just Cotton XL.

Sus ovillos son como una versión aumentada de su hermana menor, casi idénticos salvando el tamaño. Vienen presentados con la misma etiqueta equivalente y con un peso de 100 gramos, que incluye aproximadamente 75 metros de lana, o algodón, en este caso.

A grandes rasgos, como os digo, es prácticamente igual que su homóloga menor, con la obvia diferencia de que es más grande. Compuesta de varias hilaturas más pequeñas que conforman su gigante hebra, el aspecto que tiene es el de un ovillito de algodón aumentado. Y una vez tejida, es exactamente igual: como una variante inmensa de una prenda tejida con algodón fino. Tan original como bonita. Con la Natura Just Cotton XL he tejido una pera de amigurumi que además de ser preciosa, tiene el puntazo de ser casi a tamaño real (y digo casi, porque es un poco grande, pero yo he visto peras así de grandes). ¿Veis el resultado? Una auténtica monería.

JustCottonXL1

Os adelanto que esta pera estará disponible muy pronto en la shop online en una nueva sección de Amigurumis :)

La Natura Just Cotton XL está compuesta de 100% algodón, como su propio nombre indica. Su aspecto es mate, lo que dota de originalidad a las prendas, y también muy suave, demostrando la calidad de sus materiales. Tejer con ella es una gozada en cuanto a solidez (su hebra rara vez se deshilacha o se descompone mientras la trabajas) y en cuanto a fluidez, es increíblemente rápida sobre las agujas, a pesar de ser tan gruesa.

Las agujas recomendadas para trabajar con ella son las del 6, y para ganchillo, del 6 o 7, aunque yo tejí la pera sin ningún problema con un ganchillo del 5. ¿Veis la novedad? A partir de ahora, las lanas del mes también incluirán sus medidas recomendadas de ganchillo.

JustCottonXL2

Su gama de colores se compone de 30 tonos que comprenden prácticamente todo el abanico de gustos de cualquier tejedora: colores vivos, apagados, alegres y pasteles. A estos 30 tonos hay que sumarles los recientes 8 colores de la colección Yummy, que como su propio nombre propone, son increíblemente apetecibles.

Las prendas tejidas con la Natura Just Cotton XL deben lavarse a 30 grados y se pueden planchar a un máximo de 110 grados.

Pros de la Natura Just Cotton XL:

  • Su gama de colores. Aunque 30 no son muchos para un ovillo de algodón (suelen tener más), no está nada mal porque incluye colores para todos los gustos… ¡y además los Yummy!
  • Es compacta. Con otros ovillos compuestos por hilaturas más finas, es muy normal atravesarlos sin querer con las agujas. Esto no suele ocurrir con la Natura Just Cotton XL.
  • Su originalidad. Rara vez se ve un ovillo de algodón tan grande y tan parecido a los pequeños.

Contras de la Natura Just Cotton XL:

  • Su relación calidad-precio. Es algodón muy bueno y de calidad. Pero quizá su precio (unos 7-8 euros) es demasiado elevado y poco asequible para muchas tejedoras.

Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.

Por cierto, os quería comentar que el próximo mes estaré de vacaciones, y aunque la web seguirá operativa y podréis seguir haciendo pedidos, no habrá post de la lana del mes. ¡No os perdáis el de septiembre!

¡Hasta el próximo post!

Mi primer amigurumi

¡Hola a todas!

Hoy os vengo a enseñar el resultado de las clases de crochet: ¡¡mi primer amigurumi!!

Tengo que ser sincera: empecé a escribir este post mucho antes de las clases de crochet. A menudo se me ocurren ideas de posts, y lo que hago es crear el post, darle un título, escribir las ideas principales y guardarlo como borrador. Y al hacer eso con este post, pensé: “Quizá nunca llegue a publicarlo porque no haga nunca un amigurumi” ¡Lo veía tan difícil! Y ahora mirad, ya he hecho uno, aunque sea una perita, pero es mío y lo he hecho yo, y me hace mucha ilusión.

No soy capaz de recordar desde cuando quería aprender a hacer estos muñecos tan chulos. Creo que me llamaron la atención mucho antes de aprender a hacer punto, y obviamente no sabía que el punto no tenía nada que ver con los amigurumi (o amigurimi, como los llamaba en aquel momento y me quedaba tan ancha).

Pues bien, gracias a mi cuñada y amiga Ana, que me regaló el curso por Navidad, y a la profesora, Carmen Zu, he conseguido no sólo aprender las primeras nociones de crochet, sino también terminar mi primer amigurumi.

