La lana del mes: Katia Merino Aran

¡Hola a todas!

Aquí estamos otro mes más con la lana del mes, la primera del 2014. Para este mes tan frío he elegido otra variedad de Katia, la Merino Aran. Como veis, soy una loca de la variedad Merino (2 de 3 lanas del mes tienen que ver con esta lana), pero es tan suave, y deja tan buenos resultados, que es imposible no enamorarse de ella.

Di con la Merino Aran cuando estaba mirando una lana de la que hablé anteriormente, la Merino Tweed, y me gustó enseguida. Si bien no es merino 100%, su mezcla deja un efecto muy suave, que no pica ni da la impresión de ser agobiante al llevarla puesta.

Quise aprovecharla para utilizarla en lugar de otra lana que solía utilizar, de la marca Drops, que como sabéis, es más inaccesible, y no estaba muy segura del resultado que me iba a dar. Pero estoy realmente satisfecha. Si bien la Drops anterior era 100% merino y eso es (creedme) mucha suavidad, la Merino Aran tiene un 52% de lana virgen merino superwash (es un proceso que le da a la lana mejor calidad, suavidad, regularidad y acabado) y un 48% de acrílico, y puedo decir que no se queda atrás en lo que a tacto se refiere. En la foto podéis ver una imagen de ambas, apenas se aprecian diferencias. Digamos que la merino 100% es un poco más suave, y su hebra es más uniforme.

Su gama de colores me encanta, tiene 32 colores chulísimos y llenos de vida, con los que se me ocurren mil cosas que hacer.

Su hebra es doble y trenzada, lo que dota a la prenda tejida de una uniformidad mayor que las lanas de una sola hebra. El grosor es medio, y las agujas recomendadas por Katia son las del 4½ o 5. Precisamente con agujas del 5 hago los mitones con esta lana, y los cuellos con agujas del 6½, y salen estupendamente. Es resistente, elástica, calentita, y en definitiva, una gozada.

Debe lavarse a temperatura igual o inferior a 30º y se puede utilizar secadora.

Pros de la Merino Aran:

  • Su suavidad. Pese a no ser merino 100%, la suavidad no tiene nada que envidiarle a ese tipo de lanas. Además, no pica nada.
  • Su presentación. En ovillos de 100 gramos, muy útiles y económicos.
  • Su gama de colores. Nada menos que 32 colores, entre los que hay tonos muy suaves o muy vivos, para hacer prendas más o menos atrevidas, al gusto de todo el mundo.
  • Su sensación de calor. Pese a ser una lana fina, es ideal para el invierno, los mitones quedan muy calentitos, aún incluso llevando los deditos al aire.

Contras de la Merino Aran:

  • Podría decir que no tiene ninguno, pero por no dejar este espacio en blanco, podría decir que su aspecto lanoso es, según criterios, un punto en contra. No tiene la uniformidad de una lana 100% merino, tiene algunos pelillos, muy típicos en todas las lanas, y esto hace que pierda la homogeneidad que tienen las hebras de la merino 100%.
Puedes consultar la lana del mes anterior aquí.
¡Hasta el próximo post!
(Visited 312 time, 85 visit today)

One comment

Leave a Reply