La lana del mes: Katia Merino Tweed

¡Hola a todas!

¡Hace un montón que no escribo!

Pero la verdad es que tengo un montón de pedidos y estoy a tope con ellos. Además, el próximo viernes tengo previsto un pequeño showroom en el que enseñaré mis productos en petit comité y no puedo estar más contenta. Espero hacer un post muy completo de cómo va la velada, y qué conclusiones saco de ella.

Poro otro lado, he decidido que voy a publicar un post de forma mensual, alabando (o criticando) las cualidades de una lana determinada a la que llamaré “la lana del mes”. Este post será publicado hacia mediados de mes, y en algunas ocasiones, las prendas solicitadas con esta lana tendrán algún tipo de promoción o descuento. ¡Tenéis que estar pendientes!

La primera de las lanas de las que os quiero hablar es de la marca Katia, en concreto la Merino Tweed. No podría inaugurar esta sección con otra lana. ¡Es la reina indiscutible! Cada vez que tengo que enseñar las cosas que hago para mi pequeño grupo de clientas (cada vez más grande, ¡yupi!), en cuanto saco una prenda hecha con la Merino Tweed, sus caras se iluminan: “¡pero qué bonita es ésta!”

Y realmente lo es. El único color con el que he trabajado es el catalogado como 300 en su gama de colores, un gris muy claro, prácticamente blanco, con unas pequeñas motitas en colores negro, marrón y gris oscuro. Sin embargo, los demás colores incluidos en este modelo de lana son una pasada. Los podéis consultar en este enlace. Personalmente, me encantan los tonos azules y verdes. ¡No tardaré en probarlos!

Su hebra es fina y bastante uniforme en cuanto a grosor se refiere, está indicada para unas agujas de 5mm, pero se trabaja muy bien con ella con agujas de 6½mm, especialmente para hacer cuellos o prendas más grandes. Su composición es de un 51% de lana merino, 43% de acrílico y 6% de viscosa. Las prendas tejidas con esta lana pueden lavarse a máquina, a una temperatura máxima de 30º, sin utilizar lejía ni secadora. También se pueden planchar, a una temperatura máxima de 110º, pero por lo general no es necesario plancharla.

Se teje increíblemente bien con ella. Es muy suave, por lo que se desliza de forma fantástica por las agujas, y el proceso de tejido es muy cómodo y fluido. La hebra es bastante consistente, así que es difícil atravesarla con la aguja sin querer, o que se deshilache o se deshaga. Los tejidos quedan muy bonitos y originales, y conjuntan con casi todo gracias a su color y al de sus motitas. Supongo que con cualquier tono de la gama Merino Tweed pasará lo mismo.

Pros de la Merino Tweed:
  • ¿Puedo decir aquí TODOS los pros del mundo? Su increíble suavidad, su facilidad para trabajar, su relación calidad-precio, la accesibilidad para comprarla (se adquiere en casi cualquier tienda de lanas), su belleza, y el gran efecto que deja en las prendas que se tejen con ella.
Contras de la Merino Tweed:
  • Por decir alguna cosa en contra, aunque apenas sin importancia, en ocasiones alguna de las motitas sobresale demasiado, dejando un efecto parecido a cuando se salta un punto, pero escondiendo esta motita en la holgura del propio tejido, se disimula muy bien.

¡Hasta la próxima entrega!

(Visited 169 time, 56 visit today)

2 comments

Leave a Reply