El curso fue impartido  en dos sesiones en la preciosa tienda Lokita Botones, en la que una puede perderse durante mucho rato escudriñando la increíble cantidad de cosas bonitas que Eli tiene allí. No os podéis perder la visita obligada a la tienda, no sólo por sus artículos, sino también por su amabilidad, su accesibilidad y sus dos perros, que son auténticos modelos de comportamiento en comparación con uno que yo me sé.

Carmen nos enseñó el anillo mágico, los incrementos, las disminuciones, a diferenciar las vueltas… Todo con una paciencia infinita, y francamente muchísimas risas, hablando sobre nuestra torpeza para aprender y cuánto hablaría de nosotras con otras alumnas. Fue muy divertido y enriquecedor.

Así que al poco de llegar a casa me lancé a la búsqueda de un patrón para empezar a practicar. Había miles, pero encontré uno que me gustó mucho, y parecía sencillo: el de una pera en la página La bruja y el unicornio. Utilicé un poco de algodón sobrante de color gris claro que tenía por casa y empecé a seguir las instrucciones del patrón. Y poco a poco, entre recordando las cosas aprendidas en clase, mirando tutoriales en youtube, probando y deshaciendo, conseguí terminar el cuerpo de la pera.

PeraAmigurumi

Después le añadí los ojos y su pequeña sonrisa, y posteriormente hice un “proyecto de rabo (¿o mejor rama?) y hojita” que me salieron bastante mal, pero francamente, quedaban bastante bien. ¡Tengo que practicar mucho este tipo de detalles!

¿Qué viene ahora? Pues ahora la idea es ponerle un nombre a la pera y ponerla en algún sitio estratégico de mi pequeño taller para que sirva de inspiración. Y cada vez que mire esa carita, me anime para hacer más y seguir aprendiendo.

¿O lo de ponerle el nombre es un poco friki?

Puestos a pedir, lo siguiente debería ser practicar mucho para conseguir hacer en amigurumi el logo de Mao Jewels. ¿No quedaría precioso?

¡Hasta el próximo post!

¿Por qué aprender crochet?

¡Hola a todas!

Hoy os quería hablar de las razones para aprender crochet, o como se le llama más comúnmente, ganchillo. Lo primero que una piensa cuando oye “ganchillo” es en la típica manta, cojín o tapete que hacía la abuela, más o menos así:

005

Fuente: sewmakebelieve.wordpress.com

Francamente, a mí me parece horrendo (al menos con este patrón y estos colores)… Esto se llama Granny Squares, y es el ABC del ganchillo, lo primero que aprendes cuando te sientas a aprender esta técnica. Mirad, sin embargo, cómo cambia la cosa con otros colores y otro patrón:

granny-spirale-2

Fuente: www.nadelspiel.com

Se empieza tejiendo la cadeneta, la cual es relativamente fácil, y poco a poco se empieza a tejer alrededor en forma circular desde el centro, hasta acabar dando forma al cuadrado. En mi humilde opinión, aprender esto es muy laborioso y decepcionante, sobretodo al principio, donde los errores son constantes y llegas a un punto que no sabes por dónde seguir. Quizá también me sentí así cuando aprendí a hacer punto, pero sinceramente, ¡no me acuerdo! Ahora me parece muy sencillo, pero seguramente ocurra lo mismo con el crochet. Muy complicado al principio, y coser y cantar después.

Pero a pesar de su dificultad inicial, hay una larga lista de razones por las cuales lo quiero aprender, y espero que en un momento no muy lejano lo haya conseguido.

  1. Para decorar las prendas que tejo. Hay flores y otras formas hechas con la técnica del crochet que quedan la mar de monas y no paro de imaginármelas decorando un turbante, y pienso: ¡Me muero de ganas!
  2. Para hacer prendas nuevas. También se pueden hacer turbantes, cuellos y mitones con una sola aguja… Y su resultado no tiene nada que envidiar al propio tricot.
  3. Para hacer amigurumis. Y es que los amigurumis son unos pequeños muñequitos, hechos con esta técnica, con la que vas elaborando poco a poco una especie de funda, que posteriormente se rellena con algodón y quedan como resultado preciosidades como éstas:

    amigurumi-cats-1

    Fuente: Tomacreations

  4. Para aprender los granny squares. ¡Sí, lo admito! A pesar de parecer un poco viejunos a priori, realmente hay muchos patrones y son muy sencillos de hacer. Uniéndolos unos con otros se pueden hacer colchas y plaids muy originales y únicos.
  5. Para complementar las técnicas de tricot. Y es que no os imagináis la cantidad de patrones que se tejen a dos agujas, pero llevan algún borde o cenefa que se hace con ganchillo.

¿Y vosotras? ¿Estáis decididas a aprender crochet?

¡Hasta el próximo post!

Principio de página