La lana del mes: DMC Goa

¡Hola a todas!

Me alegra volver a publicar los posts de la lana del mes, es de mis secciones favoritas, y como flamante retorno no podía elegir cualquier lana, tenía que ser una muy especial, así que no lo dudé un momento: la afortunada fue la DMC Goa.

Os contaré de ella que fue una lana que me gustó en foto y me enamoró en vivo. La vi en la sección de rebajas hace ya algunos meses de una página web, y su imagen ya te daba una idea de lo esponjosa y suavecita que era. ¡Tenía que comprarla! Y aunque tardé bastante en darle uso, estoy contentísima con el resultado.

Los ovillos de la DMC Goa son, como os digo, esponjosos, suaves, ovalados y muy apetitosos. Una tejedora que se precie los mira y se muere por generar prendas con ellos. Con un peso de 50 gramos, lo que más llama la atención es su hebra, gruesa y desigual, lo que le da un toque de artesanía, de no ser lana industrial áspera y regular. Además, cada ovillo goza varias tonalidades a lo largo de su hebra, lo cual la hace todavía más especial, dando un toque precioso a todas las prendas tejidas con ella. De este modo, en mi ovillo de muestra, la la lana era beige, combinada con tonos blancos. Por eso cuando la tejí, el ribete blanco le quedó fenomenal.

Para trabajar con ella se necesitan agujas del 6 o del 7, lo mismo que para trabajarla con ganchillo. Con un gancho del 6½ pude tejer un chulísimo sombrero vintage (que subiré pronto a la tienda online, porque ya tengo hecho otro listo para su distribución), que fue la maravillosa creación que salió como resultado de este ovillo tan precioso.

IMG_2786

La DMC Goa está compuesta en un 60% de lana y en un 40% poliéster, lo cual le da una agradable sensación suave que no molesta en la piel y que conserva todo el calor, dejando fuera el frío del invierno. Para lavar esta lana, es necesario hacerlo a mano, a una temperatura máxima de 30 grados.

La parte mala de esta lana, es que parece que está en proceso de descatalogación. Ya no aparece en la página web de DMC y está disponible sólo en algunas tiendas.

Pros de la DMC Goa:

  • Su grosor. El hecho de que sea desigual es una de las cosas que más me gusta. Supongo que hay gente que prefiere una hebra homogénea, pero a mí este tipo de lanas, que parece tan artesanal, me chifla.
  • Los colores de su hebra. Otro de los pluses que va por gustos, pero a mí esto me encanta. Que se distingan varios colores da mucho juego.

Contras de la DMC Goa:

  • Su incipiente descatalogación. Parece ser que son los últimos ovillos que quedan de esta lana, así que ¡hay que aprovechar!

Puedes consultar última lana del mes publicada aquí.

¡Hasta el próximo post!

El retorno

¡Hola a todas!

¡¡Qué ganas tenía de decir esto!! Algo tan simple como “Hola a todas”, el inicio de casi todos mis posts. Y, ¿qué mejor día para hacerlo, que justo un año después? Un 14 de febrero cargado de sentimientos encontrados y de mucha ilusión.

Escribo esta entrada llena de emoción, después de haberme tomado un largo descanso (de la web, porque he seguido tejiendo y enviando pedidos a través de la tienda), después de preparar unos cuantos posts, después de arreglar todas las páginas, de reordenar los artículos de la tienda, de pensar y anotar grandes ideas y proyectos que me muero por llevar a cabo.

Sigo trabajando a tiempo completo y eso me deja muy poco tiempo para esta gran pasión. Pero con un poco de calma y organización, sé que puedo compaginarlo. Me gustaría, en primer lugar, responder a algunas preguntas que quedan en el aire.

¿Qué he hecho realmente durante todo este tiempo?

Como os decía, la tienda online ha seguido actualizada constantemente y activa, e incluso he recibido algunos pedidos personalizados por e-mail. Vamos, que no he parado de tejer y menos mal, porque es algo que me encanta, me distrae, me relaja y me entretiene. Y mientras tejía, me iban viniendo ideas para nuevos posts, nuevas secciones, nuevas campañas y mil cosas más que espero, poco a poco, poder llevar a cabo. Recientemente además, he estado adecuando algunas páginas de esta web, eliminando contenido y actualizando el existente para que tengáis el mejor de los servicios por mi parte.

He tejido tanto que he mejorado muchísimo mi técnica con el crochet. Cuando aparqué la web acababa de aprender a hacer amigurumis y ahora ya me lanzo a hacer todo tipo de cosas: gorros, accesorios, mantas y amigurumis de gran dificultad. ¡Me lanzo a la piscina con lo que sea!

¿Cuáles son los motivos que me han hecho volver?

¿Es correcto decir que tenía un mono tremendo de volver a escribir? Sé que tengo poco tiempo, sé que llego a casa cansada, y que además ahora viajo mucho, pero constantemente se me han ido ocurriendo ideas que he tenido que ir deshechando por falta de tiempo. Ahora no quiero hacer eso, quiero ir anotándolas y preparando poco a poco su desarrollo.

Además, todo lo que he ido aprendiendo en cuanto al ganchillo me ha hecho querer tener la web y la tienda llenas de cosas bonitas.

¿Cuáles van a ser las novedades?

  • Aparecerán nuevas secciones: como adelanto os diré que ahora me he aficionado a los libros de patrones y me gustaría hablaros de ellos.
  • También habrá nuevos productos: tal y como mencionaba antes, he evolucionado mucho y habrá muchas más cositas. ¡Tenéis que estar pendientes!
  • Las redes sociales tendrán mayor movimiento: estarán actualizadas al minuto con todo lo nuevo que vaya teniendo.
  • ¡Y muchas más sorpresas! Códigos de descuento, sorteos, concursos… ¡Todo a su debido tiempo!

¿Cómo funcionará la web a partir de ahora?

Exactamente igual que antes, sólo que me tomaré las cosas con más calma. No quiero sentir la presión de tener que escribir, quiero hacerlo por pura pasión, que es lo que me mueve a tejer. Sigo atendiendo vuestras peticiones en el e-mail y sigo actualizando la tienda online, subiendo todo lo que voy haciendo, que recientemente es poco porque apenas me queda tiempo tras vuestros encargos que por cierto, me hacen tan feliz.

¿Qué necesito por vuestra parte?

No debería pedir nada, pero debo admitir que necesito paciencia. Esto me llena de ilusión, es inevitable, pero también quiero hacerlo libremente, sin sentirme obligada, porque ésa fue precisamente la sensación que me hizo aparcarlo por un tiempo. Tengo mil ideas en mente y quiero llevarlas todas a cabo, pausadamente, alegremente, a mi ritmo y al vuestro.

Y os dejo con otra frase que me moría por deciros:

¡Hasta el próximo post!

Principio de página