La lana del mes: WAK Cotton Wool

¡Hola a todas!

Se me hace raro volver a escribir sobre lanas del mes después de dos meses, pero vuelvo con muchas ganas de hablaros sobre una lana muy especial para mí. Las cálidas temperaturas de Septiembre todavía piden prendas livianas, frescas, bonitas y coloridas. Y por eso, he elegido para este mes la WAK Cotton Wool.

Perteneciente al escaso y selecto grupo de lanas de We Are Knitters, la WAK Cotton Wool es el único modelo de algodón que comercializan. Su composición es 100% algodón traído de Perú (tal como indican en su web). Su hebra, como la mayoría de los ovillos de algodón, está compuesta de varias hilaturas más finas, muy compactas y unidas en comparación con otras marcas.

Viene presentada en grandes ovillos de 100 gramos que recuerdan a los propios ovillos de lana, no sólo por su peso, sino también por su grosor, mayor que la media de algodones del mercado. Sus 212 metros de hilo hacen que cunda muchísimo y puedas hacer varios accesorios con un sólo ovillo, o que necesites pocos para hacer prendas más grandes, como una blusa calada.

IMG_3172

Su gama de colores abarca 20 tonos, bastante variados para ser tan pocos, ya que incluyen los colores básicos, bastantes tonos pastel y algún que otro tono flúor. Algunos colores, como el salmón y el menta se agotan enseguida, por lo que hay que estar muy pendiente para conseguirlos.

Las prendas tejidas con la WAK Cotton Wool  deben lavarse preferiblemente a mano, con agua fría y jabón suave, y secarlas en horizontal sin retorcerlas. No se debe usar en ningún caso lejía ni secadora.

Las agujas recomendadas para tejer con ella son las del 4 como mínimo. Yo suelo usar las del 5 y las prendas quedan como un guante. Y para ganchillo, uso del 3’5 o 4. La primera perita que tejí, Nora, está tejida con algodón WAK Cotton Wool.

IMG_6352

Al tener una hebra tan compacta, su aspecto una vez tejida es maravilloso. Es suave al tacto, homogénea a la vista, y es un auténtico placer llevarla puesta.

Pros de la WAK Cotton Wool:

  • Su grosor. No es el típico ovillo de hebra finita, sino que tiene un grosor medio que la hace única.
  • Su peso. Viene presentada en ovillos de 100 gramos, dos veces el peso de la mayoría del resto de modelos.
  • Su hebra compacta. Al trabajar por ella, especialmente en crochet, sus hilaturas no se separan, forman una perfecta hebra con la que es muy sencillo tejer.
  • Su gama de colores. Aunque puedan parecer pocos, su variedad es la clave: hay para todos los gustos.

Contras de la WAK Cotton Wool:

  • Su precio. Si bien su calidad y su peso son razonables, casi 9 euros por ovillo es algo exagerado. Merece la pena comprarlo a través del kit.
  • Su accesibilidad. Sólo se pueden comprar a través de su web, aunque de vez en cuando algunos PopUp Markets disponen de sus productos de forma física.

Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.

¡Hasta el próximo post!

La lana del mes: Katia Cotton Cord

¡Hola a todas!

Conforme llega el mes de marzo, empieza a mejorar el tiempo, las temperaturas son más suaves y dejamos de utilizar prendas de lana. Por eso, la lana elegida para este mes es la Katia Cotton Cord, fabricada en 100% algodón, pero con la particularidad de que es gruesa, algo no muy común entre los ovillos de este material. Siendo de algodón, es ideal para las prendas de entretiempo, porque quita el fresquito pero no te da calor ni agobia como lo haría una prenda de lana estos días.

Descubrí la Cotton Cord hace relativamente poco, cuando de cara al buen tiempo, empezaron a llegar éste y otros modelos a la tienda de lanas que queda cerca de mi casa. Lo primero que me enamoró de ella fueron sus alegres colores, especialmente para el verano. La vi, y en mi mente visualicé bolsos, neceseres y cestas (tengo que ponerme a aprender cómo se hacen) de colores muy vivos, ideales para los días de sol. Especialmente el lima, el amarillo y el coral… ¿pueden ser más bonitos? ¿no oís como dicen a gritos: “veraaaaanooooo, veraaaaanoooo…”? Además, y para las chicas más discretas, su gama de colores también incluye preciosos tonos arena, crema y gris, que conjuntan con casi todo y no pasan de moda. Le falta, sin embargo un lila o violeta, o el conocido radiant orchid, recientemente declarado el color de temporada. Para paliar esto, Katia tiene una versión de la Cotton Cord, llamada Cotton Cord Print, igualita que la original, pero con variaciones de color a lo largo de la hebra. El tono 104 cubre a la perfección la falta de violeta en su gama original, con una serie de matices preciosos.

Su hebra está compuesta por la unión trenzada de tres hebras de algodón normal, obviamente más finas. Esto hace que sea una lana fuerte, se pueden tejer con ella cestas que aguantan perfectamente de pie sin vencerse gracias a su consistencia. De hecho, en la web de Katia, proponen una serie de ideas chulísimas para usar la Cotton Cord:

CottonCord1

La Cotton Cord viene presentada en agradables y apetitosos ovillos de 100 gramos que invitan a las aficionadas al tricot a empezar cuanto antes a trabajarla. Al ser tan gruesa, las agujas recomendadas son del 8 o 9. Las prendas tejidas con ella se pueden planchar y son lavables a un máximo de 30º en ciclos cortos. No se pueden secar en secadora, y siempre se recomienda que se sequen en posición horizontal.

En mi caso particular la compré en mi idolatrado color lima para tejer un bonito neceser de tamaño pequeño para llevar en el bolso, utilizando el punto de arroz. Está sin terminar, quiero ponerle un forro de tela original por dentro y un botón, pero quiero que veáis lo bonita que es y lo bien que está quedando:

CottonCord2

Pros de la Cotton Cord:

  • Su originalidad. Un ovillo de algodón 100% con hebra gruesa es algo no muy abundante y eso la convierte en única.
  • Su gama de colores. ¡Me tienen enamorada!
  • Su versatilidad. No es la típica lana con la que haces prendas, accesorios y poco más. No, la Cotton Cord nos permite hacer bolsos, neceseres, cestas, manteles, tapas para cajas, fundas para macetas, artículos decorativos y un sinfín de cosas más, se presta a prácticamente cualquier idea que tengamos en mente.

Contras de la Cotton Cord:

  • Su “rigidez”. Y lo pongo entre comillas, porque es un contra ínfimo. A menudo, cuando estás trabajando con ella, se resienten un poco las muñecas al tener que hacer más fuerza para tejer. Pero, tras unos minutos de descanso, se puede continuar sin problemas.

 

Y… ¡SORPRESA! Desde hoy, y hasta la próxima edición de La lana del mes (aproximadamente el 15 de abril), TODOS los turbantes tejidos con la Cotton Cord y Cotton Cord Print se quedan a un precio de ¡DIEZ EUROS! ¡Aprovechad y pedid el vuestro en el color que queráis!

 

Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.

¡Hasta el próximo post!

Principio de página